Tipos de cortinas visillos y estores.- Estores enrollables.

Los estores se diferencian de las cortinas, en que las cortinas se suben y bajan mediante un sistema de rodillo o de cuerdas, mientras que los estores se corren lateralmente.

Estas persianas tan sencillas como prácticas datan de la época georgiana y victoriana, durante las que su uso estuvo muy extendido.

El rectángulo de tela rígida se enrolla en un rodillo que se sujeta a la pared mediante palomillas especiales, formando un cilindro que no obstaculiza la apertura o el cierre de la ventana. En uno de los lados del rodillo existe un mecanismo de resorte que controla la posición de la persiana.

Estores enrollables y plegablesLos estores enrollables pueden montarse en el interior del vano o encima de la ventana. Por sí solos, estos estores resultan bastante austeros y con frecuencia se eligen precisamente por esta característica, es decir, para crear el mínimo efecto.

En cocinas y baños, donde, por lo general, no se busca la espectacularidad y donde el calor y el humo pueden ser un problema, los estores son, casi siempre, una elección acertada.

Asimismo ofrecen una solución práctica cuando encima de una ventana hay poco espacio o cuando ésta se abre hacia dentro.

El estor puede combinarse con una galería, un bandó o una guirnalda con caídas y quedar totalmente oculto por ellos para suavizar el efecto. Si se busca un efecto más formal, pueden montarse cortinas falsas a ambos lados de la ventana. En este caso, el estor es el elemento funcional y, como tal, tapa la ventana cuando es necesario o la deja libre, desapareciendo detrás de la galería o del bandó.

Las cenefas y grecas de tela en estampados coordinados constituyen el remate ideal de los estores enrollables.

Estores enrollablesLa confección propiamente dicha debe encomendarse a especialistas  pues la operación de atiesar la tela es bastante laboriosa y exige herramientas especiales. Si encontráis algún establecimiento donde realicen este trabajo con las telas que vosotras llevéis  podréis confeccionar vuestros propios estores. Los materiales restantes se venden en comercios especializados en forma de juegos para armar.

El borde inferior de un estor enrollable puede rematarse con grecas festoneadas ribeteadas con un biés y si se prefiere un acabado más decorativo, encima de éstas puede disponerse también una cenefa de tela coordinada. 

Todos los artículos de Costura.

Artículos relacionados