Técnica de la colada.- Manualidades cerámica.

Técnica de la colada.

Otra aplicación de la elaboración de vasijas con moldes de escayola consiste en la técnica del colado de barbotina o mezcla de arcilla en agua.

Técnica de la coladaEn la técnica de la colada, los moldes de escayola se llenan con esta barbotina, la cual permanece dentro de ellos cierto tiempo. Durante éste, la escayola absorbe el agua de la barbotina y una capa de arcilla se deposita sobre las paredes de aquél. La arcilla sobrante debe eliminarse; para efectuar el desmolado habrá que esperar, en cambio, a que se haya endurecido en parte.

Este método tiene la ventaja de permitir la fácil repetición de las piezas, al mismo tiempo que la elaboración de vasijas de paredes de extrema delgadez y finura, así como de extraordinaria lisura.

Sugerencias para hacer el molde.

Procura ser comedido en el tamaño de las primeras piezas a elaborar. En un principio, procede a hacer un objeto de dimensiones reducidas y después, cuando hayas adquirido la suficiente práctica con esta técnica, prosigue con piezas más grandes y complejas.

El molde para la colada puede ser un modelo de arcilla ya preparado o lo puedes tu mismo con un fragmento de arcilla en estado de «cuero duro» y pulidores para tallar.

Otra alternativa es servirse de un objeto natural, como, por ejemplo, un limón.

Debemos procurar, no obstante, que los modelos de que nos sirvamos sean algo flexibles, para poderlos retirar del molde de yeso una vez éste se haya endurecido, pues si el modelo es una cerámica cocida o una pieza de metal, no podremos sacarla del molde. Por ello es necesario, en tal caso, disponer de moldes que consten de varias piezas.

Utiliza una escayola de grado superfino para realizar el molde y procura que sea de un tipo lo más denso posible.

Barbotina de colada o «colage».

Técnica de la colada 9La barbotina de colada se diferencia de las ordinarias en dos aspectos. En primer lugar, no es tan plástica; en segundo, se convierte en un electrólito cargado al añadirle pequeñas cantidades de unas sustancias denominadas de­floculantes (carbonato de sosa y silicato de sosa).

Por ello, las partículas de arcilla cargadas se repelen entre sí en vez de juntarse. En consecuencia, las barbotinas de colada necesitan menos agua que las ordinarias, con lo cual los riesgos de encogimiento, resquebrajamiento y distorsión son menos.

Aunque una de las fórmulas más empleadas para la preparación de la barbotina suele ser la siguiente:

Agua del 35 al 60 %

Carbonato de sosa del 0,2 al 0,5 %

Silicato de sosa del 0,1 al 0,25 %

Te recomiendo que, al adquirir la arcilla, solicites del proveedor la fórmula apropiada para ella.

Una vez realizada la mezcla, se cuela con un cedazo para elimi­nar posibles grumos.

Procura que el molde esté limpio y seco. Paradójicamente, si el secado es completo, pasa una esponja húmeda y limpia por su superficie interior.

Si se trata de un molde nuevo, es aconsejable llenarlo de agua y evacuarlo seguidamente con el fin de eliminar cualquier resto sólido.

Como operación previa, vierte la barbotina desde el recipiente de preparación a otro de cuello ancho, poco a poco y de modo que fluya suavemente por las paredes interiores; repetir hasta que no haya burbujas de aire.

A continuación, echar la barbotina en el molde con cuidado y no demasiado aprisa. Evitar que se deslice por las paredes de aquél y no detenerse hasta que el molde esté lleno. A medida que la escayola comience a absorber el agua, el nivel de la barbotina descenderá. El tiempo necesario para obtener el grosor conveniente de la pared de arcilla dependerá del que se desee, de la absorción del molde y de la cantidad de humedad. En un primer intento, prueba con dos minutos y regula el tiempo en función de esta experiencia para lograr cualquier otro grosor.

Una vez conseguida la pared de arcilla del grosor deseado, levanta el molde con cuidado y desecha la barbotina sobrante. Coloca dos tablillas de madera sobre un bol (véase fig. 3) e invierte el molde sobre las tablillas de madera. Antes de volverlo a su posición normal  deja escurrir la barbotina durante dos o tres minutos.

Elimina, cortando la arcilla que haya quedado por los bordes del molde, tan pronto se haya endurecido.

Si deseas añadir una decoración de «encaje» a la pieza, este motivo ornamental debes comenzar a preparar en cuanto el molde se haya llenado. Pasas una esponja limpia y húmeda sobre una placa de escayola lisa y procede a hacer el «encaje» salpicando o vertiendo barbotina sobre su superficie. Prepara una cantidad considerablemente mayor de la que pueda parecer necesaria. Transcurridos 15 minutos, el «encaje» estará lo suficientemente seco para ser separado de la escayola y ser objeto de ornamentación. Une a la pieza con barbotina algo más líquida y fija bien en sus paredes mientras permanezca húmeda la superficie interior de la pieza moldeada.

Veinte o treinta minutos después de vaciarse el molde de la barbotina sobrante ya puedes retirar la pieza. Extrae la pieza con cuidado, despegando primero por una parte y luego por otra, dejando tiempo para su endurecimiento  Si se resiste a despegarse  deja transcurrir algunos minutos más y da unos ligeros golpes al molde.

Cuando la vasija esté seca, puedes proceder a lijar las imperfecciones  También puede repasarse después de una cocción de bizco­cho a baja temperatura (600 a 700°). 

Material necesario.

Barbotina de colada o «colage”. Molde de escayola.

2 tablillas de madera.     Rascador o paletilla de acero. Escayola.  Papel de lija fino. 

Técnica de la colada 11.

Vierte con cuidado la barbotina preparada según el método descrito, por el centro del molde hasta que esté lleno en su totalidad. 

.

.

.

.

.

.

.

Técnica de la colada 22.

Cuando la arcilla se haya depositado en cantidad considerable en las paredes del molde, desecha la arcilla sobrante. 

.

.

.

.

.

.

.

Técnica de la colada 33.

Deja escurrir el molde colocán­do en posición invertida sobre un par de tablillas de madera dispuestas sobre un cubo o bol. 

.

.

.

.

.

.

.

Técnica de la colada 44.

Elimina los excesos de barbotina que pueda haber en el borde del molde cortándolos con una paletina de acero. 

.

.

.

.

.

.

.

Técnica de la colada 55.

Vierte la barbotina sobre la superficie de una placa de escayola con el fin de formar el «encaje”. 

.

.

.

.

.

.

.

Técnica de la colada 66.

Desprende con cuidado de la placa las diversas zonas de «encaje» que hayan sido seleccionadas previamente. 

.

.

.

.

.

.

.

Técnica de la colada 77.

Al unir con barbotina el «encaje» a la pieza, se obtiene una original decoración a base de motivos en relieve. 

.

.

.

.

.

.

.

Técnica de la colada 88.

La decoración de «encaje» convierte a esta vasija, sencilla y fácil (de reproducir  en una pieza única.

.

.

.

.

Acerca de richar3000 (687 artículos)
trucos y manualidades