Sabías que España tiene cuatro lenguas

Las cuatro lenguas usadas actualmente en el territorio del Estado español.

En España se hablan cuatro idio­mas: el castellano, el catalán, el galle­go y el vascuence (o euskera). El oficial -y el más extendido- es el castellano (conocido, fuera de Espa­ña, como español), derivado del latín vulgar y que se agrupa dentro de las lenguas románicas, romances o neo­latinas, como el francés, el italiano y el portugués.

Elio Antonio de Nebrija (1444-1522) escribió la primera gramática de una lengua vulgar de Europa: Arte de la lengua castellana. El grabado de la época representa al humanista dando una lección. Biblioteca Nacional, Madrid.Elio Antonio de Nebrija (1444-1522) escribió la primera gramática de una lengua vulgar de Europa: Arte de la lengua castellana. El grabado de la época representa al humanista dando una lección. Biblioteca Nacional, Madrid.

El castellano: lengua universal.

Las fronteras del castellano rebasan sus límites administrativos y pene­tran en Aragón, Galicia, León y Va­lencia. Son dialectos del castellano el asturiano o bable (con sus varieda­des: montañés, leonés, charro o sal­mantino, maragato y sayagués), el aragonés (y su variedad, el navarro), el extremeño, el andaluz y el murcia­no (estos tres últimos sólo ofrecen diferencias fonéticas, es decir, de pro­nunciación).

Pero el castellano también es ha­blado en Filipinas, en algunos archi­piélagos oceánicos, en el norte de África, en Guinea ecuatorial, en Puerto Rico, en determinadas comu­nidades de judíos sefarditas hoy radi­cadas en Turquía o en Israel, y sobre todo en América, donde constituye el idioma oficial de dieciocho Estados:

México, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Ar­gentina, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela. Es el idioma más hablado en el mundo (270 millones de perso­nas), después del chino mandarín, del inglés y del ruso.

El catalán y sus variedades.

La lengua catalana, emparentada con el provenzal y con los dialectos en «langue d’oc» del sur de Francia, también es una lengua románica.

Actualmente es hablada por más de siete millones de personas, que viven en Cataluña, Valencia y Baleares, y, fuera de España, en el Rosellón fran­cés y en Alguer (Cerdeña). Sus princi­pales dialectos son el valenciano y el mallorquín o balear (tema muy contro­vertido éste, no sólo entre especialistas, sino entre los defensores de las distintas nacionalidades). Es además, junto con el francés, el idioma oficial del Princi­pado de Andorra.

El gallego, idioma de poetas.

La lengua gallega propiamente di­cha deriva también del latín vulgar y es, por tanto, una lengua románica. En la actualidad se habla en las cuatro provincias gallegas (Lugo, Orense, Pontevedra y La Coruña) y ha penetra­do en algunos puntos de Asturias y de León. Presenta un gran número de variedades dialectales y está estrecha­mente emparentada con el portugués. Hasta hace poco tiempo sólo era utili­zada por medio millón de personas, pero en los últimos años está adqui­riendo nuevo auge.

El euskera, la lengua más antigua.

La lengua más antigua hablada hoy en España es el euskera o vascuence. Sin duda se hablaba ya en la época de los iberos: sus más antiguos testimo­nios conocidos son algunos nombres propios que aparecen en inscripcio­nes romanas. En nuestros días es ha­blado por un millón de personas, aproximadamente, que viven en toda Guipúzcoa, en la Vizcaya situada al este de Bilbao, en el norte de Álava, en los Pirineos navarros, en la baja Navarra francesa y en diversos luga­res del país vasco-francés. El vas­cuence cuenta con varios dialectos, según las regiones en que se habla; los más usados son el guipuzcoano y el labortano.

El venezolano Andrés Bello (1771-1865), brillante gramático de la lengua castellana.El venezolano Andrés Bello (1771-1865), brillante gramático de la lengua castellana.

La «renaíxenca» del catalán.

En el siglo XIX, el catalán era una lengua a punto de extinguirse a fuerza de arcaísmos y de castellanismos. Pero durante el movimiento renovador que se llamó «renaixenca», hubo dos hombres que lograron actualizar, enriquecer y regular la lengua catalana: Jacint Verdaguer y Pompeu Fabra.

Algunas palabras castellanas de origen extranjero:

alear, del francés allier; aldaba, del árabe dabba; aleluya, del hebreo hallelu yah; jarana, del quechua harana; jardín, del germánico gardr o gart; jindama, del caló jiñar; jinete, del árabe vulgar zenete; jarcia, del bizantino exartia.

¿De dónde viene el euskera?

El vascuence ha sido considerado como de origen caucásico, bereber, etc. En realidad, el nacimiento de esta lengua, tan singular y diferenciada, continúa siendo un misterio científico.

Parece ser que conserva palabras extendidas en todo el Mediterráneo por los primitivos difusores del neolítico agrícola (siglo IV a. de J.C.), tal vez llegados de Asia.

 

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades