Sabías que el folklore es el alma de los pueblos

Universalmente adaptada en el siglo XIX, la palabra «folklore» es de origen inglés (folk significa «pueblo») y designa el conjunto de métodos que se aplican al estudio de las diversas formas de tradicio­nes populares (leyendas, danzas, juegos, etc.).Universalmente adaptada en el siglo XIX, la palabra «folklore» es de origen inglés (folk significa «pueblo») y designa el conjunto de métodos que se aplican al estudio de las diversas formas de tradicio­nes populares (leyendas, danzas, juegos, etc.).

Pero también defi­ne las tradiciones propiamente dichas. Es en este sentido como más se la emplea en la actualidad; así, se habla de folklore ruso, de folk­lore español, de folklore andino, etc.

Festival del vino en Perú. La vendimia es celebrada tradicionalmente en numerosos países.Festival del vino en Perú.
La vendimia es celebrada tradicionalmente en numerosos países.

El saber popular.

El folklore -como la lengua- es un patrimonio colectivo en perpetua evolución. Vasta reserva de riquezas acumuladas y modificadas en el trans­curso de los siglos, expresa las ale­grías y las penas de todo un pueblo, pero también su saber y su talento.

Parada de elefantes engualdrapados de oro, en Trichur (sur de India). India es el primer país que supo domesticar al elefante.Parada de elefantes engualdrapados de oro, en Trichur (sur de India).
India es el primer país que supo domesticar al elefante.

Este saber se transmite de una ge­neración a otra mediante formas va­riadas, las más comunes de las cuales son la palabra (tradición oral: cuen­tos, leyendas, relatos diversos), la música y la danza. Estrechamente asociado a la vida cotidiana, de hecho se confunde con la mayor parte de las actividades humanas: trabajo, jue­gos, fiestas, ritos mágicos, etc. El folklore, surgido con las primeras co­munidades humanas, escapa a los límites de las fronteras políticas y co­rresponde a conjuntos sociales cuya implantación geográfica no siempre es fácil de determinar con precisión. Los diferentes folklores no constitu­yen mundos cerrados, sino que, por el contrario, son muy permeables a las influencias externas. Por lo demás, cada pueblo es tributario de su medio natural, que le impone su modo de vida y, por consiguiente, sus costum­bres. Ello explica que ciertos pueblos, a pesar de estar muy alejados los unos de los otros, lleguen a practicar ritos similares: culto al agua, al fuego, a la tierra nutricia, etc.

En las fiestas de Cataluña, las torres humanas formadas por los «castellers» son un elemento casi indispensable.En las fiestas de Cataluña, las torres humanas formadas por los «castellers» son un elemento casi indispensable.

El folklore posee su «literatura», creada y recopilada por cada pueblo. En su origen no existían textos escri­tos, sino relatos transmitidos oral­mente por narradores profesionales (bardos, juglares, trovadores, etc.) o no (ancianos, buhoneros). Se trata, en su mayor parte, de cuentos deriva­dos de creencias religiosas (proezas de divinidades y de héroes de la Anti­güedad, vidas de santos) o de su­persticiones (cuentos de hadas), e incluso de leyendas inspiradas en acontecimientos históricos. En este último caso, el relato pone general­mente de relieve las aventuras de un héroe que personifica las cualidades o las aspiraciones del pueblo que lo ha alumbrado: Roldán en Francia, el Cid en España, Robín de los Bos­ques en Inglaterra, etc.

La música es un elemento impor­tante y común a todos los folklores. Surge, casi siempre, en forma de can­ciones, de las que existe un nutrido número de géneros: canciones narra­tivas (romances, leyendas), históri­cas, de oficios, de ciclos de las esta­ciones (siega, vendimia), etc. Algu­nas son obra de autores anónimos; otras, creaciones colectivas espontá­neas. En cualquier caso, se transmiten oralmente y experimentan modifica­ciones según el humor o la memoria de cada intérprete y las reacciones del auditorio. La música está representa­da también por los instrumentos* tí­picos y tradicionales de cada región.

La fiesta de los gatos, en Ypres (Bélgica), tiene su origen en una fiesta pagana celebrada en honor del gato, considerado en otros tiempos como un animal sagrado. Hoy es motivo de desfiles, de danzas folklóricas y de conciertos de carillones.La fiesta de los gatos, en Ypres (Bélgica), tiene su origen en una fiesta pagana celebrada en honor del gato, considerado en otros tiempos como un animal sagrado.
Hoy es motivo de desfiles, de danzas folklóricas y de conciertos de carillones.

Por último, la danza constituye asi­mismo un modo de expresión tradi­cional extendido por el mundo entero y que acompaña a las fiestas familia­res, los ritos mágicos, los juegos, etc.

En la actualidad, en los países in­dustrializados, estas manifestaciones del genio popular están en trance de desaparición, o bien han perdido su carácter espontáneo. Sólo sobreviven como espectáculos, para animar al­gunas fiestas o manifestaciones ofi­ciales.

Fiesta de los limones, en Menton: cada año, un desfile de carrozas decoradas con frutos (en Niza, un corso florido) y la elección de una «reina» sirven para celebrar la entrada del verano. La tradición folklórica de festejar las estaciones y las recolecciones es muy antigua, y está extendida por todo el mundo.Fiesta de los limones, en Menton.
Cada año, un desfile de carrozas decoradas con frutos (en Niza, un corso florido) y la elección de una «reina» sirven para celebrar la entrada del verano.
La tradición folklórica de festejar las estaciones y las recolecciones es muy antigua, y está extendida por todo el mundo.

El estudio del folklore.

En la actualidad, el folklore posee sus museos y es objeto de unos profundos estudios integrados dentro del marco de dos disciplinas complementarias: la etnografía y la etnología, empeñadas en descubrir y analizar todo lo que caracteriza a una etnia; es decir, a un grupo humano misma cultura: organización social, lengua, arte, etc.

Acerca de richar3000 (685 artículos)
trucos y manualidades