Técnica del barnizado.- Manualidades pinturas y barnices.

Técnica del barnizado.

Casi todo aficionado ha tenido que pasar por el fracaso de ver que el barniz aplicado no ha quedado bien, provocando toda una serie de trabajos de corrección y al empleo de más barniz, todo lo cual supone tiempo y dinero.

Técnica del barnizadoCon la mano en el corazón, confesemos  sinceramente que nos ha ocurrido más de una vez. A fin de evitar que esto pueda volver a ocurrir, a continuación se dan las principales normas de aplicación de barniz y cuáles son los barnices para cada caso.

Barnizar correctamente es algo muy diferente a (darle a la brocha). Esta diferencia la han vivido muchos bricoladores al realizar trabajos de barnizado. No hay ningún barniz ni laca que proporcione un buen acabado superracial si antes no se ha procedido a una serie de trabajos preparatorios  Tanto en la madera como en el metal, esto significa: lijar, lijar y sobre todo lijar.

Inmediatamente se ha de imprimar o tapar los poros. Con ello se consigue una mejor adhesión del barniz que se dará posteriormente. Por otra parte, con esta capa de tapaporos se logra relle­nar las desigualdades super­ficiales de las fibras de la ma­dera, es decir, que cierren los poros, a fin de que la pintura permanezca sobre este fon­do y no sea absorbida.

Técnica del barnizado 1Tres procedimientos de aplicación de barniz idóneos para el bricolador en pequeñas superficies, el uso del pincel o spray en superficies más grandes, una pistola de proyección.

Téngase siempre presente en todo trabajo de imprimación que el producto que se emplea sea el más adecuado al barniz que luego se utilizará  Asimismo también deben emplearse los indispensables productos disolventes o fluidizantes del barniz. Por ello es aconsejable utilizar los productos elaborados por el mismo fabricante del barniz  De esta manera se estará completamente seguro de que se utiliza el disolvente idóneo y no se producirá ninguna reacción contraproducente.

Para el bricolador son muy adecuados dos sistemas de barnizar: el de la proyección de pequeñas partículas de barniz mediante aire o un gas propulsor y el de la aplicación de capas mediante un instrumento, como un pincel, una brocha o un rodillo. El sistema de proyección resulta muy beneficioso y útil cuando se tienen que pintar grandes superficies. Sin embargo, es indispensable trabajar en una habitación carente de polvo si se quieren lograr unos resultados satisfactorios.

Técnica del barnizado 2La temperatura ambiente está comprendida entre los 180 y 300 C. La humedad estará por debajo del 80 % de aculturación.

También se requieren unas condiciones semejantes cuando se barniza por otro procedimiento. Hay quien logra con el pincel mejores superficies regulares, pues la técnica de la proyección requiere práctica. 

Pensando precisamente en el bricolador han sido creadas los aerosol de proyección de barnices (nitrocelulósicos, generalmente), siendo éste un sistema de proyección que se presta mucho a cubrir pequeñas superficies. Los fabricantes ofrecen amplia gama de tonalidades, tanto en tonos brillantes como en mates.

El denominado sistema de inmersión no es un procedimiento adecuado para el bricolador, ya que requiere gran cantidad de pintura y dispositivos que no están al alcance del aficionado.

Imprimación.

No todo depende de la clase de barniz que se utilice. Un buen acabado depende mucho más de una imprimación adecuada (de un tapado de poros) que del mismo barniz.

Antes de tapar los poros de algunas maderas, especialmente las procedentes de las coníferas, es necesario un tratamiento previo mediante un fungicida o eliminador de hongos. Tal como ocurre con las pinturas y barnices es importante atenerse a las instrucciones del fabricante.

Generalmente deben aplicarse dos capas de tapapo­ros para conseguir que los poros queden tapados uniformemente y se rellenen las depresiones entre las fibras duras de la madera. Antes de cada capa es preciso proceder a un lijado y a un desempolvado. Sólo así se conseguirá una superficie apta para recibir el barniz. Una nueva capa de imprimación o de barniz requiere que la anterior esté seca por completo.

Barnizado (cargado).

Técnica del barnizado 3El barnizado o cargado se realiza en capas sucesivas. Si conviene, hacer más fluido el barniz.

Los barnices finales son unos productos que tradicionalmente se aplicaban mediante una muñequilla de trapo de género de punto y proporcionaban un brillante acabado sedoso.

