Sabías que la Biblia fue redactada hace más de treinta siglos

La primera, y tam­bién la más larga, se llama Antiguo Testamento, y es leída tanto por los judíos como por los cristianos; la segunda empieza con el nacimiento de Jesús, y es el Nuevo Testamento, que sólo es reconocido por los cristia­nos.La Biblia, que fue redactada hace más de treinta siglos, consta de dos partes esenciales.

La primera, y tam­bién la más larga, se llama Antiguo Testamento, y es leída tanto por los judíos como por los cristianos; la segunda empieza con el nacimiento de Jesús, y es el Nuevo Testamento, que sólo es reconocido por los cristia­nos.

La creación del mundo.

El Antiguo Testamento comienza con el Génesis, el cual explica la crea­ción del mundo y del hombre, la his­toria de Adán y Eva. Es una auténtica lección, dramática y metafórica a la vez, sobre la grandeza del hom­bre, creado a imagen de Dios. La mujer, su compañera y su semejan­te, es la encargada, junto con él, de procrear otros hombres y otras muje­res cuyos descendientes se multipli­carán sobre la Tierra. Entre ellos, Dios escogería posteriormente a un pequeño grupo descendiente de Abraham: los hebreos, el pueblo judío.

Los otros libros, unos cuarenta, nos muestran a este pueblo que quie­re establecerse en la «Tierra prometida», Palestina, lo que conseguirá tras múltiples pruebas. Primero, los hebreos tuvieron como jefe a Moisés, quien les dictó una regla de vida, la Ley, que Dios le reveló en la montaña del Sinaí.Una página de la Biblia de Gutenberg.

El pueblo elegido.

Los otros libros, unos cuarenta, nos muestran a este pueblo que quie­re establecerse en la «Tierra prometida», Palestina, lo que conseguirá tras múltiples pruebas. Primero, los hebreos tuvieron como jefe a Moisés, quien les dictó una regla de vida, la Ley, que Dios le reveló en la montaña del Sinaí. Una vez instalados, eligie­ron reyes (como David y Salomón) que compusieron dos de las más her­mosas recopilaciones poéticas de la Biblia: los Salmos y el Cantar de los Cantares.

A pesar de múltiples vicisitudes, innumerables guerras y una larga deportación a Babilonia, los judíos consiguieron mantener su fe y su con­fianza en el destino de su nación.

Jesús, hijo de Dios.

Al principio del Nuevo Testamento, cuando nace Jesús de Nazaret, Pales­tina está ocupada por los romanos, Los treinta y tres años de la corta existen­cia de Jesús, al que los cristianos consideran hijo de Dios, el Mesías anunciado por los profetas, se de­sarrollaron bajo el mandato de los emperadores Augusto y Tiberio. La palabra de Jesús, mensaje de humildad y de amor, inspiró todo el Evangelio, los Hechos de los apóstoles y las Epís­tolas, entre las que se encuentran las de san Pablo, que estimularon el na­cimiento del cristianismo.

La degollación de san Juan Bautista (miniatura del siglo IX). Encarcelado por Herodes aquel que, según la Biblia, predicó en el desierto y bautizó a Jesús, fue decapitado para satisfacer el deseo de una princesa judía llamada Salomé. Ésta, después de haber danzado magníficamente en el transcurso de un banquete, exigió como recompensa que le trajeran la cabeza de Juan sobre una bandeja.La degollación de san Juan Bautista (miniatura del siglo IX). Encarcelado por Herodes aquel que, según la Biblia, predicó en el desierto y bautizó a Jesús, fue decapitado para satisfacer el deseo de una princesa judía llamada Salomé. Ésta, después de haber danzado magníficamente en el transcurso de un banquete, exigió como recompensa que le trajeran la cabeza de Juan sobre una bandeja.

La Biblia ha sido traducida a 1.108 lenguas y dialectos. Después de haber sido copiada a mano por monjes y decorada con grabados, fue impresa por primera vez, en latín, por Gutenberg en 1455.

El águila, símbolo de san Juan Evangelista, uno de los doce apóstoles y el preferido de Jesús. Bibl. Municipal de Valenciennes (Francia).

Un conjunto muy dispar.

La Biblia no es una obra redactada de una sola vez, sino una colección de obras muy distintas cuya elabora­ción se escalonó a lo largo de doce siglos. La mayor parte de los libros del Antiguo Testamento fue escrita en hebreo, el cual fue reemplazado poco a poco (a partir del exilio de los judíos a Babilonia, en el siglo VI a. de J.C.) por el arameo, lengua más práctica empleada por mercaderes y comer­ciantes, y que sería la que emplearía Jesús. En cuanto al Nuevo Testamen­to, se escribió en griego.

Los escritos de la Biblia no son contemporáneos a los acontecimien­tos que relatan, ya que no se empeza­ron a escribir hasta el siglo X a. de J.C. en hojas de papiro, el «papel» de la época. Son la transcripción de los relatos tradicionales, transmitidos oralmente por generaciones de cre­yentes. Para comprender su espíritu hay que saber que los orientales uti­lizan a menudo imágenes, compara­ciones o parábolas. Ésta es la razón por la cual los escritos de la Biblia pueden parecer milagrosos, irreales, cuando en realidad no son más que un reflejo de la historia, de una geografía y de la mentalidad de un pueblo.

Una de las grutas de las orillas del mar Muerto donde se descubrieron, a partir de 1947, los más antiguos manuscritos del Antiguo Testamento.Una de las grutas de las orillas del mar Muerto donde se descubrieron, a partir de 1947, los más antiguos manuscritos del Antiguo Testamento.

El mensaje bíblico.

Para los judíos, la Biblia está ro­deada por un gran respeto, pues el texto de la Torah (así es corno ellos denominan a la Biblia) es a la si­nagoga lo que el altar y el tabernácu­lo son a la Iglesia católica, ya que, para los judíos, la Biblia es la palabra de Dios, el signo visible de la alianza concluida, hace más de tres mil años, entre el Creador y su pueblo.

Durante siglos, la Biblia ha sido la base de la educación religiosa y moral de una parte de la humani­dad, y toda la civilización occidental se explica y se esclarece a la luz de la Biblia, que aún hoy continúa sien­do el libro más leído en todo el mun­do. Son muchos los hombres que encuentran en ella la respuesta a los problemas que les plantea su exis­tencia. De hecho, la Biblia pertenece a toda la humanidad porque cuenta con páginas dignas de las grandes obras maestras de la literatura mun­dial, y en las cuales cualquier hombre, creyente o no, puede encontrar poe­sía y sabiduría.

Los cuatro escritores que contaron la vida y la doctrina de Jesucristo son los llamados evangelistas, y fueron:  Mateo, Marcos, Lucas y Juan.Los evangelistas.

Los cuatro escritores que contaron la vida y la doctrina de Jesucristo son los llamados evangelistas, y fueron:
Mateo, Marcos, Lucas y Juan.

Artículos relacionados

Acerca de richar3000 (687 artículos)
<p>trucos y manualidades</p>