Sabías que la biblioteca es la memoria del mundo

La biblioteca es el hogar de los libros.

Allí se pueden descubrir aque­llos que no se conocían y tomar pres­tados gratuitamente o consultar los que se desea leer.

Estanterías de libros en la Biblioteca Nacional de París.Estanterías de libros en la Biblioteca Nacional de París.

La lectura para todos.

Antiguamente, las bibliotecas estu­vieron reservadas durante mucho tiempo a las cortes de los príncipes, a los monasterios y a las universida­des, Por otro lado, la mayoría de la gente no sabía leer. Después, con el desarrollo de la enseñanza y los pro­gresos de la imprenta, los libros se multiplicaron.

Actualmente hay bibliotecas por todas partes: en la escuela, en los ba­rrios, en la empresa y en el hospital. Las universidades, los museos y los centros de investigación tienen la pro­pia, y, en los pueblos más remotos, el bibliobús va al encuentro de los lec­tores. Los países escandinavos poseen incluso bibliobarcos, y los ingleses se benefician de un servicio a domi­cilio para ancianos y enfermos.

La gran sala de lectura de la Biblioteca Nacional de París.La gran sala de lectura de la Biblioteca Nacional de París.

La memoria del mundo.

La biblioteca permite conservar los conocimientos que han sido transcri­tos en el curso de los siglos median­te formas muy distintas, como las tablillas grabadas en Mesopotamia, rollos de papiro egipcios, manuscri­tos sobre pergamino, y actualmente libros, revistas, diarios, etc.

En una biblioteca se encuentran, junto a las novelas, obras documen­tales clasificadas por temas. Los lec­tores las seleccionan directamente so­bre las estanterías o consultan los ficheros donde los libros están clasi­ficados por autores, títulos y mate­rias. La bibliotecaria debe conocer bien a los lectores y saber los libros que aparecen para comprar aquellos que convienen a su público y poder aconsejar a éste en su búsqueda. También promociona nuevos lecto­res organizando debates y exposicio­nes. De este modo, en algunas regio­nes la biblioteca forma parte de la vida cotidiana, igual que la escuela, el correo y el cine.

Cada Estado posee una Biblioteca Nacional que conserva todo lo que aparece, intercambia libros con el ex­tranjero y cambia o recibe como regalo manuscrito y libros raros.

Mediante la interrogación al ordenador, el lector sabrá inmedia­tamente los libros que existen sobre el tema que le interesa y en qué lugar se encuentran para poderlos consul­tar.

En una biblioteca se encuentran, junto a las novelas, obras documen­tales clasificadas por temas. Los lec­tores las seleccionan directamente so­bre las estanterías o consultan los ficheros donde los libros están clasi­ficados por autores, títulos y mate­rias. La bibliotecaria debe conocer bien a los lectores y saber los libros que aparecen para comprar aquellos que convienen a su público y poder aconsejar a éste en su búsqueda.Las mayores bibliotecas del mundo.

Biblioteca Lenin de Moscú: 25 millones de libros.

Biblioteca del Congreso de Washington: 14,5 millones.

Biblioteca del Museo Británico de Londres: 6.5 millones.

Biblioteca Nacional de París: 6 millones.

Biblioteca Nacional de Madrid: 2,3 millones.

Las primeras bibliotecas.  Grecia; biblioteca pública creada por Pisistrato, en Atenas hacia el año 540 a. de JC.  Ptolomeo fundó hacia el año 297 a. de JC. , la gran biblioteca de Alejandría que dispuso de 700.000 volúmenes, fue incendiada en el 48 a. de JC. , cuando las tropas romanas mandadas por César entraron en la ciudad.Las primeras bibliotecas.

Grecia; biblioteca pública creada por Pisistrato, en Atenas hacia el año 540 a. de JC.

Ptolomeo fundó hacia el año 297 a. de JC. , la gran biblioteca de Alejandría que dispuso de 700.000 volúmenes, fue incendiada en el 48 a. de JC. , cuando las tropas romanas mandadas por César entraron en la ciudad.

Artículos relacionados

Acerca de richar3000 (687 artículos)
trucos y manualidades