Sabías que ópera significa obras en italiano

Composición dramática cantada por solistas y por coros, con acompañamiento instrumental y con una acción representada en teatros que por lo mismo, reciben el nombre de ópera.

Ya en el siglo V a. de J.C., la tragedia griega mezclaba poesía, mú­sica y acción escénica. Sin duda se acordaron de ella los florentinos del siglo XVI, cuando crearon su teatro cantado. La Euridice (1600), de Jacopo Peri, es el primer testimonio de un nuevo género llamado dramma per música. En este género alternan los coros y los reci­tativos, equidistantes del canto y de la declamación y cuyo nombre deriva de la costumbre de recitar el texto con entonaciones poco variadas.

El moderno perfil del auditorio de Tenerife ha llevado a que sea considerado uno de los emblemas más singulares de la ciudad de Santa Cruz y de la isla de TenerifeEl moderno perfil del auditorio de Tenerife ha llevado a que sea considerado uno de los emblemas más singulares de la ciudad de Santa Cruz y de la isla de Tenerife

Una creación italiana.

Años más tarde, Monteverdi (1567- 1643) aporta a sus óperas (Orfeo, 1607) una fuerza expresiva que has­ta entonces nunca había mostrado la música. Sin embargo otros composi­tores atenderían más a la puesta en es­cena o al virtuosismo vocal. En Nápo­les, la ópera se convirtió muy pronto en una sucesión de arias destinadas al lucimiento de los cantantes, sin preo­cuparse lo más mínimo de que la mú­sica sirviese a la acción. Esto es el Bel canto.

Cuando Haendel (1685-1759) es­cribía sus partituras para los aficiona­dos ingleses, obedecerá a estas exi­gencias, muy alejadas, por cierto, de la originalidad y de la profundidad de Dido y Eneas (1680), ópera de Hen­ry Purcell (1658-1695), compositor inglés de formación contrapuntística y muy atento a la tradición musical inglesa.

Lully, Rameau y Gluck.

En tiempos de Luis XIV, Jean ­Baptiste Lully (1632-1687) adaptó al gusto francés los diversos elementos de la ópera italiana y creó, primero, la comedia-ballet (género en el que los episodios cómicos alternaban con «di­vertimentos» danzados) y, más tarde, la tragedia en música.

En cuanto a la ópera-ballet, que alcanza su punto de perfección gra­cias a Jean-Philippe Rameau (1683- 1764) y que utiliza las innovaciones de Lully, fue considerada como la suprema expresión del espíritu clasicis­ta hasta que de forma inesperada, na­ció un nuevo género, más sencillo y más ligero: la opéra comique (ópera cómica). Cómica porque quería bur­larse de la ópera y, para ello, se va­lía del estilo vivaz de la ópera bufa italiana (género divertido que se re­presentaba en los intermedios).

Filósofos, literatos y músicos -no sólo de Francia, sino de toda Euro­pa- partidarios de uno de los dos gé­neros, polemizaron sobre el tema has­ta que la reforma de Christoph Von Gluck (1714-1787), defensor de la realidad dramática, puso fin a la po­lémica. Las principales obras de Gluck (Orfeo, 1762; Alcestes, 1767; Armida, 1777) tienen una nobleza, un calor y una claridad que no existen en las producciones italianas.

Ovación en la Scala, de Milán. Este gran teatro lírico, sin lugar a dudas el más conocido del mundo, ha ofrecido representaciones de todas las óperas importantes. Hoy sigue consagrando a los principales cantantes.Ovación en la Scala, de Milán. Este gran teatro lírico, sin lugar a dudas el más conocido del mundo, ha ofrecido representaciones de todas las óperas importantes. Hoy sigue consagrando a los principales cantantes.

De Mozart a Bizet.

La influencia de Gluck y la de la ópera italiana quedan equilibradas en la obra de Mozart. Tanto en sus ópe­ras bufas como en sus óperas serias, Mozart puso su genio al servicio de todas las formas del teatro musical, y, en cada caso, supo aportar por igual espíritu y perfección en el arte de ca­racterizar a los personajes y de plan­tear las situaciones.

En el siglo XIX, Italia continúa sien­do la patria de la ópera. Hasta tal pun­to es así que se olvidan allí todas las demás formas musicales. Rossini”, Bellini, Donizetti y, muy especialmen­te, Verdi, se preocupan especialmente de que la voz de los cantantes resalte y luzca por encima de todo. Más tarde, a finales del siglo, la orquesta adquiri­rá un papel más importante, se aban­donarán los temas históricos o legen­darios para inspirarse en la vida co­tidiana (La Bohéme de Puccini; Pa­yasos de Leoncavallo). Es el verismo (o realismo).

