Sabías que existe el calendario Lunar y otro Solar

El calendario, método de división del tiempo, cuadro con los días del año.

Para medir el tiempo que corre disponemos de dos astros cuyo movi­miento es regular y de fácil observa­ción: la Luna y el Sol. La Luna sigue una serie de fases que empiezan cada 29 días y medio. En cuanto al Sol, al­canza una altura en el espacio que va­ría según las estaciones y que recupe­ra al cabo de 365 días y un cuarto. Por esta razón existen dos tipos de calendarios: uno lunar y otro solar.

Calendario del siglo XVI.  Las hojillas doradas están ilustradas con dibujos hechos a pluma.Calendario del siglo XVI.
Las hojillas doradas están ilustradas con dibujos hechos a pluma.

El calendario lunar consta de meses alternos de 29 y 30 días que siguen el ritmo de las fases de la Luna. Doce de estos meses forman un año lunar de 345 días, que no corresponde, pues, al ritmo de las estaciones (ya que le fal­tan 11 días).

En el calendario solar, en cambio, el año sigue el ritmo de las estaciones, pero los meses (de 30 o 31 días) no corresponden a las fases de la Luna (les sobra 1 día). Nuestro calendario corresponde a este segundo tipo.

El calendario juliano.

En el año 46 a. de J.C., Julio César encargó a sus astrónomos que estable­cieran un calendario realmente con­forme con el movimiento del Sol. El año solar fue evaluado entonces en 365 días y 6 horas. Por esta razón di­cho calendario, llamado «juliano», constaba de años de 365 días y, cada 4 años, de un año (bisiesto) de 366 días.

Pero este calendario no era todavía perfecto, ya que la duración exacta de la evolución de la Tierra alrededor del Sol es de 365 días, 5 horas, 48 mi­nutos y 46 segundos. El año juliano se excedía, pues, en 11 minutos y 14 se­gundos. Esta diferencia puede pare­cer mínima, pero, repetida cada año, determina una descomposición de 18 horas cada 100 años y de 3 días cada 400 años,

Página de un calendario del siglo XV: junio, mes de la siega del heno.Página de un calendario del siglo XV: junio, mes de la siega del heno.

El calendario gregoriano.

En el siglo XVI, la diferencia era ya de 10 días (la primavera empezaba el 11 de marzo en vez del 21). Para subsanar este error, el papa Gregario XIII decidió que el día siguiente del 4 de octubre de 1.582, jueves, sería el viernes 15 de octubre. Además, para evitar que se reprodujese el mismo fa­llo, se convino que los años bisiestos serían cada 4 años excepto los años acabados en 00, que no serían bisies­tos más que en el caso de ser divisibles por 400. Por ejemplo, 1.600 fue bisies­to, así como también lo será el año 2.000, pero 1.700, 1.800 y 1.900 no lo fue­ron. El error de 3 días cada 400 años quedó, de este modo, suprimido. Es­te calendario, llamado «gregoriano», es el que se emplea actualmente.

Hay muchos pueblos que, aunque utilicen oficialmente el calendario gregoriano, han conservado para el uso religioso un calendario tradicio­nal más antiguo. Los musulmanes, por ejemplo, tienen un calendario lu­nar y su año es, por tanto, 11 días más corto que el nuestro. El primer día del año 1 de la era musulmana, la héjira, corresponde al 16 de julio del año 622, día en que Mahoma huyó de La Meca para trasladarse a Medina.

Hacia el siglo IV d. de J.C. los ju­díos adoptaron un calendario cuyos meses son lunares (30 y 29 días), y los años, solares. Dado que 12 meses lunares no son más que 354 días, de vez en cuando se añade un décimoter­cer mes completo.

Calendario chino del año 1897.Calendario chino del año 1897.

Los días.

Los nombres de los días provienen del latín y tienen origen religioso o mitológico.

Lunes: día de la Luna; martes: día de Marte; miércoles: día de Mercurio; jueves: día de Júpiter; viernes: día de Venus; sábado: día del sabbat; domingo: día del Señor.

Los meses.

Los nombres de los meses provienen del latín. Enero: mes de Jano (januarius); febrero: mes de Februus, dios de los muertos; marzo: mes de Marte; abril: mes de Aperta (Apolo); mayo: mes de Maius (Júpiter); junio: mes de Juno; julio: mes de Julio César; agosto: mes de Augusto; septiembre, octubre, noviembre y diciembre tienen su origen en el séptimo, octavo, noveno y décimo meses del año.

Los siglos.

Un siglo es un período que dura 100 años. Se empieza a contar desde el nacimiento de Cristo: del 1 al 100 es el primer siglo d. de J.C.; del 101al 200, el segundo; del 201 al 300 el tercero; etc. El siglo XX empezó, pues, el 1 de enero de 1901. Antes de Jesucristo se cuenta al revés: del 200 al 101 es el segundo siglo a. de J.C.; del 101 al 1, el primero, etc.

Para encontrar el año musulmán:

Se restan 622 de la cifra del año gregoriano, y el resultado se multiplica por 1.031.

El año judío:

Se suman 3.760 al año gregoriano (los años judíos se cuentan desde la «creación del mundo»).

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades