Sabías que el jabón contiene productos alcalinos

El jabón tiene la propiedad de des­prender las materias grasas de las su­perficies donde están adheridas y de mantenerlas en suspensión en el agua, Por lo tanto, permite eliminar la su­ciedad y las manchas de esas superfi­cies.El jabón no se empleó realmente hasta después de 1850, cuando la industria comenzó a fabricarlo en cantidad.

El jabón tiene la propiedad de des­prender las materias grasas de las su­perficies donde están adheridas y de mantenerlas en suspensión en el agua, Por lo tanto, permite eliminar la su­ciedad y las manchas de esas superfi­cies. Se obtiene por la acción de un producto alcalino, la sosa cáustica, sobre una materia grasa de origen ani­mal (antaño sebo de cabra) o ve­getal.

Nuestros antepasados apenas uti­lizaban el jabón: en su lugar empleaban ceni­za, arcilla o extractos vegetales. Aun­que conocido desde la Antigüedad, el jabón no se empleó realmente hasta después de 1850, cuando la industria comenzó a fabricarlo en cantidad.

Además de los jabones de tocador, presentados en forma de pequeñas  porciones (pastillas), se encuentran  en el comercio el jabón de Castilla y el jabón de Marsella para usos del ho­gar; el jabón blando o jabón potásico, para limpiar grandes superficies; el jabón en escamas, más suave que los detergentes en polvo, que se utiliza para lavar prendas delicadas. Última novedad: el jabón flotante, cuya den­sidad es inferior a la del agua y que tiene la ventaja de que no se pierde dentro de la bañera.

Aunque el jabón supuso un gran progreso sobre los procedimientos de limpieza anteriores, no tiene la efica­cia de los detergentes modernos, de­rivados del petróleo, y cuya composi­ción científica acaba con toda clase de manchas (durante mucho tiempo, estos productos han contenido enzi­mas, que «digieren» las manchas; pero con estas sustancias resultaban nocivos). A pesar de todo, el jabón conserva toda su utilidad en los casos en que la limpieza no debe ser exage­radamente enérgica (por ejemplo para la piel). A los jabones de tocador se les suele agregar diversas sustan­cias (colorantes, perfume, acidifican­tes, emolientes, suavizantes, astrin­gentes, desodorantes, etc.), que no siempre carecen de peligros.

Marcado con un sello.

En la Edad Media, el jabón era un producto de lujo reservado a los ricos.

Su fabricación solía ser un monopolio. El peso de los pedazos, o panes, de jabón se establecía por decreto y cada pedazo llevaba la impronta de un sello.

Artículos relacionados

Acerca de richar3000 (687 artículos)
<p>trucos y manualidades</p>