Estores festoneados.- Tipos de cortinas visillos y estores

Estores festoneados.

Al igual que los estores romanos, también los estores festoneados se suben mediante un sistema de cuerdas, pero como la tela va fruncida también a lo ancho -por lo general, dos veces el ancho de la ventana-, el efecto es totalmente distinto. Cuando el estor está bajado, parece una cortina, excepto por las suaves ondas drapeadas del borde inferior que forman curvas homogéneas.

Estor festoneado. Estores festoneadosPara vestir esta ventana se ha elegido un estor festoneado, rematado con un volante fruncido, y cortinas adornadas con picos.

Al subirlo, estas curvas adquieren más cuerpo, creando un efecto sumamente atractivo. La suave línea de las ondas suele realzarse con un volante fruncido y si se quiere crear un efecto de mayor suntuosidad, éste puede añadirse también a los laterales. En el borde superior, el ancho de la tela se frunce con una cinta de pliegues redondos.

Estos estores resultan tan decorativos que pueden utilizarse prácticamente en todos los ambientes. Combinan tanto con una decoración barroca y extravagante como con un interior sobrio, donde contribuyen a crear un interesante contraste. Asimismo son una elección excelente para vestir ventanas con bonitos ar­quitrabes de madera y proporciones clásicas, pues, entre otras cosas, realzan estas características.

Los estores festoneados animan cualquier ventana sin ningún interés particular (por ejemplo, la de un cuarto de baño o un aseo para invitados) y con unos pocos accesorios a juego, no suele necesitarse más decoración.

Cuando están subidos, estos estores producen un efecto espec­tacular, característica que no tienen todos los modelos de estores y cortinas. Hay que recordar, no obstante, que plegados miden, como mínimo, 50 cm de largo, por lo que si se quiere que entre mucha luz, deben montarse a una distancia suficiente del marco de la ventana.

Las telas intermedias, ni muy ligeras ni muy pesadas, son las más indicadas para los estores festoneados, pues tienen muy buena caída u el drapeado resulta suave y atractivo. Las posibilidades son también en este caso menos infinitas. Los estampados florales acentúan el carácter femenino del estor, pero también las rayas, verticales u horizontales, pueden resultar muy eficaces.

Estos estores suelen re­matarse con un volante fruncido o plisado, que puede confeccio­narse con la misma tela o con otra de estampado o color contras­tante. La tira bordada y la puntilla de algodón son otras alternativas, pero también un cordoncillo liso ribeteando todos los lados del estor puede poner la nota de elegancia y sobriedad exacta.

Los estores festoneados pueden montarse tanto en el interior del hueco de la ventana como en la pared. Esta última solución está especialmente indicada para aumentar visualmente las di­mensiones de una ventana o para ocultar rasgos antiestéticos o irregulares.

Siempre que no se expongan a la luz del sol directa, pueden dejarse sin forrar Los estores sin forrar producen un efecto trans­lúcido muy particular en la luz que se filtra a través de ellos, a la vez que los pliegues del drapeado crean un armonioso juego de luces y sombras.

Si la luz es excesiva o quiere mitigarse por las razones que sean, el estor puede forrarse con una tela de algodón de las mismas características que la utilizada en su confección en cuanto a caída y comportamiento frente al lavado.

Cómo confeccionar de un estor festoneado.

Primero a tener en cuenta es medir el hueco de la ventana para determinar el largo y el ancho del estor, con el resultado debes restar 1 cm de ambas cifras: ése será el tamaño del estor terminado.

Si se ha previsto montar el estor encima de la ventana, sumar los centímetros que se quiera que sobresalga tanto a lo ancho como a lo largo. El resultado será el tamaño final.

Sugerencia del material que se necesita para confeccionar el estor festonado.

Tela para el estor. Para confeccionar el cuerpo del estor, debes tener en cuenta la secuencia de repetición del estampado y calcular el número de caídas, aplica la fórmula siguiente.

Multiplica el total del ancho final por el ancho el frunce de la cinta elegida, por ejemplo 260 cm x 2,25 = 585 cm. Divide el resultado por el ancho de la tela, por ejemplo 150 cm. Redondea el resultado hacia arriba para calcular el número de anchos de tela necesarios, por ejemplo 585 dividido entre 150 = 3,9, redondea a 4.

Recuerda que el ancho de frunce es el doble del ancho del estor, añades 30 cm a la longitud final para determinar la caída de trabajo (o largo de corte) y multiplicas el resultado por el número de caídas, lo que te indicará la cantidad de tela necesaria. Los 30 cm adicionales son fundamentales para crear el efecto festoneado cuando el estor está totalmente bajado.

Si el estor lo quieres rematar con un volante sencillo, en este caso multiplica el número de caídas por 2 para calcular el número de tiras de tela y multiplicas el resultado por la profundidad del volante (más 3 cm de dobladillo y márgenes de costura).

Para hacer un volante doble, multiplicas el número de tiras de tela por dos veces la profundidad del volante más un margen de costura razonable.

Para confeccionar el forro necesitarás la misma cantidad de forro que de tela.

Ribete de cordón, mides el ancho del estor sin fruncir y añades 2 cm de margen de costura. (Si lo que quieres es ribetear el estor por los cuatro lados, debes multiplicar por dos la longitud y el ancho, respectivamente, para calcular la cantidad de cordón  que necesitas.)

Cinta de cortinas de pliegues redondos, mides el ancho del estor sin fruncir y añades 2 cm de margen de costura.

Para el velcro debes medir el ancho del estor sin fruncir.

Cinta de frunce (pliegues estrechos), coses las tiras a lo largo del estor, las exteriores a 10 cm de los bordes y las sucesivas, espaciadas 60-80 cm. Calcula el número de tiras necesarias y multiplicas por el largo de corte.

Anillas de plástico, utiliza la cantidad suficiente para colocarlas con una separación de 25 cm a lo largo de cada una de las tiras de frunce.

Listón de madera. Para montar el borde superior del estor se necesitará un listón que mida 3 cm x 5 cm x  el ancho final del estor.

Una armella latonada del nº 9 por cada tira de frunce, más una extra.

Cuerda de nylon. Abrazadera para sujetar el tirador.

Estor festoneado 1. Estores festoneados1. Corta las caídas de tela y únelas casando el dibujo.

2. Coses el ribete al borde inferior de la tela (eventualmente, también por los lados y borde superior), derecho sobre derecho y orillas sin rematar juntas (figuras. 12)

3. Corta tiras de tela para el volante, coser y fruncir al ancho necesario.

4. Coloca el volante sobre el ribete [derecho sobre derecho (del volante y de la tela) y orillas sin rematar juntas] y coses por la línea de costura anterior utilizando el pie para cremalleras (figura. 13) 

.

Estor festoneado 2. Estores festoneados5. Cose la tela al forro, derecho sobre derecho, empezando por el extremo superior de un lado, continuas por el borde inferior y terminas en el extremo superior del lado opuesto.

No cojas el volante inferior (figura. 14)

6. Dar la vuelta y planchar las costuras.

7. Prende con alfileres o hilvanas hileras verticales de cinta de frunce (pliegues estrechos) a lo largo de todo el estor

Disponer las exteriores a 10 cm de los bordes y las siguientes, con una separación de 60 a 80 cm. Coserlas por el derecho de la tela (figura. 15) 

.

Estor festoneado 3. Estores festoneados8. Cose las anillas de plástico a las tiras de frunce, la primera a 12 cm del borde inferior ya las siguientes, con una separación de 25 cm.

La última debe quedar a 25 cm del borde superior (figura. 16)

9. Dobla la orilla superior sin rematar hacia el revés de la tela y planchar colocar la cinta de la cabecilla sobre la tela doblada y coser (figura. 16)

Estor festoneado 4. Estores festoneados10. Coloca  la cinta de velcro encima de la cabecilla y coser, procurando que las puntadas no interfieran con los cordones de frunce (figura. 16).

Fruncir la cinta de la cabecilla al ancho final del estor

11. Teniendo en cuenta que la tira de velcro es el frente, atornillar las armellas en la parte inferior del listón, perfectamente alineadas con las anillas del estor atornillar una armella adicional en el lateral donde se vaya a disponer el tirador (figura. 17)

12. Unir el estor al listón mediante las tiras de velcro.

13. Introduce la cuerda de nylon a través de las anillas, de abajo arriba, y de las armellas, llevándola hacia el lateral del tirador Anudas las cuerdas a la última fila de anillas (figura. 18).

Estor festoneado 5. Estores festoneados14. Sujeta todas las cuerdas y tira de ellas al mismo tiempo para fruncir el estor a la longitud deseada (figura. 18).

Haces un nudo junto a la parte exterior de la última armella y asegúralo con una anilla (figura. 19).

Al bajar el estor, la anilla chocará con la armella, impidiendo así que las curvas del borde inferior pierdan su forma.

15. Separa las tiras de velcro y atornillas el listón de madera a la pared o al marco de la ventana (figura. 20). Unes de nuevo las tiras. 

.

Estor festoneado 6. Estores festoneados16. Para finalizar coloca una abrazadera en la pared, en el lado del tirador, para sujetar éste cuando el estor esté subido.

Si en los laterales no se cosen tiras de frunce, se consigue un efecto parecido al de una guirnalda con caídas laterales.

Todos los artículos de Costura.

Artículos relacionados