Sabías quien escribió Alicia en el país de las maravillas

Alicia en el país de las maravillas fue escrita por Charles Lutwidge Dodgson, escritor y matemático inglés (1832-1898),Alicia en el país de las maravillas fue escrita por Charles Lutwidge Dodgson, escritor y matemático inglés (1832-1898),

Pastor protestante, profesor de matemáticas, autor de obras científi­cas muy serias y administrador de un colegio de Oxford, Charles Lutwidge Dodgson era un hombre muy tímido que sólo se sentía feliz cuando estaba junto a los niños. Su obra más famosa, Alicia en el país de las maravillas, fue improvisada, durante unos paseos en barca, para divertir a tres niñas de ocho años, entre las que estaba Alice Liddell, a la cual está dedicado el libro, que apareció en 1865.

Charles Lutwidge Dodgson firmaba sus libros con el seudónimo de Lewis Caroll.

Una niña llamada Alicia, intrigada por la agitación de un conejo blanco, se lanza en su persecución por una ga­lería subterránea que se prolonga en un pozo. Alicia en el país de las maravillas.

Una niña llamada Alicia, intrigada por la agitación de un conejo blanco, se lanza en su persecución por una ga­lería subterránea que se prolonga en un pozo.

Tras una larga caída, descu­bre un mundo pintoresco e incohe­rente, donde se ve rodeada por extra­ños personajes: un gusano de seda que fuma y razona, una cocinera que hace bailar en todos los sentidos a las cacerolas y a los platos, y un niño llo­rón que acaba por transformarse en un cochinillo.

Los episodios absurdos se suceden: un té en casa de los locos, la partida de cróquet con una Reina de Corazones irascible, una danza efectuada por una tortuga llamada Fantasía y por un grifo, un proceso donde no se sabe exactamente qué es lo que se está juzgando, etc. No reve­lamos aquí el final de la historia, que es a la vez lógico e imprevisible.

Los episodios absurdos se suceden: un té en casa de los locos, la partida de cróquet con una Reina de Corazones irascible, una danza efectuada por una tortuga llamada Fantasía y por un grifo, un proceso donde no se sabe exactamente qué es lo que se está juzgando, etc. No reve­lamos aquí el final de la historia, que es a la vez lógico e imprevisible.Muy popular en Gran Bretaña, este cuento ha sido calificado de de­lirante e incomprensible por muchos adultos, pero gusta generalmente a los jóvenes, sobre todo por su humor y por su fantasía.

Otra razón que explica su éxito ex­cepcional es que Alicia no cesa de crecer y de empequeñecerse: la preo­cupación que ella tiene es la misma que la del niño que se siente pequeño entre los mayores y cada vez mayor con respecto a los pequeños. La histo­ria, si se lee atentamente, contiene también sabrosas bromas sobre la es­cuela y sobre el modo de aprender y de explicar un texto.

Ilustración de «Té con los locos», por John Tenniel, para la edición original de Alicia, en 1865. Mientras el lirón duerme, la liebre de marzo y el sombrerero loco se entregan a un juego de adivinanzas sin respuesta que desconcierta a Alicia.

La mejor manera de saborear este célebre librito, lleno de juegos de pa­labras, es aprender el inglés para leer­lo en el texto. Incluso se puede apren­der inglés leyéndolo, ya que es diver­tido y está escrito en un lenguaje muy sencillo.Cómo leer «Alicia»

La mejor manera de saborear este célebre librito, lleno de juegos de pa­labras, es aprender el inglés para leer­lo en el texto. Incluso se puede apren­der inglés leyéndolo, ya que es diver­tido y está escrito en un lenguaje muy sencillo.

Los apasionados de Alicia también podrán apreciar las dos continuacio­nes que el escritor realizó después:

A través del espejo (1872) y La guar­dería de Alicia (1890). Lewis Carroll escribió también La caza del Snark (1876), poema fantástico presentado como «un delirio en ocho episodios o crisis», y una novela, Silvia y Bru­no (1889).

Sospechas de que Charles Lutwidge Dodgson (Lewis Carroll) fuese Jack el Destripador.

Aunque siempre se le consideró una persona soñadora e inofensiva, en 1996 el autor Richard Wallace no vaciló en acusarlo de haber sido el hombre que estaba oculto bajo el alias de Jack el Destripador. Las pretendidas pruebas que supuestamente lo acusaban eran frases crípticas contenidas en sus libros diecinueve años antes de la matanza del otoño de 1888. Según esta interpretación, el ya desequilibrado escritor dejó allí pistas anticipando los crímenes que planeaba cometer.

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades