Sabías que las rocas tienen nombre

La base fundamental del trabajo geológico es la localización y estudio de los afloramientos, es decir, de aquellos lugares donde las rocas aparecen en la superficie sin signos de haber experimentado desplazamientos causados por los agentes erosivos.

Una cantera o una trinchera de carretera o de ferrocarril suelen constituir preciados afloramientos por las posibilidades que ofrecen para la observación y la recogida de muestras.

Estas capas de arcilla erguidas forman un afloramiento de algunos metros de altu­ra, pero reproducen en miniatura un ma­cizo montañoso. El afloramiento permite al geólogo recoger toda clase de mues­tras de esquistos arcillosos y de gres fino coloreados por óxidos metálicos (hierro rojo) y por sulfatos (yeso amarillo).Estas capas de arcilla erguidas forman un afloramiento de algunos metros de altu­ra, pero reproducen en miniatura un ma­cizo montañoso. El afloramiento permite al geólogo recoger toda clase de mues­tras de esquistos arcillosos y de gres fino coloreados por óxidos metálicos (hierro rojo) y por sulfatos (yeso amarillo).

 

 

 

En primer lugar, un martillo sólido, con una punta afilada, la otra pla­na y un mango bastante largo. Un buril resulta útil para romper los grandes bloques.

Las herramientas del geólogo.

En primer lugar, un martillo sólido, con una punta afilada, la otra pla­na y un mango bastante largo. Un buril resulta útil para romper los grandes bloques. Se necesita tam­bién una buena lupa de por lo me­nos seis aumentos, o un cuentahí­los, que se mantiene muy cerca del ojo. Y sobre todo, una libreta en la que se anotarán las observaciones (lugar exacto, fecha, pequeño cro­quis del afloramiento) y saquitos resistentes en los que se clasifica­rán las muestras con una ficha: lu­gar, fecha de recogida y nombre probable de la roca.

Una vez en casa, se pueden co­locar las muestras en cajitas eti­quetadas inscribiendo sobre cada una de ellas todas las indicaciones obtenidas, incluyendo el nombre ¡del investigador! Para los minera­les se operará igual.

Estas curiosas columnas son una anti­gua colada emitida por un volcán, que se ha solidificado al enfriarse rápidamente y ha formado estos prismas de basalto de seis lados. El basalto es una roca cristalina, del tipo eruptivo.Estas curiosas columnas son una anti­gua colada emitida por un volcán, que se ha solidificado al enfriarse rápidamente y ha formado estos prismas de basalto de seis lados. El basalto es una roca cristalina, del tipo eruptivo.

¿Por qué romper piedras?

Para poder observar el rostro intacto de la roca, que no ha sido expuesto durante años ni al aire ni a la llu­via. Se ve de este modo el verda­dero color de la piedra. Para hacer resaltar ciertos elementos (crista­les, pequeños restos de animales fósiles), se puede mojar la piedra con agua (que se evapora rápida­mente) o con un barniz de celulosa (que será casi permanente).

Gracias a la brújula, el geólogo mide la dirección de las capas geo­lógicas, de las fallas. La brújula del geólogo posee un transportador es­pecial, provisto de una aguja mó­vil, que permite medir la pendiente de una capa. Esta pendiente se de­nomina buzamiento. Es el ángu­lo que la capa geológica forma con la horizontal.

Con estos instrumentos y estos datos, los geólogos levantan pa­cientemente un mapa geológico. Se trata de un mapa que indica to­dos los tipos de terreno, con colo­res y signos característicos, y que suele estar acompañado de des­cripciones escritas y de cortes. Los mapas geológicos son instrumen­tos muy útiles para localizar los ya­cimientos de minerales, el petróleo o el agua subterránea. Gracias a un mapa geológico, se puede pre­ver, antes de perforar un túnel, qué rocas va a atravesar.

Rocas muy diferentes en el interior de una cantera. La disposición de las capas permite reconstruir la historia geológica de una cuenca lacustre donde se han de­positado rocas sedimentarias carbona­das, carbones. Se distingue el carbón, negro, sobre una capa de arenisca de grano fino y una de caliza.Rocas muy diferentes en el interior de una cantera. La disposición de las capas permite reconstruir la historia geológica de una cuenca lacustre donde se han de­positado rocas sedimentarias carbona­das, carbones. Se distingue el carbón, negro, sobre una capa de arenisca de grano fino y una de caliza.

¿Qué nombre dar a las piedras?

Como sucede con las flores o los animales, se ha de determinar pri­mero qué piedra es, y luego clasi­ficarla dentro de uno de los tres grandes grupos de rocas:

Las rocas cristalinas, formadas bien por solidificación del magma en el interior de la corteza terrestre (se las llama plutónicas o endó­genas), bien por la erupción de este magma a la superficie (son las ro­cas volcánicas).

Las rocas sedimentarias, forma­das en la superficie del globo, en los lagos, los mares, por la acumu­lación de sedimentos: restos de las otras rocas, residuos de animales y vegetales muertos.

Las rocas metamórficas (es de­cir, aquellas que han sufrido una transformación): son rocas endóge­nas o sedimentarias que han sido deformadas a gran profundidad por los plegamientos que dan origen a las montañas y que sufren grandes cambios mineralógicos a causa de la alta presión y temperatura a que están sometidas.

Piedras más frecuentes

Rocas cristalinas: entre las rocas volcánicas (también llamadas eruptivas), encontramos sobre todo el basalto, roca negra, densa (un pequeño fragmento pesa mucho), muy dura. A veces, un cristal más claro brilla en la masa; es el olivi­no. La traquita y la andesita son ro­cas volcánicas grisáceas de color beige, bastante ligeras, con crista­litos oscuros. La piedra pómez es muy ligera: ¡flota sobre el agua! Tiene un color gris claro.

Un formidable corte de una serie de ca­pas sedimentarias: es el Bryce Canyon, en Utah (Estados Unidos).Un formidable corte de una serie de ca­pas sedimentarias: es el Bryce Canyon, en Utah (Estados Unidos). La erosión (lluvia, viento) destruye lentamente las paredes de gres y caliza del cañón, acu­mulando a sus pies un manto continuo de desprendimientos. Estos últimos, ce­mentados por aguas incrustantes, se convertirán en brechas de ladera; o bien, transportados y erosionados por torren­tes y ríos, se transformarán en arena y en limo. Las rocas sedimentarias detríti­cas son, pues, consecuencia de la ero­sión sobre determinados materiales.

La roca endógena profunda más frecuente es el granito. Es magma que se ha solidificado lentamente, por lo que los cristales han tenido tiempo de formarse y crecer. A sim­ple vista, pueden apreciarse tres minerales cristalizados: el cuarzo, que es transparente; el feldespato, blanco, verdoso o rosado; y la mica, que son pequeñas partículas bri­llantes. Una variedad particular de granito es la pegmatita, con crista­les que pueden alcanzar un metro. La diorita se parece al granito, pero es más oscura. En cuanto al gabro, se trata de una roca verdeoscura muy bonita, pero no suele encon­trarse con frecuencia.

La alta montaña es un lugar privilegiado para coleccionistas de piedras, porque allí se puede observar la roca desnuda sobre grandes superficiesLa alta montaña es un lugar privilegiado para coleccionistas de piedras, porque allí se puede observar la roca desnuda sobre grandes superficies. El glaciar acarrea materiales que desembocan en el valle. Los tritura, los roe, los pule. Aquí, parte de estos materiales -gra­vas, arenas y limos- se ha depositado en el pequeño lago. En primer plano, granitos y gneis limados por el hielo.

Rocas sedimentarias: son nu­merosas y muy diferentes entre sí.

Las rocas detríticas están forma­das por detritus de rocas tales como la arena, y unidas por un ce­mento natural: los gres son rocas sedimentarias detríticas muy ex­tendidas; la arcilla está hecha de granos microscópicos depositados en el mar, y también en los lagos por los ríos.

Las rocas calcáreas son frecuen­tes, a menudo de color beige o gris. Las calizas son rocas calcáreas for­madas por minúsculos trozos de animales marinos soldados juntos por un mineral, la calcita. A veces, grandes conchas de animales muertos forman la mayor parte de la roca. La tiza, la verdadera (no la que se utiliza para escribir en la pi­zarra, que está hecha de yeso y ge­latina), es una roca formada por al­gas calcáreas microscópicas, muertas y depositadas en el fondo del agua. Son tan pequeñas ¡que se necesita un microscopio electró­nico para verlas! Cuando la arcilla aparece mezclada con la caliza se tiene una marga, que se deshace fácilmente en hojas; a veces se la llama pizarra.

(Para reconocer si una roca con­tiene caliza, se vierte sobre ella al­gunas gotas de ácido clorhídrico o de vinagre fuerte. El resultado de la prueba será positivo si se produ­ce una ebullición con desprendi­miento de vapores.)

Las evaporitas: la sal de cocina (sal gema) se presenta a veces bajo la forma de una roca blanca que se disuelve en el agua. El yeso, blan­co natural, acompaña a la sal.

Las rocas combustibles: el car­bón es muy conocido bajo sus di­versas variedades (lignito, antraci­ta, hulla); el petróleo bruto es tam­bién una roca líquida.

Rocas metamórficas: forman fi­nas capas a veces fuertemente ple­gadas, que se rompen con facili­dad. Entre ellas se encuentran los esquistos cristalinos, la pizarra y el gneis, bonita roca con bandas blan­cas (cuarzo) y oscuras (mica): es, con bastante frecuencia, un grani­to muy deformado.

Los esquistos son rocas metamórficas que pueden exfoliar­se en capas casi paralelas, algo onduladas.Los esquistos son rocas metamórficas que pueden exfoliar­se en capas casi paralelas, algo onduladas.

 

 

 

 

El basalto es una roca cristalina volcánica de color negro mate, muy abundante en la corteza terrestre.El basalto es una roca cristalina volcánica de color negro mate, muy abundante en la corteza terrestre.

 

 

 

 

 

La pizarra es también una roca cristalina metamórfica, ge­neralmente de grano fino y de capas exfoliables.La pizarra es también una roca cristalina metamórfica, generalmente de grano fino y de capas exfoliables.

 

 

 

 

El gneis es una roca metamórfica de composición similar al granito; en este ejemplar aparece plegado.El gneis es una roca metamórfica de composición similar al granito; en este ejemplar aparece plegado.
Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades