Que hacer cuando el grifo pierde

Al cabo de mucho tiempo de utilizarlo, es comprensible que el grifo no quede obturado como es debido y gotee. Su arreglo es extremadamente simple y nos permitirá ahorrar mucho dinero.Al cabo de mucho tiempo de utilizarlo, es comprensible que el grifo no quede obturado como es debido y gotee. Su arreglo es extremadamente simple y nos permitirá ahorrar mucho dinero.

Con el constante abrir y cerrar el pomo, manija o elemento que actúa llevando a cabo la obturación en el paso del agua, no tiene nada de extraño que los me­canismos encargados de cumplir este cometido se desgasten, pierdan su efi­cacia e, incluso, se rompan. Según cual sea la importancia del daño, el grifo puede gotear con mayor o menor intensidad o manar con un chorro más o menos intenso.

Causa del goteo.

Lo que procede, tan pronto como se comprueba que el goteo no se puede impedir mediante el cierre normal, es cambiar la zapatilla o arandela de ob­turación.

La causa fundamental de esta pérdi­da constante suele ser el mal estado de la zapatilla, compuesta de un mate­rial relativamente blando: de cuero, en los viejos modelos; de caucho duro o material plástico en los modelos que se suelen fabricar habitualmente hoy en día.

Cómo está hecho un grifo.

En los modelos de grifos actuales, el sistema tradicional de prensaestopas (a la izquierda) mediante un grosor de material de estanqueidad de fibras de cáñamo o amianto, ha sido remplazado, de modo general, por anillos tóricos (O-Ring) de goma que no necesitan cuidados y que sólo excepcionalmente hay que sustituir.En los modelos de grifos actuales, el sistema tradicional de prensaestopas (a la izquierda) mediante un grosor de material de estanqueidad de fibras de cáñamo o amianto, ha sido remplazado, de modo general, por anillos tóricos (O-Ring) de goma que no necesitan cuidados y que sólo excepcionalmente hay que sustituir.

Es conveniente, antes de intervenir en el grifo, tener una idea de cómo está hecho y de cómo actúa. Aunque haya en el mercado muchos modelos muy diferentes, aparentemente, entre sí, la estructura interna y su funcionamiento varían muy poco de uno a otro modelo. El grifo tradicional está constituido por un cuerpo fijo principal, que se monta de modo estable en el sanitario, en la pared o en una repisa de obra, en el que se incorporan un cuerpo com­plejo que se puede extraer fácilmente del fijo. La reparación consistirá, preci­samente, en extraer este cuerpo com­plejo, puesto que es el que lleva a cabo la obturación.

Normalmente, el cuerpo móvil se po­drá quitar desenroscándolo del cuerpo fijo, es decir dándole vueltas en senti­do contrario a las aguas del reloj.

Los grifos tradicionales se desenros­can directamente con ayuda de una lla­ve aplicada a uno de los resaltos del cuerpo móvil. Pero en la mayoría de los grifos modernos, antes de llevar a cabo dicha acción de desenroscado se ten­drán que sacar previamente algunos dispositivos cuya finalidad es, precisa­mente, esconder todas las irregulari­dades y resaltos del cuerpo móvil para ofrecer un aspecto más neto y facilitar su limpieza. Generalmente, para qui­tar el sombrerete que esconde el cuer­po móvil se tendrá que sacar la manija de cerramiento o, como ocurre en otros modelos en los que manija y sombrerete se confunden en una sola pieza, quitar el elemento (posiblemente un botón roscado) que indica, en azul o rojo, si se trata del grifo de agua fría o caliente. Esto permite localizar la cabe­za de un tornillo que retiene el capuchón al cuerpo móvil. El cuerpo móvil está constituido por un elemento vacío 3 Cambio de en forma de campana, en cuyo interior se puede desplazar, mediante una acción de apretado y aflojado de un juego de tornillo, un vástago terminado en una base cilíndrica donde se dispone la zapatilla o elemento de obturación.

La zapatilla queda retenida en la base del vástago al quedar alojada por su parte central en una espiga que se halla en el centro de la base o en una corona que circunda esta base.

Al accionar con la manija el mecanismo de subida y bajada del vástago se ­logra que la zapatilla descanse plenamente sobre los bordes del conducto de salida hacia el exterior que tiene cuerpo fijo, dando lugar a que el agua fluya sin obstáculo en el interior del cuerpo fijo o, por el contrario, impidiendo que se filtre líquido hacia el interior del conducto de salida del cuerpo fijo ­cuando la zapatilla queda adecuadamente apoyada.

Cambio de zapatilla.

Lo primero que hay que hacer es cerrar el suministro de agua del grifo que  se va a arreglar mediante la llave de paso del sistema en que se opera o, con una mayor seguridad, accionando la llave de paso general.

Vaciar el agua que pueda quedar en el conducto de alimentación del grifo.

Quitar los elementos embellecedores o de recubrimiento del cuerpo móvil: discos (de color azul o con una F; de color rojo o con una C); capuchones o fundas, etc.

En ocasiones se tendrá que sacar la manija antes de extraer la caperuza de recubrimiento del grifo. Una vez está separada, se volverá a colocar la manija en su sitio para accionarla al realizar las pruebas.

El cuerpo móvil se podrá aflojar y quitar del cuerpo fijo desenroscándolo con ayuda de una llave que correspon­da al calibre de la tuerca (cuadrada o hexagonal) integrada en la parte exte­rior del cuerpo móvil. Es preferible una llave fija, pero exacta, a una llave gra­duable. Las aristas de la hembra que­darán dañadas si la boca de la llave no corresponde exactamente a su cali­bre.

Sacar el cuerpo móvil después de haberlo desenroscado. Comprobar el estado de la zapatilla y, aunque parez­ca que está en buenas condiciones, reemplazarla, ajustándola según con­venga.

Imprescindible. Tener siempre a ma­no recambios de zapatillas de los dis­tintos grifos de que está equipado su sistema de agua.

Volver a colocar el cuerpo móvil con la ayuda de arandelas de estanquei­dad, estopada o cinta de teflón, apretándolo convenientemente, y, des­pués de haber vuelto a abrir el paso de agua, comprobar si el grifo funciona correctamente. La obturación debe lo­grarse sin necesidad de apretar la ma­nija con demasiada fuerza.

Si todo es correcto, proceder a re­montar los elementos embellecedores o de cubrimiento de manera inversa a como se ha hecho anteriormente.

El grifo ya está reparado. Accionar la llave de paso y dejar circular el agua.

Sustitución de la zapatilla.

Para sacar la caperuza-manija hay que localizar la cabeza del tornillo que la fija. En este caso hay que levantar un tapón colocado a presión.Para sacar la caperuza-manija hay que localizar la cabeza del tornillo que la fija.
En este caso hay que levantar un tapón colocado a presión.

.

.

.

.

.

Una vez descubierto el tornillo de retención de la caperuza, se desatornilla. La cabeza puede ser cruciforme o en talla diametral.Una vez descubierto el tornillo de retención de la caperuza, se desatornilla.
La cabeza puede ser cruciforme o en talla diametral.

.

.

.

.

.

Se saca la caperuza tirando hacia arriba. Si ofrece resistencia se puede ejercer palanca con el destornillador apoyado contra un trozo de tela.Se saca la caperuza tirando hacia arriba.
Si ofrece resistencia se puede ejercer palanca con el destornillador apoyado contra un trozo de tela.

.

.

.

.

.

Puede ocurrir que en algunos modelos se tenga que sacar otra caperuza que resguarda la parte superior del cuerpo móvil.Puede ocurrir que en algunos modelos se tenga que sacar otra caperuza que resguarda la parte superior del cuerpo móvil.

.

.

.

.

.

Una vez puesta totalmente al descubierto la parte superior del cuerpo móvil será fácil aflojarla con una llave fija o graduable. No forzar. ¡Asegurarse que la boca de la llave encaje bien!Una vez puesta totalmente al descubierto la parte superior del cuerpo móvil será fácil aflojarla con una llave fija o graduable.
No forzar. ¡Asegurarse que la boca de la llave encaje bien!

.

.

.

.

.

Con una llave pequeña o unos alicates aflojar la tuerca que sirve para retener la zapatilla. En algunos modelos la zapatilla está a presión.Con una llave pequeña o unos alicates aflojar la tuerca que sirve para retener la zapatilla.
En algunos modelos la zapatilla está a presión.

.

.

.

.

.

Se inserta la nueva zapatilla, ajustándola según el modelo, y se procede al montaje siguiendo los pasos en sentido inverso.Se inserta la nueva zapatilla, ajustándola según el modelo, y se procede al montaje siguiendo los pasos en sentido inverso.

.

.

.

.

.

Retoque del asentamiento.

A veces, pese a haber efectuado co­rrectamente el cambio de la zapatilla de obturación, al cerrar la manija el gri­fo continúa goteando. Probablemente. ello se debe a que la corona de asenta­miento de la zapatilla está deteriorada por haber ejercido apretados muy fuer­tes al intentar contrarrestar el goteo o por haberse depositado sarro que im­pide una obturación perfecta entre co­rona y base de la zapatilla.

Esto se puede rectificar recurriendo a un dispositivo muy simple, constitui­do por un cuerpo cónico atravesado por un vástago que gira libremente y en cuyo extremo se halla una fresa o elemento abrasivo que permite, al im­primirle un giro, igualar los bordes de la corona.

Después de desmontar el cuerpo móvil se asienta el dispositivo sobre el agujero donde se enrosca, procurando que ajuste bien en el encaje escalo­nado del cuerpo cónico que le corres­ponda.

Manteniendo fijo el cuerpo cónico contra el grifo, hacer girar el vástago de modo que ejerza una abrasión reite­rada contra la corona. Volver a montar­lo todo y dejar circular el agua.

Rectificar el asentamiento.

Para igualar el asentamiento de la zapatilla se recurre a un artilugio especialmente concebido para fresar la parte superior de la corona de asentamiento.Para igualar el asentamiento de la zapatilla se recurre a un artilugio especialmente concebido para fresar la parte superior de la corona de asentamiento.

.

.

.

.

Introduciéndolo en la abertura del cuerpo fijo del grifo se hace girar el vástago para que la fresa de su extremo desincruste e iguale la cara superior de la corona donde se apoya la zapatilla.Introduciéndolo en la abertura del cuerpo fijo del grifo se hace girar el vástago para que la fresa de su extremo desincruste e iguale la cara superior de la corona donde se apoya la zapatilla.

.

.

.

Prensaestopas inoperante.

La pérdida de agua puede también estar ocasionada por la falta de una perfecta estanqueidad entre los ele­mentos roscados que sirven para mon­tar las distintas partes del grifo.

Después de haber cortado el paso de agua, se procede a reemplazar el material que permite obtener la estan­queidad en los puntos afectados.

El recurso antiguo a una estopada de cáñamo reblandecido con grasa ha quedado superado. Hoy día se utilizan tiras muy sutiles de teflón que se en­roscan alrededor del macho o de las bases de asentamiento, procurando emplear el grosor justo (las envueltas imprescindibles) para conseguir un co­rrecto atornillado en todo el recorrido de la rosca.

En los modelos más actuales, los grifos suelen recurrir a arandelas tóri­cas que evitan el uso de la estopada gracias a la existencia de una junta a presión entre los cuerpos que se en­samblan.

El prensaestopas.

Cuando el grifo pierde agua entre el vástago y la tuerca del prensaestopas (obsoleto en los modelos actuales) hay que aflojar dicha tuerca.Cuando el grifo pierde agua entre el vástago y la tuerca del prensaestopas (obsoleto en los modelos actuales) hay que aflojar dicha tuerca.

.

.

.

.

Con ayuda de una tira de teflón se prepara un cordoncillo de unos diez centímetros.Con ayuda de una tira de teflón se prepara un cordoncillo de unos diez centímetros.

.

.

.

.

.

El cordón se inserta entre el vástago y su alojamiento en el cuerpo móvil. Valerse para ello de la punta de un pequeño destornillador después de haber eliminado los restos sobrantes.El cordón se inserta entre el vástago y su alojamiento en el cuerpo móvil.
Valerse para ello de la punta de un pequeño destornillador después de haber eliminado los restos sobrantes.

.

.

.

.

.

En los modelos actuales, la función de prensaestopas la asumen unas anillas tóricas de goma que muy raramente hay que cambiar.En los modelos actuales, la función de prensaestopas la asumen unas anillas tóricas de goma que muy raramente hay que cambiar.

 

 

 

 

Acerca de richar3000 (685 artículos)
trucos y manualidades