Sillones construidos a base de bastidores

Esta pareja de sillones se podrá incorporar rápidamente a cualquier rincón de la sala de estar, ya que son de muy fácil construcción.Esta pareja de sillones se podrá incorporar rápidamente a cualquier rincón de la sala de estar, ya que son de muy fácil construcción.

Pero es que, además, son unos elementos de asiento muy cómodos que se trasladan sin dificultad de un sitio a otro y, llegado el caso, se les pueden cambiar las fundas para limpiarlas o variar su aspecto.

No sólo será una satisfac­ción poder disponer de es­tos sillones mellizos, sino que también será agradable su misma construcción, pues no se presenta en ella ningu­na clase de dificultad técnica ni nada que pueda constituir un riesgo de fracaso por fal­ta de experiencia. Cuando se hayan comprado a medi­da todos los elementos de madera, sólo hay que reali­zar los labrados de ensam­ble a base de lazos en los extremos de las piezas. Ya se ha visto en otros artículos  anteriores que ello se realiza fácilmente con una sierra circular. Pero sin ella tam­bién se podrán realizar los dientes con un serrucho.

Este es el aspecto del sillón una vez construido y sin haber procedido aún a recubrir los asientos y el respaldo y al acabado superficial.Este es el aspecto del sillón una vez construido y sin haber procedido aún a recubrir los asientos y el respaldo y al acabado superficial.

En las fotografías que se acompañan se muestra la manera de proceder para la construcción del marco exterior de un asiento (50 cm de altura, 65 de profundidad y 73 de ancho). El travesaño delantero se halla a una al­tura de 26 cm sobre el suelo y el de la parte de atrás está fijado mediante caja y espiga a sólo 4 cm del canto inferior de los laterales del sillón.

Los dos marcos que for­man el asiento propiamente dicho son exactamente igua­les: 55 cm de anchura y 54 de profundidad. Se hallan unidos por dos bisagras. Para poder graduar la posi­ción del asiento hay que fijar otras dos bisagras entre el respaldo y el travesaño tra­sero colocado en la parte de arriba. El marco del respaldo sobresale 15 cm sobre el nivel de los brazos. Estos mar­cos de asiento y respaldo se rellenan con un tablero con­trachapeado. Para que este tablero pierda rigidez y sea algo elástico, tiene unos cor­tes longitudinales hechos con la sierra circular en me­dio de la plancha. Para evitar que se rajen, se realizan tala­dros de 2 cm de diámetro.

Los telaretes o marcos del asiento se forran con tela re­tenida mediante grapas. Los galces en que se alojan los rellenos de los marcos pue­den realizarse antes o des­pués de encolarlos. Pero también se puede ahorrar este proceso si se fijan listo­nes de 1,5 cm de anchura en medio del canto interior.

La manera de conseguir la graduación de asiento y res­paldo es muy sencilla. En el travesaño delantero del ar­mazón se fijan dos clavijas que tengan 10 mm de grosor. Se colocan de manera que correspondan aproxi­madamente a la mitad de los largueros del asiento en cuya parte inferior se realiza la se­rie de perforaciones que per­miten posiciones más o me­nos avanzadas de dicho asien­to y así dar más o menos in­clinación al respaldo. Las posiciones del asiento de­penderán de los taladrados que se hagan (foto 11).

Los cojines se dejan suel­tos. La espuma se ha recu­bierto con una tela de forro para evitar que la loneta, con que se tapiza exteriormente el cojín, forme arrugas y no resbale, tal como ocurriría si se hallará en contacto direc­to con la espuma. Este recu­brimiento con loneta está compuesto de dos partes iguales, con la costura en medio de la platabanda del cojín. Los ángulos de la tela se remeten hacia el interior.

La bandeja que se coloca entre ambos sillones está formada por un marco en cuyo interior un cristal armado descansa sobre clavijas in­sertadas en los cantos inte­riores del marco (foto 13).

No se ha olvidado el tener en cuenta un lugar plano entre ambos asientos para dejar unos vasos, botellas y cenicero. Un marco en el que recibe un cristal armado constituye el nexo entre ambos sillones y les acaba de dar un sentido. Esta especie de mesa queda retenida simplemente  por unos ganchos o alcayatas atornillados a las patas de los sillones y se puede retirar si no interesa hacerla servir.No se ha olvidado el tener en cuenta un lugar plano entre ambos asientos para dejar unos vasos, botellas y cenicero.
Un marco en el que recibe un cristal armado constituye el nexo entre ambos sillones y les acaba de dar un sentido.
Esta especie de mesa queda retenida simplemente  por unos ganchos o alcayatas atornillados a las patas de los sillones y se puede retirar si no interesa hacerla servir.

.

.

La técnica fotográfica permite visualizar la diferentes posiciones que puede tener un sillón según se corra más adelante o hacia atrás el marco de asiento, convenientemente retenido por sendas clavijas alojadas en los respectivos agujeros de una y de otra serie, y situados en la parte inferior del marco.La técnica fotográfica permite visualizar la diferentes posiciones que puede tener un sillón según se corra más adelante o hacia atrás el marco de asiento, convenientemente retenido por sendas clavijas alojadas en los respectivos agujeros de una y de otra serie, y situados en la parte inferior del marco.

.

.

.

1 Mediante espigas de 16 mm de grosor se ensamblan los maderos que forman los bastidores laterales de lo sillones, Las espigas serán 1 mm más largas.1
Mediante espigas de 16 mm de grosor se ensamblan los maderos que forman los bastidores laterales de lo sillones.
Las espigas serán 1 mm más largas.

.

.

.

.

2 Los marcos de los asientos se construyen con maderos de 6 por 3,2 cm de sección. Se ensamblan a hor­quilla y espiga. El labrado ha de ser hol­gado, pues, de no hacerlo así, se corre el riesgo de desgajar el madero con la horquilla.2
Los marcos de los asientos se construyen con maderos de 6 por 3,2 cm de sección.
Se ensamblan a hor­quilla y espiga.
El labrado ha de ser hol­gado, pues, de no hacerlo así, se corre el riesgo de desgajar el madero con la horquilla.

.

.

.

3 Cuando no se dispone de cárceles de gran ta­maño, se pueden utilizar dos más pequeñas, apretadas una con otra. Los listones auxiliares no han de cargar en el punto del ensamblado.3
Cuando no se dispone de cárceles de gran ta­maño, se pueden utilizar dos más pequeñas, apretadas una con otra.
Los listones auxiliares no han de cargar en el punto del ensamblado.

.

.

.

.

4 Cuando las uniones encoladas ya no se des­prenden, se pueden eliminar los elementos de apriete. Hay que comprobar las diagonales de los mar­cos para confirmar el escuadrado y corregirlo.4
Cuando las uniones encoladas ya no se des­prenden, se pueden eliminar los elementos de apriete.
Hay que comprobar las diagonales de los mar­cos para confirmar el escuadrado y corregirlo.

.

.

.

.

5 Con una lijadora orbital provista de papel del 80 se alisan las testas ligeramente sobresalientes de las espigas. Luego se pule sucesivamente todo el bastidor con lija de 100 y de 150.5
Con una lijadora orbital provista de papel del 80 se alisan las testas ligeramente sobresalientes de las espigas.
Luego se pule sucesivamente todo el bastidor con lija de 100 y de 150.

.

.

.

.

6 Los bastidores que forman la ba­se de los sillones se unen me­diante tres travesaños sujetos a caja y espiga. Para montarlos se construirá un útil en forma de dos listones dispues­tos paralelamente y retenidos en un plano de trabajo o en el banco.6
Los bastidores que forman la ba­se de los sillones se unen me­diante tres travesaños sujetos a caja y espiga.
Para montarlos se construirá un útil en forma de dos listones dispues­tos paralelamente y retenidos en un plano de trabajo o en el banco.

.

.

.

7 Los tableros que rellenan los marcos de asiento y respaldo reciben una serie de cortes paralelos hechos con la sierra circular, para proporcionar mayor elasticidad a la superficie. Para evitar que estos cortes se abran en sus extremos, se practicará un taladrado previo.7
Los tableros que rellenan los marcos de asiento y respaldo reciben una serie de cortes paralelos hechos con la sierra circular, para proporcionar mayor elasticidad a la superficie.
Para evitar que estos cortes se abran en sus extremos, se practicará un taladrado previo.

