Sabías que el maquillaje es tan viejo como el mundo

El maquillaje es tan viejo como el mundo: en una remota Antigüedad, los orientales descubrieron que, utili­zando sustancias naturales (talco, al­cohol, alheña), podían maquillarse el rostro y los ojos o teñirse el cabello.El maquillaje es un conjunto de procedimientos destinados a embellecer la cara y el cuerpo.

El maquillaje es tan viejo como el mundo: en una remota Antigüedad, los orientales descubrieron que, utili­zando sustancias naturales (talco, al­cohol, alheña), podían maquillarse el rostro y los ojos o teñirse el cabello.

Hoy, la industria de los cosméticos (del griego kosmetikós, relacionado o perteneciente al aderezo) propone un vasto conjunto de productos que limpian, protegen y cuidan la piel (desmaquilladores, lociones, cremas, mascarillas, etc.) o que la recompo­nen y disimulan sus imperfecciones (maquillaje de fondo, polvos, colore­te). Los ojos se agrandan por medio de líneas, con colores en los párpa­dos; las cejas se alargan con perfila­dores, las pestañas con productos como el «rimmel», La boca se aviva con carmín (también llamado comúnmente «rouge»).

Existen numerosos artículos desti­nados a los cabellos (champúes, tin­tes, lacas), a las manos (cremas, bar­nices y lacas para las uñas), y también al resto del cuerpo (baños de espuma, cremas depilatorias). Los hombres suelen usar productos para el afeitado (espuma, lociones after-shave), y lo mismo que las mujeres, aguas de colo­nia perfumadas.

Todo el arte del maquillaje consiste en seleccionar los diferentes matices y en lograr una armonía de tonalida­des y colores entre los ojos, los cabe­llos y el vestido. Esta selección es di­rigida por la moda, ya que cada épo­ca tiene sus preferencias: ojos muy «hechos» o apenas retocados, labios delgados o carnosos, etc. Sólo debe dominar un principio: buen gusto y mesura.Una armonía.

Todo el arte del maquillaje consiste en seleccionar los diferentes matices y en lograr una armonía de tonalida­des y colores entre los ojos, los cabe­llos y el vestido. Esta selección es di­rigida por la moda, ya que cada épo­ca tiene sus preferencias: ojos muy «hechos» o apenas retocados, labios delgados o carnosos, etc. Sólo debe dominar un principio: buen gusto y mesura.

Los imperativos del maquillaje no deben hacer olvidar las precaucio­nes elementales de la higiene (lim­pieza, alimentación equilibrada). La piel y los ojos han de desmaquillarse esmeradamente todos los días. Más vale utilizar pocos productos, pero de buena calidad (no siempre los más caros son los mejores). Y hay que des­confiar de la publicidad que prome­te milagros. Determinados productos son perfectamente inútiles (lociones que se componen de un 90 % de agua) y, a veces, incluso nocivos. Conviene tener muy presente el pe­ligro que pueden representar.Precauciones.

Los imperativos del maquillaje no deben hacer olvidar las precaucio­nes elementales de la higiene (lim­pieza, alimentación equilibrada). La piel y los ojos han de desmaquillarse esmeradamente todos los días. Más vale utilizar pocos productos, pero de buena calidad (no siempre los más caros son los mejores). Y hay que des­confiar de la publicidad que prome­te milagros. Determinados productos son perfectamente inútiles (lociones que se componen de un 90 % de agua) y, a veces, incluso nocivos. Conviene tener muy presente el pe­ligro que pueden representar.

En el teatro y en el cine, el arte del maquillaje desempeña un papel importantísimo: evita la lividez debida a la dura luz de los focos, acentúa el carácter de los personajes y permite caracterizaciones (envejecimiento, cicatrices, heridas). Llevado a su extremo, el maquillaje para espectáculos crea el rostro de payaso de circo.Bajo los focos.

En el teatro y en el cine, el arte del maquillaje desempeña un papel importantísimo: evita la lividez debida a la dura luz de los focos, acentúa el carácter de los personajes y permite caracterizaciones (envejecimiento, cicatrices, heridas). Llevado a su extremo, el maquillaje para espectáculos crea el rostro de payaso de circo.

.

.

La apreciación de la belleza femenina puede variar enormemente, según las modas y los países. Así, en determinadas tribus, las mujeres, para estar bellas, se untan el cuerpo con una grasa de cerdo de color negro y de olor muy fuerte.La apreciación de la belleza femenina puede variar enormemente, según las modas y los países. Así, en determinadas tribus, las mujeres, para estar bellas, se untan el cuerpo con una grasa de cerdo de color negro y de olor muy fuerte.

La belleza: una profesión.

En los países ricos, el sector «belleza» es muy importante: industria de la cosmética, perfumerías donde se venden los productos, salones de peluquería, etc.

En los institutos de belleza, los profesionales estética prodigan diversos cuidados, depilan y maquillan; las manicuras «hacen» las manos, mientras que las masajistas procuran vencer a la celulitis. La cirugía estética permite rectificar una nariz, recoger las orejas, estirar la piel de cara o remodelar el cuerpo.

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades