Sabías que los manantiales es agua que brota de la tierra

Cuando llueve, gran parte del agua que cae penetra en la tierra y se infiltra en ella lentamente, hasta que encuentra una capa impermeable que no la deja pasar. Forma entonces un manto freático, que empapa profun­damente el suelo y fluye muy despa­cio. Cuando esta agua sale de nuevo al aire libre, se forman un manantial y un pequeño arroyo.El agua viva de los manantiales suele ser fresca y pura.

Cuando llueve, gran parte del agua que cae penetra en la tierra y se infiltra en ella lentamente, hasta que encuentra una capa impermeable que no la deja pasar. Forma entonces un manto freático, que empapa profun­damente el suelo y fluye muy despa­cio. Cuando esta agua sale de nuevo al aire libre, se forman un manantial y un pequeño arroyo.

El agua de manantial es fresca, pura y buena para beber (potable), pues ha sido filtrada por la tierra. Pero, en ciertas regiones industriales, los ma­nantiales superficiales o de aflora­miento suelen estar contaminados. En cambio, el agua de los manantia­les profundos, menos abundantes, es apta para el consumo.

Géiseres y fuentes petrificantes.

El agua retenida a ciertas profundi­dades puede estar a presión. Cuando ésta aumenta demasiado, el agua sur­ge bruscamente por una mínima fisu­ra o pozo artesiano, formando un po­tente chorro. Los géiseres, que se en­cuentran en las regiones volcánicas, son manantiales de agua caliente, que surge de forma intermitente junto con emanaciones gaseosas (azufre) y vapor de agua. Islandia cuenta con muchos géiseres, pero el más conoci­do está en Estados Unidos, en el par­que Yellowstone: se le llama el « Vie­jo fiel» porque brota, con gran regula­ridad, cada 63 minutos.

A veces, el agua de los manantiales lleva en disolución mucha cal, que se endurece al contacto con el aire libre. Forma entonces fuentes petrificantes: los objetos que se echan en ellas se cubren poco a poco de una costra de piedra.

Los manantiales termales, por últi­mo, contienen sustancias minerales disueltas (sales), que se consideran eficaces para tratar ciertas enferme­dades,

El agua fresca y pura de un manantial de montaña puede manar suavemente o bien, como en este caso, brotar en forma de cascada.El agua fresca y pura de un manantial de montaña puede manar suavemente o bien, como en este caso, brotar en forma de cascada.

Encontrar agua.

A ciertas personas se les atribuye la facultad de descubrir manantiales subterráneos por medio de una varilla. Esta costumbre, cuya eficacia es discutida por muchos, parece remontarse al siglo XVI. El zahorí, sujetando con ambas manos una rama de avellano en forma de horquilla, se pasea atento a la menor oscilación de la varilla, que revelaría la presencia de un manantial bajo sus pies.

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades