Sabías que el magnetismo es la propiedad imantar

El magnetismo es la propiedad que tienen los imanes (cuerpos o sustancias capaces de atraer el hierro). Del griego magnetos, imán.

El magnetismo debe su nombre a la región de Magnesia (en Asia Me­nor), donde, en la Antigüedad, se descubrieron yacimientos de un óxido de hierro, llamado magnetita, que posee la propiedad de atraer al hierro.

Las limaduras de hierro esparcidas sobre un imán en forma de herradura dibujan las «líneas de fuerza» del campo magnético situado entre los dos polos.Las limaduras de hierro esparcidas sobre un imán en forma de herradura dibujan las «líneas de fuerza» del campo magnético situado entre los dos polos.

Un imán, cualesquiera que sean su forma y su tamaño, atrae las limadu­ras de hierro, sobre todo hacia sus dos extremos opuestos, llamados polos. Suspendido de un hilo, gira hasta que esos polos se orientan en una direc­ción norte-sur (el polo que señala ha­cia el norte recibe, en la brújula, el nombre de polo norte, y el que se orienta hacia el sur, el de polo sur).

Si debajo de un papel espolvorea­do de limaduras de hierro se pone un imán, estas limaduras forman un dibu­jo característico que delimita el cam­po magnético del imán; es decir, la zona sobre la cual ejerce éste su atracción.

Cuando se colocan dos imanes uno junto al otro, se comprueba que los polos de igual nombre (dos polos nor­te, por ejemplo) se repelen, mien­tras que los polos de nombres contra­rios (un polo norte y un polo sur) se atraen.

Si partirnos un imán, en cada frag­mento aparece un polo norte y un polo sur; y así indefinidamente, inclu­so cuando los trozos se hacen peque­ñísimos. Se deduce, pues, que el magnetismo es un fenómeno cuya sede se encuentra en los constituyentes más pequeños de la materia: los átomos.

El principio del electroimán es sencillo: alimentado por la electricidad, atrae las piezas metálicas y, cuando se corta la corriente deja de atraerlas. Muy empleado en la industria para levantar piezas mecánicas.Electroimán en una fábrica de tornillos.

El principio del electroimán es sencillo: alimentado por la electricidad, atrae las piezas metálicas y, cuando se corta la corriente deja de atraerlas. Muy empleado en la industria para levantar piezas mecánicas.

El electroimán tiene otras múltiples aplicaciones: timbres, magnetófonos, electrófonos, relojes eléctricos, etc.

Imanes artificiales.

Los cuerpos susceptibles de una fuerte imantación se llaman ferromag­néticos. Además del hierro y del ace­ro, se encuentran en este caso ciertos metales (níquel, cobalto) y determi­nadas aleaciones.

Para imantar una pieza hecha de una sustancia ferromagnética se la debe frotar con un imán, o bien se le puede enrollar alrededor un hilo conductor por el que se hace pasar una corriente eléctrica. Entonces se obtiene un electroimán, imán tempo­ral que pierde sus propiedades cuan­do se corta la corriente.

El magnetismo terrestre.

Porque gira y porque, según se cree, su centro está formado por un voluminoso núcleo de hierro y de ní­quel, la Tierra es un imán cuyos po­los magnéticos están ligeramente des­plazados con respecto a los polos geográficos. El ángulo formado por el meridiano magnético (eje de los po­los) y por el meridiano geográfico se llama declinación magnética. Si se conoce esta inclinación, la brújula permite que nos orientemos.

El magnetismo, estudiada ya en el siglo XIII por Pierre Le Pélerin de Maricourt, fue experimentado por el físico inglés William Gilbert (1544-1603), primer médico de la reina Isabel I de Inglaterra.

Artículos relacionados

Acerca de richar3000 (687 artículos)
<p>trucos y manualidades</p>