Sabías que los cactus son plantas grasas

En España crecen algunas cactá­ceas en estado silvestre gracias al cli­ma de ciertas regiones, como es el caso de las pitas y chumberas en las costas mediterráneas y, principal­mente, en el sur del país.Cactus, plantas de la familia de las cactáceas, originarias de regiones secas y desérticas.

A pesar de su nombre, las plantas grasas no contienen grasa ni aceite, sino que están repletas de agua o, me­jor dicho, de una especie de jugo, el zumo, que les permite resistir la se­quía.

En España crecen algunas cactá­ceas en estado silvestre gracias al cli­ma de ciertas regiones, como es el caso de las pitas y chumberas en las costas mediterráneas y, principal­mente, en el sur del país.

De hecho, casi todas las plantas grasas provienen de África y, sobre todo, de América. Algunas especies enanas, de formas tan variadas como extrañas, son cultivadas como plan­tas de interior; pero otras, como los cactos llamados «candelabros», pue­den sobrepasar los 10 metros de altu­ra y pesar varias toneladas. Hay algu­nas que contienen sustancias tóxi­cas, como la mescalina (llamada pe­yote por los indios), una poderosa droga que se extrae de un cactus me­xicano.

El tallo, con sus ramificaciones, los hace parecerse a grandes candelabros que pueden alcanzar más de 20 metros de altura. Los cactus constituyen auténticas reservas naturales de agua.Cactus de Arizona.

El tallo, con sus ramificaciones, los hace parecerse a grandes candelabros que pueden alcanzar más de 20 metros de altura. Los cactus constituyen auténticas reservas naturales de agua.

Entre otras plantas cactáceas ame­ricanas, pueden ser citadas: el nopal, la chuna, el espiritusanto, los cirios, el acacana, etc.

En todo el mundo existen otros mu­chos tipos de plantas cactáceas, pro­vistas o no de espinas. En África del sur, por ejemplo, se encuentran los pleiospilos, tan parecidos a las piedras pequeñas de los suelos rocosos sobre los que viven que se los conoce como «plantas-piedra» y sólo una vista acos­tumbrada puede distinguirlos.En todo el mundo existen otros mu­chos tipos de plantas cactáceas, pro­vistas o no de espinas. En África del sur, por ejemplo, se encuentran los pleiospilos, tan parecidos a las piedras pequeñas de los suelos rocosos sobre los que viven que se los conoce como «plantas-piedra» y sólo una vista acos­tumbrada puede distinguirlos.

Artículos relacionados

Acerca de richar3000 (687 artículos)
trucos y manualidades