Sabías que.- El alcohol es un líquido obtenido por destilación de productos fermentados.

Cartel francés contra el alcoholismo, en el cual se lee: «Aprendamos esto desde la escuela: ni con vino ni con reconstituyentes, nada de alcohol a los niños.» Biblioteca. Nacional. París.

Cartel francés contra el alcoholismo, en el cual se lee: «Aprendamos esto desde la escuela: ni con vino ni con reconstituyentes, nada de alcohol a los niños.» Biblioteca. Nacional. París.

La palabra «alcohol», sin calificativo, designa habitualmente al alco­hol etílico, obtenido por destilación del zumo de la uva o del vino.

Pero existen otras bebidas alcohólicas (es decir, que contienen alcohol): con el zumo de manzana se produce sidra, y con la cebada cerveza, Otros alcoholes provienen de la fermentación de distintos cereales (whisky, vodka) o de la fermentación de diferentes zumos de fruta (aguardiente de pera, de cereza, de ciruela, etc.). La mayor parte del alcohol de fabricación industrial se extrae de la remolacha azucarera.

El porcentaje de alcohol puro con­tenido en estos líquidos recibe el nombre de grado. Varía de 2 a 5 % en la cerveza, de 8 a 14 % en el vino y de 40 a 60 % en los aguardientes. Cuanto más elevado es el grado, ma­yor es la sensación de quemadura en la garganta y de calor en el cuerpo (de ahí el nombre de “agua de fuego” que los indios daban al whisky).

Fabricado antaño en pequeñas can­tidades por «cosecheros destilado­res» que utilizaban alambiques ru­dimentarios, el alcohol es en la ac­tualidad un producto industrial: se obtienen millones de litros al año. Sirve como combustible (alcohol de quemar), como disolvente en las pinturas, como medicamento (el alcohol de 90º desinfecta las heri­das), y, por supuesto, como bebida.

Con el desarrollo de la química, la palabra «alcohol» ha adquirido un sentido más general. Es el nombre genérico de todos los cuerpos que tienen una composición química aná­loga a la del alcohol etílico: alcohol metílico (el antiguo «espíritu de ma­dera»), alcohol amílico (extraído de la patata), etc.

En muchos países, la producción es controlada estrechamente por el Es­tado, que percibe fuertes impuestos de todas las bebidas alcohólicas. Sin embargo, el alcoholismo constituye una plaga cada vez más importante.

El alcoholismo es el abuso de bebidas alcohólicas que ocasiona graves trastornos de la salud.

La Bibliacuenta que Noé, después de plantar una viña, elaboró vino y se embriagó. Habría sido así la prime­ra víctima del alcohol. Porque el vino, como toda bebida alcohólica, presenta un grave inconveniente: es responsable de la embriaguez y del alcoholismo crónico.

La embriaguez.

Los alimentos y las bebidas que in­gerimos, una vez digeridos, pasan a la sangre y nutren todos los órganos del cuerpo. Si la sangre contiene alcohol en una cantidad excesiva, todos los órganos (entre ellos el cerebro) re­cibirán este alcohol que, si pasa de cierta dosis, es un auténtico veneno. Se denomina alcoholemia la cantidad de alcohol puro que se encuentra en la sangre. Un consumo de tres cuartos de litro de vino de 10°, durante una comida, ocasiona una alcoholemia de0,8 gramospor litro de sangre: es el inicio de la embriaguez, y los re­flejos quedan afectados. Incluso en menor cantidad, el alcohol ingerido en ayunas hace más lentas las reac­ciones, sobre todo entre la gente jo­ven. A partir de1 gramopor litro, se empieza a «ver doble»; a4 gramos, se presenta una embriaguez profunda (se está «borracho perdido»). Es muy peligroso conducir un vehículo en estado de embriaguez, aunque ésta sea ligera. Más de la mitad de los accidentes de carretera se deben a un consumo excesivo de alcohol.

El alcoholismo crónico.

Hay algo peor que la embriaguez momentánea o excepcional: el alco­holismo, que resulta de un consumo excesivamente frecuente de bebidas alcohólicas. Hay que entender que se puede ser alcohólico sin estar nunca realmente embriagado. El alcoho­lismo se manifiesta con trastornos nerviosos y con alucinaciones que pueden llegar hasta el delirium tre­mens (forma muy grave de delirio acompañado de temblores). Poco a poco, el hígado se destruye y deja de funcionar: se produce la cirrosis. Además, el alcoholismo puede pro­vocar el nacimiento de niños anorma­les: de cada 100 niños que sufren idio­cia, 60 son hijos de padres alcohó­licos.

Consumo anual por habitante.

Vino (en litros).

Italia 107,5

Francia 101,3

Portugal 89,7

Argentina 77

España 71

Luxemburgo 46,2

Suiza 42,8

Grecia 39,8

Chile 38

Austria 36,3

Hungría 34

Rumania 33

Yugoslavia 28,6

Uruguay 25

Cerveza (en litros).

Alemania Federal 150,9

Checoslovaquia 142,2

Bélgica 140

Luxemburgo 129

Gran Bretaña 118,9

Dinamarca 117,2

Austria 103,8

Holanda 83,9

Suiza 71,8

Suecia 62,2

Francia 48,66

Artículos relacionados

Acerca de richar3000 (687 artículos)
<p>trucos y manualidades</p>