Sabías que los olores son producidos por cuerpos volátiles

Los olores son sensaciones producidas en el órgano del olfato por ciertos cuerpos volátiles presentes en la atmósfera.

El interior de cada orificio de la nariz está tapizado por una membra­na: la mucosa pituitaria. En la parte superior de las fosas nasales, la pitui­taria consta de una zona de células sensoriales u olfativas. Cuando una sustancia olorosa entra en contacto con estas últimas, se produce una sen­sación que, transmitida al cerebro* por el nervio" olfativo, desencadena el fenómeno de la olfación: se percibe un olor.El interior de cada orificio de la nariz está tapizado por una membra­na: la mucosa pituitaria. En la parte superior de las fosas nasales, la pitui­taria consta de una zona de células sensoriales u olfativas. Cuando una sustancia olorosa entra en contacto con estas últimas, se produce una sen­sación que, transmitida al cerebro* por el nervio” olfativo, desencadena el fenómeno de la olfación: se percibe un olor.

El sentido del olfato puede ser perturbado, en su acuidad (anosmia o en su calidad (cacosmia), a causa de ciertas enfermedades d. la nariz o de las vías respiratorias.El sentido del olfato puede ser perturbado, en su acuidad (anosmia o en su calidad (cacosmia), a causa de ciertas enfermedades d. la nariz o de las vías respiratorias.

La percepción de los olores está re­lacionada con los movimientos de la respiración; al inspirar, sentimos el aroma de los alimentos de una forma aún más sutil que a través del gusto. Una persona que no tiene desarro­llado el olfato tampoco tendrá desa­rrollado el gusto.

El olfato permite distinguir un nú­mero incalculable de olores. Está muy desarrollado en los mamíferos carní­voros: los perros, por ejemplo, hus­mean el rastro de la caza a enorme dis­tancia y pueden detectar un olor par­ticular en medio de otros muchos.

Los perfumes de Oriente.

Desde la antigüedad se conocen unos perfumes de origen animal (al­mizcle, ámbar gris), reservados primitiva­mente a las ceremonias religiosas y al culto de los muertos (embalsama­miento). En la Edad Media se ex­trajeron también de los vegetales, en particular de las flores (rosa, lirio, jazmín); fue entonces cuando co­menzaron a formar parte de los cuida­dos de tocador, en forma de bálsamos y de aceites olorosos.

El delicado arte de extraer el perfu­me de las flores procede de Oriente. Antes, esta técnica se practicaba en frío, a partir de los pétalos de rosa, que se mezclaban con semillas de sé­samo. Estas semillas contienen un aceite que tiene la propiedad de disol­ver el perfume: basta con prensarlas junto a los pétalos para obtener un aceite perfumado.

Un laboratorio de perfumería. Algunos especialistas son capaces de distinguir, sólo con el olfato, hasta varios centenares de perfumes.Un laboratorio de perfumería. Algunos especialistas son capaces de distinguir, sólo con el olfato, hasta varios centenares de perfumes.

La perfumería.

La moderna industria de la perfu­mería utiliza siempre este método para producir esencias de origen ve­getal, es decir, a base de flores, fru­tos”, raíces o resinas. Con la diferen­cia de que, ahora, la grasa de cerdo ha sustituido a las semillas de sésamo.

Además, hoy se emplean ciertas esencias animales, como el ámbar (procedente del estómago del cacha­lote), la algalia y el almizcle (ex­traídos de una bolsa situada bajo el vientre de la civeta y del almizcle­ro). Y, por otra parte, el gran desa­rrollo de la química” permite la fa­bricación de perfume sintético, espe­cialmente a partir del alquitrán obte­nido por destilación de la hulla.

Los desodorantes.

Desde hace algunos años, la moda y la publicidad fomentan la utilización de una serie de productos perfumados destinados a purificar el aire o a contrarrestar los olores corporales. Miles de «bombas» de desodorantes vaporizan nubes de perfume sintético.

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades