Sabías que el Renacimiento es la renovación literaria

Sabías que el Renacimiento es la renovación literaria. Artística, filosófica y científica acaecida en Europa durante los siglos XV y XVI. 

Estudio de Alberto Durero sobre las proporciones del cuerpo humano (año 1557), tema que apasionó a los científicos y a los artistas del Renacimiento.

Estudio de Alberto Durero sobre las proporciones del cuerpo humano (año 1557), tema que apasionó a los científicos y a los artistas del Renacimiento.

EI término «Renacimiento» apareció por primera vez gracias a la pluma del pintor y crítico de arte Giorqio Vasari (1511-1574), de nacionalidad italiana. Opinaba éste que la pintura de su época salida de la «noche medieval», había resucitado literalmente y llegado a su máxima altitud bajo la influencia de los modelos antiguos.

La linterna de la gran escalera del palacio de Chambord, construido por Francisco 1 de Francia en 1519 en la región del Loira. Es una de las principales obras e la arquitectura francesa del Renacimiento.

La linterna de la gran escalera del palacio de Chambord, construido por Francisco 1 de Francia en 1519 en la región del Loira. Es una de las principales obras e la arquitectura francesa del Renacimiento.

Entre 1420 y 1436, cuando los florentinos vieron alzarse en el cielo la cúpula de la catedral de Santa María dei Fiori, no disimula­ron su admiración ni su inquietud: la bóveda, que había sido cons­truida sin andamiaje exterior, sin contrafuertes y sin arbotantes, ¿no iría a hundirse? «Es difícil hacerlo tan bien -diría Miguel Ángel-, e imposible hacerlo mejor.» Este milagro del arte” y la téc­nica es un puro producto del Renacimiento, edad de oro de la civili­zación occidental.

Esta aventura comienza en Italia y dura, poco más o menos, dos siglos, es decir desde 1400 hasta 1600. Atañe a campos tan variados como las artes, la religión, las costumbres y las cien­cias. Y en todas partes se inspira en el mismo principio: la confianza en el hombre, en sus posibilidades. Se ha dicho que la Edad Media había pues­to a Dios en el centro del mundo; el Renacimiento pone al hombre en ese lugar: es «humanista».

Este cuadro de Botticelli, la Calumnia fue pintado según las descripciones de Apeles, gran pintor de la antigüedad. Es un ejemplo del intento hecho durante el Renacimiento para volver al arte de los clásicos antiguos.

Este cuadro de Botticelli, la Calumnia fue pintado según las descripciones de Apeles, gran pintor de la antigüedad. Es un ejemplo del intento hecho durante el Renacimiento para volver al arte de los clásicos antiguos.

La lección de la Antigüedad

Despertar, renovar, resurgir; son palabras que están de moda en aquel tiempo. Es curioso el hecho de que es­tos hombres que desean promover un espíritu nuevo se vuelvan hacia el pa­sado y se remitan, más allá de la Edad Media, a la civilización antigua, maes­tra en el saber y en la belleza.

El nombramiento de Bartolomeo Platina en la Biblioteca Vaticana por Sixto IV (1477), cuadro de Melozzo da Forli. Tema humanista, efectos de perspectiva, arquitectura inspirada en Alberti, dignidad tranquila y realismo de los personajes: todo el Renacimiento italiano se encuentra en esta obra. Museo del Vaticano, Roma.

El nombramiento de Bartolomeo Platina en la Biblioteca Vaticana por Sixto IV (1477), cuadro de Melozzo da Forli. Tema humanista, efectos de perspectiva, arquitectura inspirada en Alberti, dignidad tranquila y realismo de los personajes: todo el Renacimiento italiano se encuentra en esta obra. Museo del Vaticano, Roma.

Muchos autores ya sólo escriben en latín. En las universidades y en las es­cuelas se enseña griego y hebreo. Los eruditos traducen a Plutarco y a Pla­tón. Los arquitectos, como Braman­te, Alberti o Brunelleschi, estudian las ruinas romanas y reciben de los pita­góricos lecciones de proporción y de armonía. Los pintores y los escultores se inspiran en la mitología antigua para expresar su amor hacia la vida.

San Agustín en su cuarto de trabajo (1502). Esta famosa obra del pintor veneciano Vittore Carpaccio (1455?-1525?) nos muestra de una forma idealizada, la morada de un humanista del Renacimiento. Scuola San Giorgio degli Schiavoni, Venecia.

San Agustín en su cuarto de trabajo (1502). Esta famosa obra del pintor veneciano Vittore Carpaccio (1455?-1525?) nos muestra de una forma idealizada, la morada de un humanista del Renacimiento. Scuola San Giorgio degli Schiavoni, Venecia.

Las bellezas de la realidad

Pero imitar a los antiguos no signi­fica copiarlos. Esta vuelta a las fuen­tes sirve de punto de partida a una obra original. Rafael, Miguel Ángel,

Botticelli, Tiziano, Clouet, Durero, Bruegel y todos los artistas adquie­ren conciencia de la belleza del hom­bre y de la naturaleza. Se les abren los ojos ante la realidad cotidiana y ob­servan el campo, estudian la anato­mía del cuerpo humano, colocan a sus modelos sobre un fondo de paisa­je y no vacilan en reproducir las de­formidades físicas a fin de expresar las diferencias existentes en los retra­tos. Además, poseen una técnica, su­perior a la de los antiguos, que lo mis­mo les permite profundizar en las le­yes de la perspectiva que levantar cúpulas.

El Renacimiento español se manifestó principalmente en la arquitectura. A esta época pertenece el Palacio de Carlos V, que el emperador hizo construir a Pedro Machuca dentro del recinto de la Alhambra de Granada.

El Renacimiento español se manifestó principalmente en la arquitectura. A esta época pertenece el Palacio de Carlos V, que el emperador hizo construir a Pedro Machuca dentro del recinto de la Alhambra de Granada.

El nuevo espíritu

Arte y progreso técnico se respal­dan mutuamente: Leonardo de Vinci estudió la mecánica con verdadera pasión. La imprenta permitió la difu­sión de la cultura humanista, y los procedimientos de grabado al agua­fuerte empleados por Durero, reno­varon la expresión del dibujo. El nue­vo espíritu quiere ser crítico cientí­fico y experimental. A lo largo de la historia anterior, nunca se había visto surgir tan numerosos inventos en tan poco tiempo: los altos hornos, con los cuales es posible la fundición; las fortificaciones modernas y las armas de fuego; el muelle, la biela-manivela, el tren delantero móvil, que permite a los vehículos rodar con mayor faci­lidad, etc.

El urbanismo también se beneficia de los progresos de la arquitectura y de la técnica: Durero propone un plano de la ciudad ideal, y Roma crece con unas proporciones y unas pers­pectivas estudiadas muy cuidadosa­mente. Las casas, los muebles y el traje se embellecen. Las cortes nobles se vuelven fastuosas: fiestas y bailes se suceden sin tregua en la corte de los Valois o de los Médicis.

Erasmo (1469?-1536), en un retrato de Holbein el Joven. Erasmo humanista holandés, viajó por toda Europa conoció a los grandes teólogos y filósofos de su época. Escribió en latín, lengua internacional. Aprovechando el deseo de papas y reyes (Carlos 1 de España y V de Alemania, Francisco 1 de Francia) de tenerle como consejero, intentó reconciliar a partidarios adversarios de la reforma. Su Elogio de locura expresa su confianza en el hombre. museo del Louvre, París.

Erasmo (1469?-1536), en un retrato de Holbein el Joven. Erasmo humanista holandés, viajó por toda Europa conoció a los grandes teólogos y filósofos de su época. Escribió en latín, lengua internacional. Aprovechando el deseo de papas y reyes (Carlos 1 de España y V de Alemania, Francisco 1 de Francia) de tenerle como consejero, intentó reconciliar a partidarios adversarios de la reforma. Su Elogio de locura expresa su confianza en el hombre. museo del Louvre, París.

Surgimiento de la burguesía

El hombre del Renacimiento, ade­más de técnico, ingeniero y urbanista, es un hombre de negocios. Cristóbal Colón, Bartolomeu Dias y Vasco de Gama tienen la posibilidad de explo­rar nuevos continentes y favorecen de esa forma el desarrollo del comercio internacional gracias a los progresos de la navegación. El oro y la plata lle­gan abundantemente a Europa y los bancos se multiplican. La importan­cia de este capitalismo, que llega an­tes del momento que mejor le habría correspondido, fue muy considerable: crea la burguesía y cava un abismo entre los pobres del campo y los ricos de la ciudad.

La época de las contradicciones

El hombre, ambicioso y aventu­rero, descubre su libertad, pero tam­bién su responsabilidad. Adquiere conciencia de su fragilidad y se siente amenazado por lo desconocido (el diablo, las brujas o los astros). A la vez se plantea el problema de su último destino: los predicadores (Sa­vonarola, Lutero, John Knox) re­mueven el espectro del infierno. La Reforma es uno de los síntomas de esta crisis. Tras el fuerte impulso de sus primeros años, el siglo XVI se convierte en la edad de las contradic­ciones, de las desilusiones y de los ex­cesos. Y acaba en la sangre de las guerras de Religión, que conmovieron hondamente a toda Europa. 

El humanismo

El humanismo es el gran movimiento literario filosófico que caracteriza el Renacimiento. Lo primero en romper con el modo de pensar de la Edad Media fue Petrarca 1304-1374), y lo hizo yendo directamente a las fuentes de la Antigüedad. 

Después de él, Marsilio Ficino (1433-1490), Pico de la Mirandola 1463-1494), Erasmo, Guillaume Budé 467-1540) y Luis Vives 1492-1540) contribuyen a devolver su rango a la literatura griega y latina. El movimiento humanista intenta dar fuerza a las posibilidades del espíritu humano y favorecer el desarrollo intelectual de los hombres.

Artículos relacionados

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades