Sabías que las aves son vertebrados de sangre caliente cubiertos de plumas con las patas delanteras transformadas en alas.

Las aves son unos vertebrados cuya piel, seca y delgada, está cubierta de plumas.

Las aves. Un coronarán. En Extremo Oriente se utilizó durante mucho tiempo esta ave para pescar. Atada a una larga cuerda se sumergía y atrapaba a los peces. Como su cuello estaba apretado con un anillo no podía tragar las presas que el pescador sacaba luego de su garganta.

Un coronarán. En Extremo Oriente se utilizó durante mucho tiempo esta ave para pescar. Atada a una larga cuerda se sumergía y atrapaba a los peces. Como su cuello estaba apretado con un anillo no podía tragar las presas que el pescador sacaba luego de su garganta.

Sus miembros anteriores están transformados en alas, gracias a las cuales vuelan. Sin embargo, hay una cincuentena de especies que no pueden volar: el avestruz, el ñandú, el emú, el casuario, el kiwi, el pájaro bobo.

La mandíbula de las aves está re­vestida de un estuche córneo, el pico, cuya forma varía según el régimen alimentario. Su temperatura interna es constante: unos 41° C. Todas las aves se reproducen poniendo huevos, que están cubiertos con una cáscara calcárea dura.

Actualmente existen alrededor de 10 000 especies de aves que viven en el mundo entero, excepto en el inte­rior del continente Antártico y en los hielos próximos al polo Norte.

El ave de mayores dimensiones es el avestruz: 2,40 mde altura y 150 Kg. El colibrí, en cambio, no pasa de los 5 cm de longitud (con pico y cola) ni de los 2 gramos de peso.

Los vestidos de pluma.

El número de plumas varía según el tamaño del ave y, en las especies de las regiones nórdicas y templadas, según la estación. Las plumas se com­ponen de un eje central, hueco en la base y macizo a partir del punto en que está guarnecido de barbas a am­bos lados. Las barbas están unidas entre sí mediante unas bárbulas provis­tas de ganchos. El color del plumaje varía según la especie, el sexo y la edad. Así, por ejemplo, en la curruca de cabeza negra, la parte superior de la cabeza es negra en el macho, roja en la hembra y parda en las crías. Las plumas, que son muy ligeras y aislan­tes, protegen al ave contra el frío y cambian cada año, en la época de la muda, después de la reproducción.

En pleno vuelo.

Un martín pescador con plumaje de color azul.

Las aves. Un martín pescador con plumaje de color azul.

Las aves practican varios tipos de vuelo. En vuelo batido, las alas bajan y suben. En vuelo planeado, el ave, con las alas extendidas e inmóviles, se desliza por el aire tras haber adqui­rido velocidad con un fuerte aleteo.

El vuelo a vela es practicado por aves de gran tamaño: unas (pelícanos, bui­tres, cigüeñas) se elevan en el espa­cio gracias al empuje de las masas de aire cálido ascendente que se forman sobre los continentes, y otras (alba­tros y fardelas) utilizan la fuerza as­censional de las corrientes de aire que chocan con las olas.

Los colibríes tienen un vuelo vi­brado, con numerosos y rápidos movi­mientos de alas: de 60 a 80 por se­gundo. Son las únicas aves que saben volar en todas las direcciones, incluso lateralmente o reculando.

Uñas y membranas.

Las aves. El tucán, gran amigo de la fruta, no desprecia tampoco los reptiles y los pequeños mamíferos a las cuales caza con su enorme pico amarillo. Los ornitólogos han observado en las selvas de Brasil las costumbres de este animal vivaz y bullicioso.

El tucán, gran amigo de la fruta, no desprecia tampoco los reptiles y los pequeños mamíferos a las cuales caza con su enorme pico amarillo. Los ornitólogos han observado en las selvas de Brasil las costumbres de este animal vivaz y bullicioso.

Las patas de las aves, terminadas en dedos provistos de uñas, están bien adaptadas a los diferentes géneros de vida.

Las garzas y los flamencos, que exploran el agua poco profunda tienen las patas muy largas.

Los colibríes y las golondrinas, de vida aérea, tienen unas patas muy cortas, lo mismo que las especies que trepan a los árboles.

Las membranas interdigitales de los patos y de las gaviotas sirven para la natación.

Comer como un pajarito.

Las aves, que utilizan toda clase de alimentos, tienen un régimen muy va­riado. Los pájaros granívoros (pinzón, picogordo, verderón) tienen un pico corto y macizo con el cual parten las semillas.

Los insectívoros, come­dores de insectos y de pequeñas bayas blandas, tienen el pico fino (curruca, lúgano, aguzanieves), o muy corto y ancho (golondrina, vencejo, chota­cabras). Es bien conocido el pico ganchudo de las rapaces nocturnas y diurnas. Los cormoranes y las gavio­tas, cuyo régimen es carnívoro, tam­bién tienen el pico ganchudo.

Las aves. Aunque torpes en tierra los pelícanos, gracias a su gran envergadura (2 metros), se mueven en el aire con gran facilidad. Son excelentes nadadores y utilizan la bolsa que tienen bajo el pico para capturar sus presas.

Aunque torpes en tierra los pelícanos, gracias a su gran envergadura (2 metros), se mueven en el aire con gran facilidad. Son excelentes nadadores y utilizan la bolsa que tienen bajo el pico para capturar sus presas.

En las aves que se alimentan de peces, el pico tiene forma variable: el de las garzas, las garzotas y los martines pescadores es largo y recto; el de los pelícanos posee una bolsa bajo la mandíbula inferior; el de los pingüinos es plano y alto.

La cantidad de alimento consumida cada día es proporcionalmente mayor cuanto menor sea el ave: un colibrí come diariamente dos veces su propio peso, mientras que un águila rato­nera sólo ingiere lo equivalente a un 12 % de su peso.

Récords de velocidad en vuelo (en Km. /h)

Fragata 400 Halcón peregrino 289-300

Paloma mensajera 144

Vencejo negro 99

Las aves. El petirrojo, cuando canta a pleno pulmón abomba su corbata de plumas rojas. Por lo general, el canto va destinado a atraer a u compañero y a alejar a los rivales de su territorio. Los gritos, por el contrario, sirven para transmitir informaciones diversas: la proximidad de un enemigo, por ejemplo.

El petirrojo, cuando canta a pleno pulmón abomba su corbata de plumas rojas. Por lo general, el canto va destinado a atraer a u compañero y a alejar a los rivales de su territorio. Los gritos, por el contrario, sirven para transmitir informaciones diversas: la proximidad de un enemigo, por ejemplo.

Pato salvaje 82

Estornino 77

Golondrina común 61

Pinzón arbóreo 56

Mirlo negro 53

Otros récords. Las mayores envergaduras: albatros, 3,43 m; cóndor, 3,15 m.

El mejor buceador: el pingüino emperador, 60 m (tal vez hasta 240 m).

El huevo más grande: el del avestruz (18 cm de largo y 1,4 Kg.).

.

El huevo más pequeño: el del colibrí (12,5 mm, 0,31 g). 

Una cuna: el nido.

Las aves. Una garza bueyera vigilando sus huevos. Escolta al rebaño que pasta y se alimenta de los insectos parásitos del ganado.

Una garza bueyera vigilando sus huevos. Escolta al rebaño que pasta y se alimenta de los insectos parásitos del ganado.

Con algunas excepciones, las aves anidan en una estación determinada que varía según la latitud (en Europa, en el norte de Asia y en el norte de América, la primavera o el verano).

En la época de la reproducción, casi todas defienden su territorio, que puede tener unos pocos decímetros cuadrados o varios miles de hectáreas y del cual se consideran propieta­rias: ninguna otra ave es admitida en él. Las lechuzas, los búhos, los halco­nes y los chotacabras no hacen nido. Para otras aves (golondrina de mar, chorlito, becada, zarapito, agacha­diza) consiste en un simple hoyo en el suelo, más o menos tapizado de hierbas, algas u hojas. El nido es más elaborado en las águilas, los cerníca­los y las cigüeñas: consiste en una pla­taforma de ramaje tapizada con mate­riales más suaves.

Los pájaros suelen hacer un nido en forma de copa y al­fombrado con plumas, crines, pelusa, musgo y líquenes. A veces, este nido tiene forma de bola (en los tejedores y en algunos paros). Otras aves ha­cen un hueco en la madera (pájaro carpintero) o en la tierra (golon­drina de ribera, martín-pescador).

Las aves. Un somormujo moñudo en su nido flotante. El polluelo, encaramado en el cuerpo de su madre, se acurruca cómodamente al abrigo de las alas.

Un somormujo moñudo en su nido flotante. El polluelo, encaramado en el cuerpo de su madre, se acurruca cómodamente al abrigo de las alas.

En general, el nido no es una «casa» para las aves, puesto que no duermen en él: es una «cuna» para los huevos y para las crías; cuando éstas lo dejan, es abandonado.

Al año si­guiente construyen un nuevo nido, excepto algunas que, como las gran­des rapaces y las zancudas, suelen usar el mismo durante años.

Tiempo de incubación (en días)

Águila real 43

Albatros real 81

Avestruz 42

Cigüeña blanca 33

Colibrí 16-21

Las aves. Albatros incubando un huevo. Estas aves marinas, prodigiosas viajeras, pueden dar la vuelta al mundo entre dos épocas de reproducción. Antiguamente, el vuelo de un albatros estaba considerado por los marinos como un presagio de viento y tempestad.

Albatros incubando un huevo. Estas aves marinas, prodigiosas viajeras, pueden dar la vuelta al mundo entre dos épocas de reproducción. Antiguamente, el vuelo de un albatros estaba considerado por los marinos como un presagio de viento y tempestad.

Cotorra ondulada 17-19

Faisán común 22-27

Gallina 21

Garza gris 25

Golondrina 12-18

Gorrión común 12

Mirlo negro 14

Oca 28

Paloma 15

Paro carbonero 14

Las aves. Una garza real macho con sus crías. En caso de peligro, se pone rígida, estira el cuello y, por mimetismo, se confunde con las cañas entre las cuales anida.

Una garza real macho con sus crías. En caso de peligro, se pone rígida, estira el cuello y, por mimetismo, se confunde con las cañas entre las cuales anida.

Pato 28

Pavo 28

Petirrojo 14

Pintada 28

 

 

Poner e incubar.

Las aves. En su eclosión, los pequeños pelícanos son muy poco agraciados. A los diez días comienzan a cubrirse de plumón negro. Desde el segundo mes se agrupan formando a modo de «guarderías»: buscan su alimento en el pico de los adultos.

En su eclosión, los pequeños pelícanos son muy poco agraciados. A los diez días comienzan a cubrirse de plumón negro. Desde el segundo mes se agrupan formando a modo de «guarderías»: buscan su alimento en el pico de los adultos.

Las aves, por lo común, ponen sus huevos con un día de intervalo. Su número es constante en algunas espe­cies: 1 en el pingüino emperador, el kiwi, el buitre leonado, la fardela y el petrel; 2 en la paloma» y la tórtola; 3 en la gaviota y en algunos chorlitos; 4 en la becada, el zarapito y la aga­chadiza.

Las puestas mayores se han registrado en la perdiz gris (24) y en los megápodos (35) de Oceanía.

La incubación de estos huevos pue­de durar, según las especies, de10 a81 días. La realiza la hembra en la ma­yor parte de los casos, el macho solo (ñandú, casuario, emú) o bien am­bos (garza de cabeza negra, palo­ma).

Comienza en cuanto el primer huevo ha sido puesto (rapaces diur­nas y nocturnas) o cuando toda la puesta ha terminado (pájaros, pato chorlito, becada, zarapito).

Las crías.

Las aves. El picamaderos trepa por los árboles y atrapa a los insectos deslizando su larga lengua por las hendiduras de la madera. Su agudo pico le permite ahuecar los viejos troncos para hacer su nido.

El picamaderos trepa por los árboles y atrapa a los insectos deslizando su larga lengua por las hendiduras de la madera. Su agudo pico le permite ahuecar los viejos troncos para hacer su nido.

Según su aspecto en el momento de eclosionar, se distinguen las crías nidícolas (pájaros, rapaces, petreles, palomas) y los polluelos nidífugos (zarapito, ánade).

Las primeras es­tán desnudas o cubiertas de plumón; tienen los ojos cerrados durante va­rios días y son incapaces de despla­zarse y de alimentarse; dependen en­teramente de sus padres.

Por el con­trario, los pollos nidífugos siempre es­tán cubiertos de plumón, tienen los ojos abiertos y casi todos son capaces de buscar su alimento, aunque los pa­dres los guían y los protegen del frío o de los enemigos.

Existen aves parásitas (sobre todo los cucos) que ponen sus huevos en un nido perteneciente a otra espe­cie. Ni siquiera se preocupan de incu­bar o de alimentar a sus crías. Éstas, que suelen expulsar del nido a sus her­manos adoptivos, son alimentadas por sus nuevos padres.

Travesías intercontinentales.

Las aves. Una cotorra ondulada. La gran belleza de su plumaje la convierte en un animal de jaula muy buscado. Gracias a inteligentes cruzamientos entre diferentes especies, los criadores han logrado «crear» nuevos y magníficos coloridos.

Una cotorra ondulada. La gran belleza de su plumaje la convierte en un animal de jaula muy buscado. Gracias a inteligentes cruzamientos entre diferentes especies, los criadores han logrado «crear» nuevos y magníficos coloridos.

Cada año, millares de aves dejan en otoño el hemisferio norte para ir a países más cálidos, donde encontra­rán el alimento que les conviene.

Estos desplazamientos, llamados mi­graciones», son movimientos regu­lares de ida y vuelta, desde una zona de invernada hasta una zona de repro­ducción y viceversa. También se pro­ducen migraciones en las zonas, tropi­cales: del sur hacia el norte de Afrecha.

Las aves migratorias viajan de no­che o de día: tordos, garzas y papa­moscas se desplazan por la noche; go­londrinas, cigüeñas y rapaces aprove­chan la luz del Sol. Varias especies (grulla cenicienta, cigüeña blanca) siguen «rutas» bastante bien delimi­tadas, pero la mayor parte de las aves migratorias atraviesan los continen­tes en toda su anchura. Para hacerlo algunas se agrupan (grulla cenicienta); otras prefieren la soledad (cuco).

Los pequeños pájaros migratorios suelen volar a menos de 200 metros de altitud cuando es de día; pero, en las noches de otoño y por encima del mar, pueden elevarse hasta los 4.000 metros(estas observaciones han sido hechas con radar). Por encima del Himalaya, la oca de cabeza rayada vuela a 9.000 metros. Se han visto cuervos y palomas hacerlo a 2.500 me­tros.

Las aves. Dicen los poetas que el cisne, antes de morir, entona un canto de inefable dulzura hasta el último suspiro. Pero el cisne común, a pesar de su gran belleza, no posee el melodioso canto que imaginan sus admiradores.

Dicen los poetas que el cisne, antes de morir, entona un canto de inefable dulzura hasta el último suspiro. Pero el cisne común, a pesar de su gran belleza, no posee el melodioso canto que imaginan sus admiradores.

Para estudiar las migraciones se co­loca un anillo de aluminio en una de las patas de las aves, que antes se cap­turan con una red. Si más tarde son halladas, se sabrá la distancia que han recorrido y tal vez pueda decirse el tiempo que han empleado en hacerlo. Así se ha sabido que un vuelvepiedras (pequeña zancuda) había hecho 280 Km. en veinticinco horas, y, tam­bién, que un malvís franqueó 2.500 Km. en cuatro días. Los chorlitos do­rados de Alaska van a invernal’ a las islas Hawai y vuelan sin detenerse du­rante cuarenta horas, a una velocidad aproximada de80 km/h, para cruzar 3.300 Km. sobre el océano Pacífico. Según parece, las aves que migran de día se orientan por el Sol, y las que migran de noche, por las estrellas.

Los sentidos de las aves.

Las aves. Los diamantes mandarines, originarios de Australia, son pequeños y de bello plumaje. Animan las jaulas y las pajareras.

Los diamantes mandarines, originarios de Australia, son pequeños y de bello plumaje. Animan las jaulas y las pajareras.

Así como su gusto y su olfato parecen mediocres, su oído es excelente, sobre todo en las rapaces nocturnas. En cuanto a la vista, es muy precisa y distingue los colores. Sin embargo, los búhos y las lechuzas son miopes, y su vista disminuye con la luz solar.

Clasificación resumida Palmípedas: albatros, patos», cormoranes, ocas, cisnes, gavio­tas.

Corredoras: avestruces, casua­rios.

Zancudas: garzas, cigüeñas, fla­mencos, avefrías.

Rapaces diurnas: buitres, águilas, halcones; nocturnas: búhos, lechuzas.

Gallináceas: perdices, pavos, gallinas, pavos reales.

Palomas: tórtolas, palomas.

Trepadoras y grupos próximos: papagayos, tucanes, cucos, martines pescadores.

Pájaros: alondras, golondrinas, cuervos, currucas, mirlos, gorriones.

Las aves. Tres tipos de pluma. Las remeras (1) son las grandes plumas de las alas en su base están cubiertas por las tectrices (2).Tres tipos de pluma. Las remeras (1) son las grandes plumas de las alas en su base están cubiertas por las tectrices (2).

Estas dos clases de plumas están formadas por un asta que lleva barbas a uno y otro lado.

El plumón (3) forma un espeso manto aislante que debe mantener la temperatura del cuerpo del ave a 410 C.

Las plumas son las que distinguen a las aves de los demás animales voladores (murciélagos o ciertos insectos).

Fotos manualidades.

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades