Sabías que los actores y cómicos son artistas que interpretan diversos papeles

Sabías que los actores y cómicos son artistas que interpretan diversos papeles en el teatro, cine o televisión.

Actores y cómicosActores y cómicos. Farsantes franceses e italianos del siglo XVIII Entre ellos pueden verse a los principales personajes de la «Commedia dell’Arte».

Esta forma teatral italiana, que se basaba en la improvisación y en la pantomima, exigía una interpretación siempre alerta, muy expresiva y muy próxima a la danza y a veces, a la acrobacia.

Cada uno de sus personajes se caracterizaba por un traje y por una máscara que no variaban nunca. Archivos de la Comédie-Francaise.

El actor o cómico, al interpretar un personaje, se convierte durante el tiempo que dura la representación en alguien que no es él.

Actores y cómicos 1Retrato de Rachel 1/821-1858), gran trágica francesa del siglo XIX. Museo Carnavalet, París.

Con su cuerpo, su voz, sus sentimientos y su inteligen­cia da vida a ese personaje. ¿Es acaso un brujo para metamorfosearse a su gusto en príncipe o en lacayo?.

Bajo pretexto de diversión se toma toda clase de libertades y ridiculiza a los poderosos y a los celosos, a las coque­tas y a las madres tiránicas. O, simple­mente, fustiga vicios como la mentira, la pedantería o la absurda lindeza.

Los cómicos siempre han estado considerados como seres aparte, a la vez fascinantes e inquietantes, e inclu­so en algunas épocas de la historia han sido excomulgados por la Iglesia, acusados de escándalo e inmoralidad.

Durante mucho tiempo no se les en­terró en sagrado. Y, sin embargo, el santoral de la Iglesia católica cuenta con más de uno y de dos santos que fueron cómicos.

En la Edad Media, los actores eran «aficionados», es decir, que de hecho tenían otras profesiones, otros medios de ganarse la vida: eran artesanos, nobles o «escolares», y hasta que no se construyeron teatros fijos donde representar de un modo regular, no se convirtieron en artistas profesiona­les.

Actores y cómicos 3Alain Delon (nacido en 1935) interpreta en el cine, con idénticos resultados positivos, a los gángsters sin escrúpulos y a los policías más íntegros.

Todavía hoy, la vida de los actores resulta un tanto inestable, no por el carácter «bohemio» que les atribuye la sociedad más o menos burguesa, sino porque se ven obligados con suma frecuencia a «mendigar» un pa­pel ante los directores de escena y los empresarios. Si bien muchos «cómi­cos» de mesa de café se encuentran casi a gusto frente a ese estado de co­sas, otros actores, con ideas más avan­zadas, intentan conseguir por medio de asociaciones y sindicatos unas con­diciones de trabajo mucho más equi­libradas.

En el cine, hay que tener la suerte de ser escogido y lanzado por un pro­ductor, que fabrica así, gracias a la belleza y a la juventud, estrellas como Marilyn Monroe, Marlene Dietrich, Gary Cooper o Rodolfo Valentino, o gracias a cierto atractivo cómico o «diferente», como en el caso de Char­lie Chaplin, Jean-Paul Belmondo, Giu­lieta Massina, «Cantinflas».

Actores y cómicos 2Marilyn Monroe (1926- 1962), la «estrella de las estrellas», se impuso en la pantalla por su belleza, su vitalidad y su fantasía. Su suicidio puso de manifiesto la soledad que puede rodear a una actriz colmada de éxito.

La «estrella» encarna a un tipo con el cual el espectador intenta identifi­carse: así, a través de su personalidad, el espectador realiza determinados sueños o, a veces, deseos inconfesa­dos. Pero esos sueños cambian, y el público se siente siempre ávido de nuevos héroes: por su sola voluntad -sin tener en cuenta ahora los intere­ses de las productoras- tal vedette ayer adorada, es olvidada y arrinco­nada hoy. La «estrella» apenas se per­tenece a sí misma: los menores deta­lles de su vida privada, verdaderos o no, aparecen a diario en los periódicos y revistas. La «estrella» parece dotada de una gracia natural y escapa en cier­to modo a lo vulgar y a lo cotidiano; pero esa gloria tiene sus inconvenien­tes: contestar las cartas de los admira­dores, cuidar severamente su presen­cia física y su maquillaje, etc.

Actores y cómicos 4Josep Maria Flotats, actor español nacido en Barcelona en 1939, se consagró en la Comédie Francaise. En la fotografía, en una escena del Don Juan, de Moliere.

También el actor de teatro puede hacerse famoso, pero muy rara vez se convierte en una «estrella» de ese tipo. Los más ilustres actores del tea­tro contemporáneo deben su fama, no sólo a su talento, sino también a su constancia y su amor al trabajo.

Se puede llegar a «estrella» de cine sin haber hecho nunca teatro o ha­biéndolo hecho muy pocas veces. Las películas se ruedan a base de peque­ñas escenas (planos, secuencias). Casi no se ensaya, .ya que, a cada cor­te o interrupción, el director puede indicar al actor muy detalladamente o lo que ha de hacer, y si, por ejemplo, éste ha de llorar y no logra hacerlo, siempre se le puede provocar el llanto con algún truco (glicerina, etc.). Después, durante el montaje de la película, el director elige las tomas en que el intérprete está mejor, y de este modo recompone por completo su trabajo.

En el teatro no ocurre lo mismo, ya que, en él, los actores son en absoluto responsables, con una responsabili­dad distinta: un fallo, un lapsus de memoria, un exceso de técnica o de emotividad, no pueden subsanarse sobre la marcha, porque el público está delante, yeso es lo que infunde miedo y respeto incluso a los actores más avezados.

La televisión es un medio de expre­sión distinto que, en cierto modo, participa de la técnica del cine y del teatro (sobre todo en los programas emitidos en directo).

Actores y cómicos 5José María Rodero. Uno de los actores dramáticos más expresivos del teatro español. En una intensa escena de Calígula, de Albert Camus.

El actor romántico -incluso una actriz del talento de Teodora Lama­drid- interpretaba de modo des­igual, a veces de forma sublime y a veces de un modo lamentable. Para acabar con esto y para evitar los «clisés» interpretativos (como, por ejemplo, llevarse la mano al corazón para demostrar que se ama), Sta­nislavski, director del «Teatro de Arte» de Moscú a principios del si­glo xx, ideó y enseñó un determinado número de técnicas de memoria y de imaginación, que permiten construir un personaje y dar paso a la emoción en el momento requerido.

Siguiendo su ejemplo, otros gran­des actores de todo el mundo (Jac­ques Copeau y Charles Dullin, en Francia; Margarita Xirgu en España y,  Lee Strasberg, Elia Kazan y Cheryl Crawford con su «Actor’s Studio» en Estados Unidos) crearon y renovaron las formas, las técnicas y las escuelas interpretativas.

Acerca de richar3000 (685 artículos)
trucos y manualidades