Mientras tanto, en el resto de Euro­pa se manifiestan varias tendencias paralelas: la ópera romántica de te­mas legendarios triunfa con Carl Ma­ria von Weber (1786-1826); la ópe­ra heroica, a veces grandilocuente, es decir, la «grand opéra» de los france­ses, se impone gracias a Giacomo Me­yerbeer ( 1791-1864); la ópera lírica de gusto francés es cultivada por Charles Gounod; la ópera «popular» y nacio­nalista se abre paso con Modest Mus­sorgski (1839-1881); etc.

La ópera se ha convertido ya en el espectáculo favorito de los públicos. Carmen, de Bizet (1875), es la más representada de todas las óperas del mundo.

Don Quijote, de Jules Massenet, es una escenificación, llena de humor, del famoso personaje español. La ópera sigue siendo uno de los espectáculos menos frecuentados por las masas (salvo, quizás, en la URSS).Don Quijote, de Jules Massenet, es una escenificación, llena de humor, del famoso personaje español. La ópera sigue siendo uno de los espectáculos menos frecuentados por las masas (salvo, quizás, en la URSS).

Wagner abre nuevas vías.

Pero es Richard Wagner (1813- 1883) quien domina durante un siglo el teatro musical. Con las reformas por él propuestas, la melodía con­tinua sustituye a las arias y a los con­juntos (dúos, tríos, concertantes, etc.) tradicionales. Su obra influye en Ri­chard Strauss (1864-1949) y en los rusos Glinka (1804-1857) y Rimski­Korsakov (1844-1904), así como en Claude Debussy (1862-1918), cuyo Peleas y Melisenda (1902) es una adap­tación al francés de las teorías wagne­rianas. Y asimismo está presente en las ideas de Felipe Pedrell, teórico es­pañol que influyó mucho en la apari­ción de la ópera nacional española (Granados, Falla).

Desde finales del siglo XIX, los compositores han procurado renovar las tradiciones italiana, francesa, ale­mana, etc. De ello se han ocupado en especial Paul Dukas (1865-1935), Francis Poulenc (1899-1963), Igor Stravinski (1882-1971), Arthur Ho­negger (1892-1955), Darius Milhaud (1892-1972) y Benjamín Britten (1913- 1976). Sin embargo, la renovación más importante ha sido, sin duda, obra de Alban Berg (1885-1935), autor de Wozzeck y de Lulú. En estos títulos se vislumbra el teatro total del futuro, que aglutinará todas las formas de expresión.

La opereta.

La opereta, aparecida en el siglo XIX, recoge la fórmula de la ópera cómica, pero con mayor nervio y fantasía.

La opereta vienesa alcanzó éxitos mundiales gracias a Johann Strauss (1825-1899), a quien debemos El murciélago y El barón gitano, y a Franz Lehar (1870-1948), autor de La viuda alegre.

Cosí fan tutte, de Mozart. A juicio de Rossini reunía «el encanto de la armonía italiana y la profundidad de la armonía germánica».Cosí fan tutte, de Mozart. A juicio de Rossini reunía «el encanto de la armonía italiana y la profundidad de la armonía germánica».

En Estados Unidos, la ópera -muy cultivada como género- apenas ha ofrecido frutos originales, salvo en el caso de la folk-opera, cuyo ejemplo más brillante, sin duda, es Porgy and Bess, de Gershwin.  

La Traviata, de Verdi, en el Covent Garden, teatro de la ópera de Londres.La Traviata, de Verdi, en el Covent Garden, teatro de la ópera de Londres.

Las salas de ópera más bellas.

En el mundo existen 59 teatros de ópera. Entre los más famosos, podemos citar el de Bayreuth (Alemania del Oeste), donde se celebra todos los años el festival Wagner; la Ópera, de París; el Covent Garden, en pleno centro de Londres; el Metropolitan, de Nueva York; el Teatro de la Moneda, en Bruselas; la Ópera, de Viena, y la de Salzburgo (ambas en Austria); la Scala, de Milán, y la Fenice, de Venecia, que, junto con el San Cario, de Nápoles, son los tres locales operísticos más importantes de Italia; el Gran Teatro del Liceo, de Barcelona, el Colón, de Buenos Aires, etc.

 

Artículos relacionados

Acerca de richar3000 (687 artículos)
<p>trucos y manualidades</p>