Estos sistemas clásicos prácticamente ya no se emplean, aun cuando son perfectamente válidos, ya que suponen una gran inversión de tiempo y de costos. Hoy en día se utilizan más que nada barnizados a base de laca nitrocelulosa o de sus combinaciones, que casi no tienen nada que ver con el antiguo nombre de barniz de goma laca.

Según el sistema de aplicación del barniz se distinguen los siguientes procesos: pintado (con pincel o brocha), proyección (mediante aire u otro propulsor), aplicación con rodillo o cilindro y, por último, depositado por cascada y a muñequilla.

Ninguno de estos medios proporciona un acabado mate sedoso como el antiguo sistema de la muñequilla, ya que requieren el empleo de gran cantidad de resinas que dan un aspecto brillante al acabado.

De todos los sistemas citados sólo están al alcance del bricolador el pintado con pincel, la proyección con pistola o spray y la muñequilla.

Técnica del barnizado 4La muñequilla para aplicar el barniz es una envoltura de género de punto de algodón. No deja pelusilla.

El barnizado a muñequilla consiste en emplear un trozo de tela de género de punto que no produzca pelusilla, envolviendo un apelotona­miento de hilachas de algodón.

Esta muñequilla se empapa con el barniz, el cual se aplica sobre la superficie en sucesivas pasadas hasta que se logra un acabado con el brillo deseado. Hay que dejar que seque antes de dar otra nueva pasada, ya que, de no hacerlo así, el barniz quedará como empañado  El barnizado a muñequilla es el tratamiento final idóneo para un mueble que ha sido muy bien acabado.

El barnizado con proyección requiere que la superficie que se va a recubrir esté lijada y exenta de polvo.

Existen barnices que ya están preparados para su proyección sin más. En cambio  hay otros que es preciso diluirlos para que se puedan aplicar. No se dan entrecruzando las pasadas, como en el caso anterior, sino siempre siguiendo la dirección del veteado de la madera y procurando cargar la superficie de una sola vez, sin volver a insistir.

El barniz con pincel (paletina) es adecuado para recubrir pequeñas superficies, tales como perfiles y tallas, ya que no requieren acabados muy brillantes. El barniz suministrado para paletina suele secar rápidamente y, por tanto, se debe aplicar con prontitud. Los barnices para pincel pueden ser utilizados como barnices para muñequilla si se le añaden algunas gotas de aceite de pulimento.

Lacas acrílicas.

Técnica del barnizado 6Para usar lacas o barnices acrílicos no es menester disolvente ni diluyente, pues basta utilizar como tal el agua.

Esta clase de lacas suelen conocerse también como lacas al agua, ya que las pinturas o barnices suelen ser una dispersión de resina en agua.

Tienen la ventaja de que los instrumentos utilizados se pueden limpiar asimismo con agua, lo cual es muy importante para el bricolador. La resina artificial para esta clase de productos es la resina acrílica.

Si se aplica con pincel, el barniz acrílico produce una superficie lisa. En cambio, si la superficie se da con rodillo resulta más o menos rugosa.

El barniz acrílico seca rápidamente: al cabo de 20 minutos ya no se le adhiere el polvo y después de dos o tres horas ya se puede volver a pintar. Retrasa el tiempo de secado una temperatura muy baja y un ambiente muy húmedo.

Lacas de poliéster.

Técnica del barnizado 7Atención con las lacas de poliéster, pues son perjudiciales si llegan a tocar la piel

Denominadas abreviadamente PEL, están formadas por dos componentes, una resina de poliéster no saturado que reacciona (cataliza) debido a la incorporación de un endurecedor (catalizador).

Ambos componentes se mezclan antes de su aplicación  El tiempo que tarda en gelificar es muy breve. Esta clase de laca se suele aplicar por el procedimiento de depositado o de proyección. Es un detalle importante que la temperatura del local donde se aplica esté entre 20° y 24° C, y tanto la laca como el soporte se hallen a la misma temperatura.

Técnica del barnizado 5Una laca de poliéster mal empleada: la mezcla no ha sido hecha de acuerdo con las proporciones especificadas.

No es necesario dar una capa de imprimación con esta clase de recubrimientos. Existen algunas maderas tropicales, como el ébano y el palisandro  que son incompatibles con estas lacas, ya que su contenido en aceites esenciales inhibe la resina y acaba por destruirla.

Por este motivo estas maderas requieren una imprimación con otra clase de resina, como, por ejemplo, la de poliuretano. Ya que las lacas de poliéster rellenan los poros de la madera, consiguen al mismo tiempo las dos fases del barnizado. Cuando este tipo de resinas han endurecido ya no se pueden volver a disolver y son muy duras y resistentes.

En el trabajo con estas lacas hay que tener en cuenta que pueden ser perjudiciales si entran en contacto con la piel o se respiran durante su manipulación los vapores que desprenden. Por ello se requiere una buena ventilación en los locales donde se trabaja con lacas de poliéster. Si el catalizador entra en contacto con la piel debe eliminarse con abundantes lavados con agua y jabón. Si llegase a los ojos puede causar serios daños en la visión. Por esto es imprescindible el uso de gafas de protección cuando se manipulan estas resinas.

Lacas de poliuretano.

Técnica del barnizado 9Para usar lacas o barnices acrílicos no es menester disolvente ni diluyente, pues basta utilizar como tal el agua.

Designadas abreviadamente como PUR, pertenecen al grupo de lacas de reacción y constan de dos componentes que deben mezclarse entre sí, antes de su aplicación, en una proporción determinada.

Después de haber realizado la mezcla queda un margen de tiempo relativamente dilatado para proceder a su aplicación, al cabo de la cual se produce una reacción química que da como producto el uretano, que es un compuesto de gran peso molecular y prácticamente insoluble por los disolventes normales.

La aplicación puede ser con pincel o también (convenientemente diluida la resina) con pistola.

Técnica del barnizado 10Las lacas de poliuretano son adecuadas para superficies de las que se requiere mucha resistencia, como escaleras, pavimentos, etc. También en este caso es necesaria una mezcla de resina con otro componente endurecedor. Cuídese la dosificación de la mezcla.

La mejor imprimación es la que contiene un 50 % de laca de poliuretano su disolución debe hacerse con disolventes especiales. Esta laca se aplica en aquellos objetos que requieren un recubrimiento duro, fácil de lavar y resisten humedades y el ataque de ciertos reactivos químicos.

Por regla general, una sola capa es suficiente. Sólo cuando se solicitan especiales resistencias se dan dos o más capas de pintura o barniz de poliuretano. Estos recubrimientos no son atravesados por el vapor de agua y, por tanto, no son indicados para los trabajos exteriores (por ejemplo, la humedad del interior no se evaporaría . Actualmente hay una nueva laca de poliuretano que se emplea para papeles y paredes interiores y puede lavarse y fregarse, permitiendo eliminar cualquier suciedad, incluidas las (pintadas infantiles).

Los barnices sintéticos.

Son los que más se utilizan  Son mucho más resistentes que los obtenidos con resinas naturales. Sus principales propiedades son: buena resistencia a los agentes químicos, a las inclemencias, los impactos y además buena elasticidad. Las lacas sintéticas pueden ser ligeramente coloreadas, transparentes (claras), mates y brillantes.

Estas lacas se pueden aplicar para distintos fines, como recubrimiento de obje­tos de interior o de exterior, para ventanas y radiadores y para zócalos de paredes.

Para su empleo sobre una superficie reducida hay también botellas de aerosol con esta clase de laca. Pueden diluirse fácilmente con disolventes normales.

Barnices nitrocelulósicos.

También llamados (nitros), están constituidos por una disolución especial de nitrocelulosa con otras resinas, diluyentes y otros medios. Este barniz se puede adquirir para sus diversas aplicaciones de proyección con pistola, spray, muñequilla y pincel.

Los barnices nitrocelulósicos se adaptan bien sobre casi todos los soportes y tienen gran cantidad de aplicaciones. Si han de soportar inclemencias, es preferible utilizar los que contienen una mezcla de resinas alquídicas.

Las ventajas de estas lacas son que se trabajan muy bien y secan rápidamente. También en este caso cabe buscar lacas que proporcionen un acabado mate o brillante, con diversidad de gradaciones. Hay algunos tipos de barnices nitrocelulósicos resistentes extraordinariamente al agua y que no se agrietan. Se utilizan preferentemente para muebles  en las partes que deban ofrecer gran resistencia a humedades o golpes.

Barnices para materiales pétreos.

Técnica del barnizado 13El barniz para materiales pétreos se extiende con un rodillo. El soporte estará limpio, seco sin grasa.

Este tipo de barnices constituyen un excelente recubrimiento para fibrocemento  cemento y hormigón. Sirven tanto para interiores como para exteriores: puertas de bodegas y garajes, escaleras  techos, macetas, etc.

Con este recubrimiento, los Objetos son perfectamente resistentes a la intemperie.

Entre sus ventajas se cuenta su fácil aplicación, buena y duradera resistencia a los principales agentes físicos y químicos, secado rápido y pocos cuidados.

Técnica del barnizado 14Evitar la presencia de fuego o calor excesivo cuando hay barnices para materiales pétreos, pues son inflamables.

Para su aplicación, el soporte debe estar perfectamente seco, limpio y bien ensamblado. Hay que esperar por lo menos de cuatro a seis semanas antes de dar el recubrimiento sobre un revestimiento recién hecho.

Debe tenerse presente que la laca contiene gases explosivos  Hay que eliminar en el lugar de trabajo cualquier clase de fuego o manantial de calor.

Barnices transparentes.

Están hechos de resinas sintéticas, por lo que tienen mejores cualidades que los tradicionales barnices grasos al aceite. Ofrecen buena resistencia a las inclemencias  incluso en condiciones extremas, como en los litorales, en alta montaña y en zonas industriales. Sin embargo, tienen un defecto muy importante para aquellos sitios donde el sol es riguroso, ya que los rayos ultravioleta los destruyen fácilmente. Son muy indicados para el tratamiento de madera en interiores.

Barnices para radiadores.

Técnica del barnizado 15Los rodillos para pintar radiadores son muy pequeños, para poder llegar a todos los rincones.

También los barnices para radiadores son ahora de resinas sintéticas. Pero suelen ofrecer mucho más resistencia que las lacas sintéticas normales.

La pintura soporta perfectamente temperaturas de hasta 120º C y también los bruscos cambios de calor o bien de frío.

La mayoría de radiadores de calefacción suelen venderse ya previamente tratados con una imprimación. En caso de no ser así, se tienen que desoxidar y ser imprimados con una primera capa de nitrocelulosa. A continuación reciben una primera capa de protección contra la oxidación (pintura de minio) y finalmente se les dan dos capas de laca definitiva  Para su aplicación se utiliza rodillo o pincel acodado.

Los conductos de las calderas no deben ser tratados con barniz para radiadores, ya que las grandes temperaturas que allí se producen destruirían la pintura. Para estos casos es preferible la purpurina especial para calderas.

Barniz transpirable.

Técnica del barnizado 17Ventaja de la laca que transpira: la humedad pasa a través de ella hacia el exterior, pero no penetra.

Tiene una gran ventaja es un regulador de la humedad  Por esta razón, es especialmente apto como tratamiento de ventanas (interiores y exteriores).

Normalmente la madera de una ventana no debiera contener más del 15 % de humedad.

Aquellas ventanas cuya pintura hace tiempo que fue aplicada y no protegida como debiera contra las inclemencias se hallan por debajo de aquella norma, es decir, están mucho más húmedas. Cualquier pintura corriente no es capaz de mantener este promedio y se producen ampollas bajo el influjo de la humedad.

Técnica del barnizado 18Empleo de un barniz transpirable que ha sido utilizado en tono natural o bien coloreado.

En este caso, el barniz transpirable permite que la humedad de la madera se evapore, pero que en su interior penetre otra pequeña parte.

En la actualidad, los barnices transpirables vienen a ser un regulador de la humedad  El barniz transpirable para la madera se puede adquirir en muchos tonos que pueden mezclarse entre sí y combinarse.

Fallos y principios que debemos evitar.

Debido a trabajos deficientes con barnices y lacas se obtienen defectuosos trabajos de acabados superficiales. A continuación se enumeran una serie de fallos en los que se incurre fácilmente y que, por consiguiente, se pueden obviar ateniéndose a unos principios establecidos.

Se logra una irregular capa de barniz si este material ha envejecido, si la temperatura del local se halla por encima de los 30º C o por debajo de los 18º C, si se producen corrientes de aire o si el sol incide excesivamente sobre las partes barnizadas  Un barnizado se vuelve gris si carece de la suficiente imprimación o ésta no ha secado como es debido porque la habitación se hallaba por debajo de la temperatura requerida, en cuyo caso aparecerán agrietados y cráteres.

Técnica del barnizado 19Los procesos correctos para lacar o barnizar

Las superficies granulosas  con el denominado efecto de piel de naranja, se producen cuando la capa de barniz es demasiado tenue o excesiva.

Las lacas de poliéster o de poliuretano no endurecen completamente si la mezcla de los componentes no se ha homogeneizado bien.

Es también muy importante la exacta proporción de resina y de catalizador. Si hay catalizador en demasía o por defecto, se impide que la laca catalice, tal como está previsto. 

Acerca de richar3000 (685 artículos)
trucos y manualidades