Tejer anea o enea

Un asiento o respaldo tejidos con anea o enea son de gran efecto decorativo, al propio tiempo que baratos, resistentes y prácticos.

Utilizada antaño en toda clase de muebles de asiento, vuelve a estar de moda. La técnica de su tejido está al alcance de cualquiera y basta conocer algún ardid para salir airoso.

La anea es una planta de la familia de las tifáceas que se desarrolla en las orillas de ríos y lagos y también en terrenos húmedos. Una vez cor­tados, los tallos cañosos se dejan secar al sol y luego se atan formando manojos. Al adquirirse suelen ser aún de color verdoso, pero con el tiempo se vuelven amarillentos.

Su trabajo es sencillo. En primer lugar, hay que poner en remojo los tallos durante dos o tres horas. An­tes de tejerlos se retuercen entre sí dos o tres tallos formando un cordón o hilo. La resistencia posterior del material dependerá principalmente de que se haga un buen retorcido de los tallos. Sin embargo, mientras más retorcido esté el material, más cantidad de él se necesitará para confeccionar un asiento.

Cuando se termina un tallo se le incorpora otro, lográndose así un cordón continuo de similar espesor y resistencia. El tejido formado por el entrelazado de los cordones al secarse proporcionará un tensado correcto del asiento o respaldo re­cubiertos. 

Aspecto de la anea al ser adquirida en manojos para utilizarla como tejido de asientos o respaldos de sillas. Primero se pone en remojo durante 2 ó 3 horas en agua fría.Aspecto de la anea al ser adquirida en manojos para utilizarla como tejido de asientos o respaldos de sillas. Primero se pone en remojo durante 2 ó 3 horas en agua fría.

 

 

 

 

 

 

1 Antes de tejer se hilan entre sí dos o tres tallos hasta lograr el grosor oportuno. La estructura y resistencia de toda esta labor dependen de un buen re­torcido de los tallos.1 Antes de tejer se hilan entre sí dos o tres tallos hasta lograr el grosor oportuno. La estructura y resistencia de toda esta labor dependen de un buen re­torcido de los tallos.

 

 

 

 

 

 

2 Un asiento se empieza por delante y a la izquierda. El cordón se clava, se le da una vuelta y se pasa al travesaño lateral, dándole otra y apretando contra la pata.2 Un asiento se empieza por delante y a la izquierda. El cordón se clava, se le da una vuelta y se pasa al travesaño lateral, dándole otra y apretando contra la pata.

 

 

 

 

 

 

3 Cuando el cordón se adelgaza, se le incorpora un nuevo tallo re­torciéndolo con aquel resto. Las puntas de los empalmes deben quedar super­puestas y remetidas.3 Cuando el cordón se adelgaza, se le incorpora un nuevo tallo re­torciéndolo con aquel resto. Las puntas de los empalmes deben quedar super­puestas y remetidas.

 

 

 

 

 

 

4 Desde el punto de arranque de la izquierda, el cordón se lleva hacia la derecha, envolviendo de arriba abajo el travesaño de esta parte. Se lleva a la izquierda cruzando el tramo anterior y así se sigue, pero alternando la envoltura de arriba abajo por la de abajo arriba. Cada pasada se aprieta contra la anterior y todas ellas contra el travesaño delantero.4 Desde el punto de arranque de la izquierda, el cordón se lleva hacia la derecha, envolviendo de arriba abajo el travesaño de esta parte.
Se lleva a la izquierda cruzando el tramo anterior y así se sigue, pero alternando la envoltura de arriba abajo por la de abajo arriba. Cada pasada se aprieta contra la anterior y todas ellas contra el travesaño delantero.

 

 

 

5 El ángulo frontal delantero. La anea se pasa entre el travesaño delante­ro y el lateral, y se amplía el entrelazado para que a cada vuelta se recubra siempre el travesaño del asiento.5 El ángulo frontal delantero. La anea se pasa entre el travesaño delante­ro y el lateral, y se amplía el entrelazado para que a cada vuelta se recubra siempre el travesaño del asiento.

 

 

 

 

 

 

6 Formada una esquina, la anea se lleva hacia atrás para recubrir el ángulo izquierdo y luego a la derecha, para volver a retorcerla hacia delante y a la derecha.6 Formada una esquina, la anea se lleva hacia atrás para recubrir el ángulo izquierdo y luego a la derecha, para volver a retorcerla hacia delante y a la derecha.

 

 

 

 

 

 

7 Al volver la anea otra vez a la iz­quierda, se empuja hacia arriba con la mano la pasada anterior y se en­trelaza con una nueva vuelta alrededor del travesaño.7 Al volver la anea otra vez a la iz­quierda, se empuja hacia arriba con la mano la pasada anterior y se en­trelaza con una nueva vuelta alrededor del travesaño.

 

 

 

 

 

 

8 Tras pasar el cordón varias veces alrededor de la superficie del asiento se advierte claramente la mues­tra del tejido, la más característica y tra­dicional.8 Tras pasar el cordón varias veces alrededor de la superficie del asiento se advierte claramente la mues­tra del tejido, la más característica y tra­dicional.

 

 

 

 

 

 

9 El ángulo posterior izquierdo. El cordón, procedente de delante, pasa alrededor del travesaño posterior y envuelve el lateral para reforzar las pa­sadas anteriores.9 El ángulo posterior izquierdo. El cordón, procedente de delante, pasa alrededor del travesaño posterior y envuelve el lateral para reforzar las pa­sadas anteriores.

 

 

 

 

 

 

10 Cuando las tiras diagonales que parten de los ángulos se en­cuentran, se continúa tejiendo en sentido longitudinal, pero de modo que los cor­dones se entrecrucen en el centro.10 Cuando las tiras diagonales que parten de los ángulos se en­cuentran, se continúa tejiendo en sentido longitudinal, pero de modo que los cor­dones se entrecrucen en el centro.

 

 

 

 

 

 

11 El asiento realizado con anea está a punto de terminarse. Hay que procurar que los cabos ter­minales queden siempre en la parte in­ferior de aquél.11 El asiento realizado con anea está a punto de terminarse. Hay que procurar que los cabos ter­minales queden siempre en la parte in­ferior de aquél.

 

 

 

 

 

 

12 El asiento ya terminado por la parte superior. Al secarse el material quedará tensado el tejido. Este es muy duradero y resistente. No se man­cha con facilidad.12 El asiento ya terminado por la parte superior. Al secarse el material quedará tensado el tejido. Este es muy duradero y resistente. No se man­cha con facilidad.

 

 

 

 

 

 

13 El extremo del cordón de anea retorcido se anuda en la parte inferior del asiento. Por último, se recor­tan los cabos que hayan quedado resal­tando del tejido.13 El extremo del cordón de anea retorcido se anuda en la parte inferior del asiento. Por último, se recor­tan los cabos que hayan quedado resal­tando del tejido.

Acerca de richar3000 (685 artículos)
trucos y manualidades