Sabías que el liquen es la lepra de los árboles

Visto al microscopio, el liquen (del griego leikhen, lepra) presenta pequeñas células verdes insertas en una red de filamentos incoloros.El liquen y el musgo son vegetales que viven en el suelo de los bosques en los árboles, en los muros y en las rocas húmedas.

Visto al microscopio, el liquen (del griego leikhen, lepra) presenta pequeñas células verdes insertas en una red de filamentos incoloros.

Los líquenes están constituidos por talos, es decir, por un aparato vege­tativo, en el cual la raíz, el tallo y las hojas están confundidos.

Resultan de la asociación de un alga, que contiene clorofila para ali­mentar al conjunto de la planta, y de un hongo, cuyo retículo desempeña también una función de almacén de agua que protege al liquen de la seque­dad. Las células reproductoras del li­quen, los soredios, contienen a la vez células de alga y filamentos de hongo.

La lepra de los árboles.

Determinados líquenes forman una costra, como una especie de lepra, en la superficie de las rocas, de las tejas y de los árboles; otros poseen una for­ma arbustiva y ramificada. Su tamaño es, en general pequeño, pero hay ex­cepciones; así, las usneas, que cuel­gan de las ramas de los árboles de Lui­siana (EE.UU.), alcanzan hasta 70 centímetros de longitud.

Los musgos.

Primeros ocupantes de las tierras vírgenes, los líquenes mueren y for­man una película sobre la cual se ins­talan los musgos. Estos se hallan cons­tituidos por unos tallos rastreros par­duscos, sobre los cuales crecen las ra­mas aéreas, portadoras de hojitas verdes y muy apretadas.

Los musgos se clasifican en diferen­tes especies que, en su mayor parte, se desarrollan en la superficie del suelo. Desprovistos de raíces, absor­ben por las hojas el agua de la lluvia. Ciertos musgos crecen en el agua, como, por ejemplo, Sphagnum o mus­go de los pantanos, que, al descompo­nerse, se convierte en turba, especie de carbón utilizado antaño, en las re­giones pobres, para calentarse.

Un maná providencial.

Los líquenes no son de gran utilidad para el hombre. Sin embargo, según la Biblia, un liquen del desierto salvó del hambre a los hebreos cuando cruzaban el desierto del Sinaí: durante cuarenta días, Dios hizo que cada mañana cayese ese «maná» providencial, con el que los hebreos hacían tortas.

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades