Sabías que la construcción es el conjunto de técnicas en la edificación

El arte de construir edificios se remonta a muchísimo tiempo atrás. Todos los grandes pueblos fueron también grandes construc­tores. Y la historia de la arquitectura no sólo va unida a la invención de las formas, sino también a las diversas técnicas que han permitido el progreso de la construcción: cómo trabajar la madera, la piedra, el hierro y el cemento.La construcción. Conjunto de las técnicas que participan en la edificación.

El arte de construir edificios se remonta a muchísimo tiempo atrás. Todos los grandes pueblos fueron también grandes construc­tores. Y la historia de la arquitectura no sólo va unida a la invención de las formas, sino también a las diversas técnicas que han permitido el progreso de la construcción: cómo trabajar la madera, la piedra, el hierro y el cemento.

En la construcción de un edificio, todo ha de estudiarse en función del país, del clima y del uso a que será destinado el inmueble.

Preparación del encofrado y colocación de las armaduras de hierro antes de verter el hormigón para los cimientos.Preparación del encofrado y colocación de las armaduras de hierro antes de verter el hormigón para los cimientos.

Los muros y el tejado se concebirán de tal modo que sirvan de obstáculo a todo un conjunto de fenómenos: el viento, cuya fuerza es capaz de derri­bar una construcción demasiado lige­ra; la lluvia, que determina la forma del tejado y que además exige que se cuiden las juntas de puertas y venta­nas; la nieve, cuyo peso ha de ser soportado por la cubierta; y el calor, el frío y el ruido, que imponen un grosor de muros que permita el em­pleo de materiales aislantes.

El conocimiento de las reglas y de las técnicas justifica el papel del ar­quitecto en cuanto al proyecto se re­fiere y, asimismo, su intervención en la obra, a fin de controlar el desa­rrollo de ésta.

Una vez aprobados los planos y concedido el permiso de obras, se señala sobre el terreno la situación de los futuros muros. En la obra in­tervendrán diversos tipos de obreros. El terreno será allanado y excavado con picos y palas, o bien con maquinaria pesada, a fin de que los albañiles puedan comenzar los cimien­tos o partes bajas de la construcción, en las que se apoyarán los muros.Las etapas de la construcción.

Una vez aprobados los planos y concedido el permiso de obras, se señala sobre el terreno la situación de los futuros muros. En la obra in­tervendrán diversos tipos de obreros. El terreno será allanado y excavado con picos y palas, o bien con maquinaria pesada, a fin de que los albañiles puedan comenzar los cimien­tos o partes bajas de la construcción, en las que se apoyarán los muros.

El edificio va tomando forma poco a poco. Puede ser una casa de tipo tra­dicional o una elevada torre de gigan­tesco esqueleto. En este último caso, los huecos de la armadura de cemen­to armado o de hierro podrán ser ce­rrados con tabiques en extremo delga­dos, puesto que no han de sostener el peso de la construcción.

Las actuales técnicas de encofra­do del hormigón y el empleo de materiales prefabricados, unidos al uso de grúas muy potentes, permiten llevar a término con rapidez la estruc­tura de la obra. Los materiales tradi­cionales van siendo más relegados cada día por el cemento, el metal y los revestimientos de vidrio o de plás­tico.

Entonces sólo falta cubrir el edi­ficio: ésta es tarea del carpintero y del tejador o, en el caso de un in­mueble moderno, del especialista en estanqueidad, que realizará las terra­zas y las azoteas. Así, la casa no ten­drá que temer a la lluvia. Se dice en­tonces que se han «Cubierto aguas».

Pero aún queda mucho por hacer en el interior del edificio.

Edificación de la torre Maine-Montparnasse, en París (1972). Los arquitectos han recurrido al sistema de construir con hormigón el núcleo central, alrededor del cual se hacen los pisos con materiales más ligeros: vidrio y acero.Edificación de la torre Maine-Montparnasse, en París (1972).
Los arquitectos han recurrido al sistema de construir con hormigón el núcleo central, alrededor del cual se hacen los pisos con materiales más ligeros: vidrio y acero.

La instalación interior.

Diferentes obreros especializados intervienen en las instalaciones del interior. En las construcciones muy altas se comienza por los pisos bajos, antes de que se haya concluido la parte superior.

El fontanero instala las cañerías, los aparatos sanitarios (del cuarto de baño, de la cocina) y la calefacción si ésta es de agua caliente.

El carpintero coloca las puertas, las ventanas, el parquet y las escaleras (si éstas no son de obra). El elec­tricista tiende y fija los hilos (ca­bles) que, con mucha frecuencia, que­dan ocultos luego en la pared por obra de los yeseros, lo mismo que las fundas para las antenas de la televi­sión y para el teléfono. El embaldosa­dor coloca los suelos de cerámica, así como los revestimientos de las pare­des de la cocina y del cuarto de baño. El yesero enluce los tabiques y los techos que, a continuación, el pintor o el empapelador se encargan de cu­brir con pintura o con papel.

Mientras tanto, si se trata de un in­mueble de varios pisos, la empresa encargada de la instalación del as­censor habrá concluido su trabajo.

Algunos detalles más (timbres, an­tenas de televisión, persianas y posti­gos, tubos de las chimeneas), y la casa queda concluida.

Hasta hace algún tiempo, las casas solían ser de piedra o de ladrillo. El material de los muros era visible por fuera. Sin embargo, desde la An­tigüedad, las construcciones más ricas se revestían con placas de piedras no­bles, como, por ejemplo, el mármol.El aspecto exterior.

Hasta hace algún tiempo, las casas solían ser de piedra o de ladrillo. El material de los muros era visible por fuera. Sin embargo, desde la An­tigüedad, las construcciones más ricas se revestían con placas de piedras no­bles, como, por ejemplo, el mármol. Pero muy pronto se reservaron los materiales más caros para enmarcar las puertas, las ventanas y los ángulos exteriores de los muros. Estas ensam­bladuras (apeos) daban mayor solidez al edificio. El resto de la mampostería se hacía con piedra sin labrar, cubierta con mortero y enlucida.

Hoy, incluso las casas de «piedra labrada» suelen estar recubiertas con piedras de escaso grosor, unidas en­tre sí y adosadas sobre un muro de cemento. En las construcciones im­portantes (como, por ejemplo, los in­muebles destinados a oficinas), los revestimientos más modernos, hechos de vidrio teñido (inmuebles-espejo) o de acero, van sustituyendo a los mate­riales tradicionales.

La industria de la construcción.

La mayor parte de las ciudades de los países desarrollados se extienden con gran rapidez. Las obras en mar­cha son muy numerosas. La industria de la construcción emplea, en Es­paña, a unos 800.000 obreros profe­sionales. Son muy numerosas las casas que se construyen cada año. No obs­tante, la crisis de la vivienda afecta a muchas familias.

Acerca de richar3000 (687 artículos)
trucos y manualidades