Sabías que el oxíeno es un gas incoloro e inodoro; densidad: 1,105

El oxígeno es un gas difícil de li­cuar (hierve a -183º C). Es el ele­mento más abundante en la naturale­za: lo mismo se encuentra en la at­mósfera, donde representa la quinta parte del aire que respiramos, que en el agua.

Representa un papel esen­cial en la vida de los animales y de las plantas (respiración), así como en las actividades humanas (cocción de alimentos, lucha contra el frío, preparación de metales, etc.).

Una tienda de oxígeno. EL oxígeno es muy empleado en medicina (oxigenoterapia), particularmente para La respiración artificial y La reanimación cardíaca.Una tienda de oxígeno. EL oxígeno es muy empleado en medicina (oxigenoterapia), particularmente para La respiración artificial y La reanimación cardíaca.

El aire vital

Sin el oxígeno no existiría práctica­mente ningún género de vida. Por eso era antaño designado con el nombre de aire vital. Al inspirar hacemos pe­netrar oxígeno en nuestro organismo, por el cual circula gracias a los gló­bulos rojos de la sangre. También toma parte en combinaciones quími­cas: con el carbono de los alimentos forma el gas carbónico que espiramos. Proporciona energía a nuestro cuerpo y asegura el mantenimiento de su temperatura. Estas funciones esencia­les explican el hecho de que la falta de aire, o el aire desprovisto de oxígeno (lugar cerrado, lleno de humo), pro­voquen graves trastornos que pueden llegar hasta la asfixia.

El calor y la luz

Lavoisier fue el primero que estu­dió la combustión (conjunto de reac­ciones químicas que tienen lugar en presencia de oxígeno y que van acom­pañadas de desprendimiento de ca­lor). Las materias llamadas com­bustibles están compuestas, en parte, de carbono (C). Al quemarse este carbono se combina con el oxígeno del aire para dar gas carbónico (C02) y óxido de carbono (CO), que se en­cuentran en el humo.

El fuego, una combustión viva, es una reacción química violenta, con desprendimiento de calor y de luz, pero a costa de un gran gasto de oxígeno. Así, un motor de automóvil pre­cisa (en peso) 14 partes de aire por 1 de gasolina, lo que representa un vo­lumen enorme (el aire sólo pesa 1,3 kilogramos por metro cúbico).

Soldadura con soplete oxiacetilénico (mezcla, bajo presión de acetileno y oxígeno Según la naturaleza de gas con que reacciona el oxígeno, se obtienen temperaturas más o menos elevadas: 1800º C con el gas de alumbrado, 2100º C con el hidrógeno y 2500º C con el acetileno.Soldadura con soplete oxiacetilénico (mezcla, bajo presión de acetileno y oxígeno Según la naturaleza de gas con que reacciona el oxígeno, se obtienen temperaturas más o menos elevadas: 1800º C con el gas de alumbrado, 2100º C con el hidrógeno y 2500º C con el acetileno.

Oxígeno natural y oxígeno industrial

La formación de óxidos resulta de unas reacciones más o menos vivas, más o menos lentas, donde el oxígeno se combina con cuerpos diversos. Los metales figuran entre las materias que se oxidan más fácilmente. El hierro por ejemplo se cubre de herrumbre en presencia de oxígeno.

A pesar del fuerte consumo, la can­tidad de oxígeno presente en la at­mósfera permanece prácticamente es­table. Las plantas se encargan de compensar el que el mundo animal consume: absorben gas carbónico, retienen el carbono y expulsan el oxí­geno. Por ello siempre resulta grave cortar árboles, que son los principa­les productores de oxígeno.

El oxígeno puro se fabrica indus­trialmente (por destilación del aire lí­quido) y se vende comprimido en botellas metálicas. Este oxígeno in­dustrial permite una combustión mu­cho más viva: los sopletes de gas, de acetileno, de hidrógeno o de butano, que son alimentados con oxígeno a presión, pueden soldar y cortar los metales.

El oxígeno puro también es útil para los seres vivos: es posible salvar a ciertos enfermos si se les coloca bajo una tienda de oxígeno. También sirve para crear una atmósfera artifi­cial (presurización) en los aviones, en los submarinos, etc. Pero hay que tener cuidado con su dosificación: un exceso de oxígeno provoca una espe­cie de embriaguez, semejante a la que experimentan los alpinistas a grandes alturas.

Trabajar bajo tierra.

El clorato de potasa desprende oxígeno por efecto del calor. Por tanto, para hacer respirables las atmósferas cerradas, como las de los subterráneos, las de los submarinos o las de los aviones, se emplean composiciones a base de clorato.

Trastornos y asfixia.

Para respirar normalmente, el hombre debe vivir en una atmósfera que contenga un 20 % de oxígeno. Cuando esta proporción desciende, se producen una serie de trastornos. Se puede sobrevivir con aire que contenga un 14 % de oxígeno. Pero, a partir de 7 % se presentan trastornos graves que pueden producir la muerte por asfixia cuando el tenor de oxígeno desciende a 3%.

 

 

 

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades