Sabías que los cómics son series de dibujos que cuentan una historia

Los cómics y las bandas ilustradas son series de de dibujos que cuentan una historia.

Las historietas cuya acción se de­sarrolla en una serie de viñetas suce­sivas reciben el nombre de «bandas ilustradas» o de «cómics», en razón de que las primeras que se publicaron, realizadas en Estados Unidos, eran siempre humorísticas.

Cómics y bandas ilustradas 1Los Pieds Nickelés, de Louis Portan. Los alegres compinches, que hablan argot y realizan hazañas incalificables, no pasan mucho tiempo en prisión, cuando llegan a ser detenidos.

Pueden estar divididas en episodios, como las que se publican en los periódicos, o bien presentarse como relatos completos reunidos en un solo cuaderno.

Exis­ten también publicaciones especiali­zadas que sólo contienen «cómics».

Conviene distinguir los «cómics»­ de los llamados «cómix» (también co­nocidos como «cómics underground» ). Estos últimos se distinguen porque cultivan intencionadamente el «feís­mo», es decir, la fealdad en el dibujo. Están destinados a un público adulto.

Cómics y bandas ilustradas 7Lucky Luke, creado por Morris en 1947.
En torno al simpático «cow-boy» se recrea toda la historia del Oeste americano, sin que pueda distinguirse siempre la realidad de la parodia.
El «comic» se hace aquí cómplice del cine para enriquecer la leyenda.

Las bandas ilustradas relatan histo­rias por medio de imágenes.

Los diá­logos se indican, dentro de las viñetas, en forma de bocadillos, que desempeñan el mismo papel que la banda so­nora en el cine,

Cómics y bandas ilustradas 2El país sin estrellas, de Mezieres, en Pilote. Limitada antaño a un papel pasivo y decorativo, la mujer de las bandas ilustradas actuales participa ampliamente en la acción y le presta encanto y voluptuosidad.

Serie de dibujos que cuentan una historia.

Como en las películas, no existen, en principio, comen­tarios.

La historia tiene que compren­derse solamente a través del diálogo de los protagonistas,

Todo esto distingue al «cómic» de la fotonovela (que no es dibujada, pero que emplea también bocadi­llos) y de las historias dibujadas, en las que el texto que «explica» se en­cuentra debajo de la imagen.

Los «cómics» y su lenguaje.

Los guionistas y dibujantes («rea­Iizadores-directores») buscaron ante todo cierto equilibrio entre el texto y el dibujo. Pronto se dieron cuenta de que los bocadillos podían, a su vez, hacer imagen.

Cómics y bandas ilustradas 3Viñeta de Timoléon, de Alexis. La representaci6n gráfica del sonido tiene un gran poder de sugestión.
El hecho de que su origen quede oculto (situado fuera del cuadro) crea aquí un acertado efecto de sorpresa.

Vemos entonces la aparición de bocadillos rojos para ex­presar la cólera o el dolor, y otros de contornos dentados para traducir la fuerza del «sonido». Las propias le­tras adoptan, de vez en cuando, un parecido con objetos reales.

Una se­rie de signos se mezclan, por último, con los elementos de la decoración: estrellas para significar un choque, trazos detrás de un personaje que co­rre para indicar la velocidad, etc.

Cómics y bandas ilustradas 4Little Nemo, de Winsor MacCay, explora el país del ensueño.
Su despertar, siempre brusco, rompe el encanto de sus sueños maravillosos.

Los primerosmics.

La primera historia en imágenes con bocadillos, difundida en miles de ejemplares, apareció en 1897, en Es­tados Unidos: se trataba de Katzen­jammer Kids, de R. Dirks.

El lanza­miento de «cómics» iba ligado a la lu­cha que sostenían los grandes periódicos de Nueva York a principios de siglo: el éxito de los «cómics» aumen­taba considerablemente las ventas. Después de los suplementos dominica­les, ilustrados y en colores, hicieron su aparición, hacia 1907, las tiras o episodios diarios.

Cómics y bandas ilustradas 5Pif le Chien hizo su aparición, en 1952, en el periódico Vaillant, fundado en París tras la Liberación de Francia. Después, en 1965, dio su nombre a la propia revista.

Ya en 1905, W. MacCay se servía, con Little Nemo in Slumberland, de la mayor parte de procedi­mientos redescubiertos hoy: la variación del formato de las imágenes en una misma página, por ejemplo.

Europa no conoció su primer cómic auténtico hasta 1925, con Zig et puce, de Alain Saint-Ogan. La Bé­cassine, de Pinchon (1905), y Les Pieds Nickelés, de Forton (1908), sólo eran todavía historias ilustradas, como lo era La familia Fenouillard (1895) y el Sapeur Camember (1886), de Chris­tophe.

Cómics y bandas ilustradas 6Sargento Kirk, de H. Pratt (1953). La imagen, muy sobria, contrastada en blanco y negro, es de un gran valor expresivo, especialmente por su encuadre en picado, que recuerda la técnica del cine.

Contrariamente, América, desde el principio, no tuvo ningún prejuicio contra los «cómics»: se hacían para todos y eran leídos por todos.

En Eu­ropa se necesitó medio siglo para que fueran aceptados por los adultos.

Los grandes clásicos.

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos tenía ya todo un pasado en materia de bandas ilustradas o «cómics».

Cómics y bandas ilustradas 10Objetivo: la Luna, por Hergé, en lengua irani. Las aventuras de Tintín y sus compañeros han sido traducidas a 80 lenguas.

Los «cómics» familiares inundaron el mercado a tra­vés de «sindicatos» (organismos de di­fusión). Cabe citar Blondie y Bicot. Después llegaron los grandes relatos de aventuras: Tarzán, de Hogarth, y Flash Gordon, de Raymond, que apa­recieron en forma de láminas, así como las series cotidianas, como Dick Tracy y Li’l Abner.

Cómics y bandas ilustradas 8Asterix, creado en 1959, por Goscinny y Uderzo, resucita con humor el folclore galo.

El éxito de los su­perhéroes (Supermán, Batmán) tra­ducía el secreto deseo de cada uno: ser un justiciero invulnerable.

Los personajes de Tintin (1929) y de Spirú (1938) fueron creados en Bélgica. A partir de 1960, mientras Estados Unidos sufría los primeros asaltos de unos «cómics» contestata­rios, incluso devastadores (Fritz el Gato), los dibujantes franceses agrupados en torno a la revista Pilote pro­porcionaron al «cómic» una nueva generación de artistas de talento agresivo.

Cómics y bandas ilustradasMickey Mouse, creado en 1928 para el cine, fue adaptado a los «cómics» a partir de 1931.
Es el primer personaje del «zoo» de Walt Disney, al que seguirán el Pato Donald, los Tres Cerditos y el perro Pluto.

Accesibles a todas las edades, desde los lectores de Mickey Mouse hasta los de Barbarella, los «cómics» se han convertido en un arte popular.

La influencia del cine.

La maravillosa lección aportada en 1905 por Little Nemo pasaría a segun­do plano cuando hicieron irrupción el cine y, dentro de él, las películas realistas.

Cómics y bandas ilustradas 11Tarzán, el hombre-mono, héroe de las novelas de E. R Burroughs, hizo su aparición en los «cómics» en 1929, gracias a F. Foster.
Su sucesor, B. Hogarth, llegó a una tal perfección del dibujo que no se ha dudado en compararlo con Miguel Ángel, probablemente con bastante exageración.

Los «cómics tuvieron que adaptarse al gusto del día. Hubo que hacer imágenes «fotográficas», con­forme a las que podían verse en la pantalla.

Los westerns, las series policía­cas, las historias de guerra y de aven­turas invadieron poco a poco los «có­mics» (Agente Secreto X9, Jim de la Selva, Connie, etc.) y éstos, contraria­mente al nombre que llevaban, se con­virtieron en relatos dramáticos.

Los dibujantes se esforzaron en re­producir los movimientos de la cá­mara (panorámicas, travellings) y los encuadres (primer plano, plano medio, etc.). La influencia del cine sigue siendo hoy muy fuerte.

A fuerza de copiar el «séptimo arte», el «cómic» ha renunciado a parte de su ori­ginalidad. Sin embargo, ahora se vuel­ven a descubrir los sueños, lo maravi­lloso, lo fantástico; en una palabra, la poesía.

Al lado de «cómics» como Asterix o Lucky Luke aparecen ilus­traciones que parecen cuadros.

Entre las palabras, los dibujos y los colores, la mirada es libre de pasearse como le viene en gana. El «cómic», en plena mutación, se convierte en un arte con todos los derechos.

Cómics y bandas ilustradas 13El hombre enmascarado, de Lee Falk, creado en 1936, pertenece a la larga serie de los justicieros norteamericanos (Supermán, Flash Gordon, etc.).
Estos héroes tienden a demostrar que sólo los grandes hombres engendrados por la providencia pueden cambiar el curso de los acontecimientos.

 

 

 

 

Cómics y bandas ilustradas 12Pravda la Survireuse, creada en 1967 por Guy Pellaert, es una de las numerosas heroínas de «cómics» para adultos aparecidas después de los años 60 (con Jodelle, del propio Pellaert; Barbarella, de Forest; Valentina, de Crepax, etcétera).

 

 

 

 

 

 

Cómics y bandas ilustradas 14Rahan, creado en 1969, en Pif le Chien, por Chéret y Lecureux.
En el universo feroz de la prehistoria, Rahan, armado sólo de un cuchillo, pero sobre todo de su razón, doma las fuerzas de la naturaleza y aporta la luz a la humanidad naciente.
Acerca de richar3000 (685 artículos)
trucos y manualidades