.

.

.

8 Los telaretes (marco y relleno) se forran por una cara con tela retornada y grapada en la parte opues­ta. Hay que tener la precaución de ten­sar bien la tela. La zona grapada se recubre luego con una tira de tela au­toadhesiva.8
Los telaretes (marco y relleno) se forran por una cara con tela retornada y grapada en la parte opues­ta.
Hay que tener la precaución de ten­sar bien la tela.
La zona grapada se recubre luego con una tira de tela au­toadhesiva.

.

.

.

9 Con ayuda de dos bisagras se une el respaldo con el travesaño posterior de arriba del bastidor. Con dos bisagras se unen los dos elementos que constituyen el asiento.9
Con ayuda de dos bisagras se une el respaldo con el travesaño posterior de arriba del bastidor.
Con dos bisagras se unen los dos elementos que constituyen el asiento.

.

.

.

.

10 los rellenos de los marcos de asiento y respaldos se incorporan y se fijan a los listones median­te clavos cuyas cabezas se botan para que no perjudiquen la tela de los cojines.10
Los rellenos de los marcos de asiento y respaldos se incorporan y se fijan a los listones median­te clavos cuyas cabezas se botan para que no perjudiquen la tela de los cojines.

.

.

.

.

.

11 Así se consigue graduar la inclinación del asiento: la parte que asoma de una gruesa clavija se aloja en alguno de los agujeros taladra­dos bajo los largueros del marco.11
Así se consigue graduar la inclinación del asiento: la parte que asoma de una gruesa clavija se aloja en alguno de los agujeros taladra­dos bajo los largueros del marco.

.

.

.

.

12 Para que la tela de lona no forme arrugas con la espu­ma, ésta recibe un primer forrado. Las fundas de loneta llevan un cierre de cremallera para poderlas retirar y lavar.12
Para que la tela de lona no forme arrugas con la espu­ma, ésta recibe un primer forrado.
Las fundas de loneta llevan un cierre de cremallera para poderlas retirar y lavar.

.

.

.

.

13 Entre los dos sillones descansa la mesa, sobre cuatro alcayatas roscadas en las patas de los sillones gracias a unos alojamientos hechos en la parte inferior del marco.13
Entre los dos sillones descansa la mesa, sobre cuatro alcayatas roscadas en las patas de los sillones gracias a unos alojamientos hechos en la parte inferior del marco.

.

.

.

.

Materiales (para un sillón} Todas las medidas en cm.

Parte Piezas        Medidas  Material
Bastidores patas
Montantes 4 50 x 8 x 4                                   Pino
Largueros 4 65 x 8 x 4                                   Pino
Travesaños 3 65 x 6 x 4                                   Pino
Asientos
Montantes verticales 4 54 x 6 x 3,2                                   Pino
Montantes horizontales 4 55 x 6 x 3,2                                  Pino
Relleno 4 43 x 42 x 0,8                        Contrachapado
Listones 3,5 m lineales de 1,5 x 1,5
Bandeja auxiliar
Listones cortos 2 43 x 4 x 3,2                                  Pino
Listones largos 2 57 x 4 3,2                                 Pino
Cristal armado 1 58,8 x 34,8

Accesorios

4 Bisagras corrientes.

1 Cojín para asiento de 56 x 55 x 10 (dureza media de espuma).

1 Cojín para respaldo de 56 x 45 x 10 (espuma blanda). Tela

Sugerencia.

Unos sillones como éstos quizá no resultarán según cuál sea el color de la loneta. He aquí otra propuesta: Te­ñir la madera de pino de co­lor negro y forrar los coji­nes con una tela en que jue­guen blanco y negro. Pue­den utilizarse algodón, lino o fibras artificiales.

De todos modos, el acaba­do debe avenirse natural­mente con el resto de la pie­za en donde se han de colo­car los sillones.

Si se quiere teñir la made­ra, recuérdese que hay que remojarla y lijarla antes de dar el tinte para que éste quede uniformemente repar­tido.

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades