Sabías que los cereales son plantas alimenticias cuyo nombre proviene de Ceres

Los cereales son plantas alimenticias cuyo nombre proviene de Ceres diosa latina de las cosechas.

Se designa con el nombre de «ce­reales» a un amplio conjunto de plan­tas cuyos granos, generalmente redu­cidos al estado de harina, constituyen un elemento esencial para la alimen­tación humana y animal en casi todas las regiones del mundo. La mayor parte de estas plantas pertenecen a la familia de las gramináceas.

Algunas de ellas (arroz, maíz y sorgo) se cultivan, sobre todo, en los países cá­lidos, y otras (trigo, cebada, avena y centeno) toleran climas más riguro­sos.

Los cereales 1. Campo de trigo, con las espigas en granazón. Campo de trigo, con las espigas en granazón.

Las superficies cultivadas han au­mentado progresivamente pero el in­cremento considerable de la producción se debe principalmente a la obtención por selección de nuevas variedades caracterizadas por su ele­vado rendimiento y su resistencia a las intemperies (frío, sequedad) y a las enfermedades.

De los 1.700 millones de toneladas de cereales cosechadas anualmente en el mundo, el trigo representa el 28,6 %, el arroz el 24,5 %, el maíz el 27 %, la cebada el 9,5 %, la avena el 2,7 %, los mijos el 1,7 % Y el cente­no el 1,8 %. La producción mundial equivale en promedio al consumo dia­rio de un kilogramo (3.400 calorías) por cada habitante del planeta.

Ahora bien, una gran parte de los cereales es consumida por los animales domésticos (al comer un pollo ingeri­mos indirectamente unos 3 kilogramos de grano); otra (15 % del total) se pierde por diferentes causas (humedad) o es pasto de los insectos, los pájaros y los roedores, en tanto que una propor­ción importante de la cosecha es trans­formada por diferentes industrias.

Los cereales 2. Espiga de cebada. Secada y reducida al estado de harina (malta), la cebada sirve, entre otras cosas, para fabricar el «whisky». Espiga de cebada. Secada y reducida al estado de harina (malta), la cebada sirve, entre otras cosas, para fabricar el «whisky».

En la industria alimentaria, los ce­reales se utilizan principalmente para fabricar pan, pastas y pasteles. Pero también se hacen con ellos unas bebi­das más o menos alcohólicas obteni­das por fermentación y destilación (cerveza, aguardientes), así como alimentos compuestos para los anima­les.

Los cereales, especialmente sus subproductos y desechos, se emplean también en otros sectores, tales como la construcción (paneles aislantes a base de paja), la industria farmacéu­tica (antibióticos y vitaminas), la de los plásticos, la papelera y otras que elaboran colas y productos derivados del almidón.

El trigo, la espiga de oro nutritiva

El trigo es una planta herbácea anual, de la familia de las gramíneas, originaria deI Próximo Oriente.

Los cereales 3. Espiga de trigo madura.Espiga de trigo madura.

Entre las numerosas variedades de esta planta, las dos especies más co­rrientes son el trigo duro, que sirve para la fabricación de pastas alimen­ticias, y el trigo blando, de donde se extrae la harina, destinada a fabricar el pan. El trigo duro sólo se suele culti­var en regiones cálidas y secas, mien­tras que el trigo blando  se adapta a climas más rigurosos. Lo mismo se le encuen­tra en las proximidades del círculo polar, en Noruega, que en el ecuador, en los valles de los Andes o en las al­tiplanicies de Kenya.

El trigo es una planta anual; es de­cir, que sólo se siembra y cosecha una vez al año. Según las especies, la siem­bra se hace en otoño o a principios de primavera. En climas templados, la siega se efectúa a partir de julio (he­misferio norte) o enero (sur).

La universal harina.

Situada en la parte más alta de su tallo, la espiga de trigo contiene las semillas o granos. El hombre, mediante un largo trabajo de selección y de cruzamientos entre variedades, ha multiplicado su número, aumen­tado su tamaño y acrecentado su re­sistencia a las malas condiciones cli­matológicas y a las enfermedades. Ri­cos en almidón y en materias proteíni­cas, estos granos son recogidos y moli­dos para obtener la harina.

Hierbas y gramíneas.

Aún más que los árboles, las hierbas ocupan vastas extensiones en todo el mundo. Forman los verdes pastos de las llanuras americanas, las sabanas africanas quemadas por el sol y las áridas estepas de Asia.

Más cerca de nosotros están los prados, en los que pacen tranquila­mente las vacas y los corderos; los grandes campos de trigo, de avena o de maíz, y el césped de los jardines o de los campos deportivos.

Los cereales 4. Plantas cuyo tallo, blando y verde, muere cada año. Las gramíneas (o gramináceas incluyen también los cereales. Plantas cuyo tallo, blando y verde, muere cada año. Las gramíneas (o gramináceas incluyen también los cereales.

Contrariamente a lo que sucede con los árboles, el desarrollo de las gramíneas no alcanza el estado de madera. Su tallo, generalmente hue­co (excepto en la caña de azúcar), presenta una serie de nudos y sirve de soporte a largas y estrechas hojas. Sus flores, desprovistas de cáliz y de corola, se agrupan en espigas alrededor del tallo.

La utilidad básica de las hierbas es la alimentaria: los animales herbívoros, como su nombre indica, se nutren con ellas.

Desde hace miles de años, la ali­mentación y la economía humanas dependen en gran parte de los cereales: el trigo, el arroz, el mijo o el maíz forman parte de la subsistencia cotidiana.

Los «simples».

Las hierbas aromáticas (espliego, tomillo, salvia, mejorana, etc.) son muy apreciadas por sus propiedades olorosas y culinarias. Otro tipo de gramíneas, el grupo que en farmacia se llamó de los «simples», ha sido durante mucho tiempo la materia bá­sica de muchos medicamentos. El arte de curar por medio de hierbas (fi­toterapia) se practica todavía en mu­chas aldeas europeas, así como en África y en América del Sur. Incluso se ha puesto de moda en nuestra so­ciedad: aunque las infusiones de man­zanilla o de digital y las cataplasmas de acedera no curan todos los males, tampoco son nocivas para la salud.

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades