Sabías que los fósiles son  la huella de la vida

El hombre apareció sobre la Tie­rra hace unos dos millones de años. Pero, unos seiscientos millones de años antes que él, ya existían anima­les y plantas. Durante todo este lar­guísimo período, los océanos y los continentes estaban poblados por innumerables especies, por lo general muy diferentes de las que conocemos en la actualidad. Muchas de ellas de­saparecieron, y sólo hemos llegado a enterarnos de su existencia gracias al hallazgo de sus fósiles.Los fósiles son restos o huellas de animales o de vegetales que existieron antes de la época histórica.

El hombre apareció sobre la Tie­rra hace unos dos millones de años. Pero, unos seiscientos millones de años antes que él, ya existían anima­les y plantas. Durante todo este lar­guísimo período, los océanos y los continentes estaban poblados por innumerables especies, por lo general muy diferentes de las que conocemos en la actualidad. Muchas de ellas de­saparecieron, y sólo hemos llegado a enterarnos de su existencia gracias al hallazgo de sus fósiles.

Fósil de pájaro, en que el esqueleto y las plumas han permanecido perfectamente visibles.Fósil de pájaro, en que el esqueleto y las plumas han permanecido perfectamente visibles.

La historia en conserva.

Tras su muerte, los organismos tienden a descomponerse por la ac­ción de las bacterias y acaban por co­rromperse. No obstante, a veces ocu­rre que, por efecto de diversos fenó­menos bioquímicos, sus partes duras se conservan y se transforman poco a poco en piedra, sin que por ello pierdan su aspecto. De este modo han podido mantenerse casi intactos di­versos dientes y osamentas de verte­brados de épocas muy antiguas. Tales restos permiten reconstruir su medio con relativa precisión.

Con respecto a los invertebrados, es cierto que no poseen esqueleto; pero, en cambio, muchos de ellos tienen un caparazón que puede con­servarse en estado fósil; así, por ejem­plo, los trilobites, animales articula­dos que poblaban los mares de la era primaria y que desaparecieron hace unos doscientos millones de años, aproximadamente.

Sucede también, aunque en menor medida, que el cuerpo entero de un animal se haya salvado de la descom­posición: en Siberia se han hallado mamuts enterrados en el hielo desde la época de las cavernas.

Mucho más comunes, por el con­trario, son las huellas fósiles encontra­das en los yacimientos de hulla y que permiten, en especial, conocer los vegetales que crecían hace unos tres­cientos millones de años.

Por último, cabe incluir dentro de los fósiles todas las huellas dejadas por animales: rastros de pasos, deyec­ciones petrificadas, etc.

Vegetal fósil del período carbonífero, hace unos doscientos millones de años.Vegetal fósil del período carbonífero, hace unos doscientos millones de años.

Una preciosa fuente de enseñanza.

Un hueso fósil es un vestigio de sumo valor en la medida en que la vida haya dejado en él su impronta: de su observación, el especialista puede extraer algu­nos rasgos del ser al que perte­neció.

Ciertos surcos señalan el em­plazamiento de los vasos que recorrían su cuerpo, algunas concavidades revelan la forma de sus músculos y determinados salientes indican sus puntos de unión y su fuerza. Asimismo, la forma de sus extremos da a co­nocer la manera en que el citado hueso estaba articulado con los demás huesos, así como su for­ma y modo de moverse.

Artículos relacionados

Acerca de richar3000 (687 artículos)
<p>trucos y manualidades</p>