Sabías que.- Affiches son carteles publicitarios

Affiches y carteles lenguaje y adorno de la calle.

En la calle, a lo largo de las carre­teras, en el metro, en todas partes, el «affiche» o cartel se impone a nuestra mirada. Forma parte de nuestra vida, influye sin que nos demos cuenta en nuestros gustos y también, ya que es su principal misión, en la elección de nuestras compras. Debemos recono­cer que las paredes de la ciudad serían muy tristes sin todas esas imágenes coloristas.

Affiches Carteles publicitariosUn sencillo y expresivo cartel de J Pla-Narbona que anunció la Semana Santa de 1967

Los historiadores sitúan el origen del cartel en el siglo XV, con la inven­ción de la imprenta. Pero antes que el cartel de papel existió el «aviso» es­crito sobre pergamino. Las pelícu­las de época nos han familiarizado con la imagen del pregonero que leía en las plazas de los pueblos las pro­clamas oficiales antes de pegarlas en las paredes. Muy pocos carteles antiguos se han conservado hasta nuestros días. Sin embargo, un autor del siglo XVIII afirmaba lo mismo que podríamos decir hoy: «El “affiche” cubre, viste y da color a París.»

El derecho a pegar carteles está re­glamentado desde hace mucho tiem­po; todo el mundo ha podido leer al­guna vez el célebre rótulo: «Prohibido pegar carteles bajo sanción guberna­tiva.»

Los carteles son, en primer lugar, un negocio. Los espacios que les están reservados son alquilados a los anunciantes. Ciertos emplazamientos y en lugares de mucho paso se pagan muy caros. Por este motivo se aprovechan hasta las vallas que cierran las casas en construcción.

Junto a estos carteles autorizados encontramos otros, ilegales, que pre­tenden no pagar nada: anuncios de amas de casa que venden su aparta­mento, pequeños carteles que ofre­cen cursos de danza o de guitarra, «slogans» políticos o contestatarios, etc. Todos éstos son también «af­fiches»

Armados de sus grandes brochas, que manejan con destreza, los encar­gados de pegar los carteles cambian periódicamente las vallas cuyo con­trato ha terminado. Estos cambios continuos animan y renuevan la deco­ración de la calle.

Affiches Carteles publicitarios 1Hay veces en que la publicidad hace uso de los juegos de palabras, como en este cartel de una bebida refrescante, obra de Carlos Rolando.

Los carteles oficiales no son los más atractivos. Suelen estar impresos en blanco y negro y, casi siempre, sólo contienen textos: leyes y regla­mentos, como el «Reglamento para los usuarios de los ferrocarriles» o «Reglamento de parques y jardines». En época de elecciones, las vallas electorales aparecen cubiertas por las proclamas de los diversos candidatos.

Si la guerra está a punto de esta­llar, los decretos de movilización general llegan hasta las paredes de los pueblos más pequeños. También los alcaldes hacen públicos sus bandos por medio de carteles.

Pero los más numerosos son los car­teles publicitarios, cuyo fin es dar a conocer los productos anunciados y promover su venta. Su concepción varía según se trate de presentar una nueva película, un detergente que dejará la ropa «más blanca» o los servicios de un banco que se «intere­sa» por nuestro dinero. A menudo realizados por buenos grafistas, en ellos la imagen, bien sea dibujo o foto, es más importante que el texto.

Affiches Carteles publicitarios 2El color y la forma se esquematizan en este affiche de Amand Doménech para el V Festival de Música de Barcelona.

Desde hace unos años disfrutan de un gran éxito los carteles puramente decorativos que se «cuelgan» en la habitación. Éstos reciben su nombre inglés: pósters.

Los pintores de la calle.

Los creadores de carteles suelen ser verdaderos artistas. Ya sea por gusto, para ganarse la vida o para anunciar sus exposiciones, desde finales del si­glo XIX muchos grandes pintores han seguido el ejemplo de Toulouse ­Lautrec (1874-1901) y han realizado carteles que constituían verdaderas obras de arte. Algunos más cercanos a nosotros han hecho de este medio casi una especialidad.

Artículos relacionados

Acerca de richar3000 (687 artículos)
<p>trucos y manualidades</p>