Rieles y barras. Tipos de cortinas visillos y estores

Los rieles o las barras que utilizaremos para colgar las cortinas determinará en gran medida el estilo de las cortinas visillos o estores.

Las barras, ya sean de madera o de latón, constituyen un elemento decorativo y por ello deben dejarse a la vista, mientras que los rieles deben cubrirse siempre con una cabecilla. La confección de un tipo u otro de cabecilla dependerá, a su vez, del sistema elegido.

Rieles para cortinas de plástico o de metal.

Los rieles pueden ser de plástico, para visillos o cortinas ligeras, o de metal, para colgaduras más pesadas.

Rieles y barras para cortinas visillos y estores 1Riel de plástico para cortinas livianas.

Los rieles se suministran completos, incluidas las argollas móviles, de las que se cuelgan los ganchos de la cinta de la cabecilla, y las palomillas para sujetarlos a la pared. 

Existen también palomillas extensibles  que permiten ajustar la distancia entre la pared y el riel, lo que resulta de gran utilidad cuando detrás de la cortina se coloca un estor o cuando el riel se prolonga más allá del marco de la ventana.

Rieles y barras para cortinas visillos y estores 2Riel de aluminio para cortinas más pesadas.

Los rieles dobles, que se sujetan a la pared mediante una palomilla especial, están diseñados especialmente para colgar un bandó, además de la cortina.

En este caso, el riel más liviano se coloca delante y el más pesado, detrás.

Asimismo, los rieles pueden doblarse para seguir la línea de una ventana, como sucede, por ejemplo, en los miradores y en las ventanas en arco.

Como ya se ha indicado con anterioridad, el efecto final varía según se coloque el riel.

En general, éste debe prolongarse lo suficiente a ambos lados de la ventana para que las cortinas descorridas puedan acomodarse entre la pared y el marco, con lo que, entre otras cosas, se consigue la máxima luminosidad durante el día.

Rieles y barras para cortinas visillos y estores 3Riel doble para cortina y bandó.

La altura a la que debe colocarse el riel en relación con la ventana depende del tamaño de ésta y del espacio disponible.

La distancia normal suele ser entre 10 y 15 cm. No obstante, si la ventana está cerca del techo, el riel deberá montarse tan cerca de la cornisa como sea posible para que la cortina oculte ese trozo de pared.

El sistema de cuerdas para abrir y cerrar las cortinas que incorporan algunos rieles evita que éstas se manoseen innecesariamente.

La misma función cumple unas barras que se cuelgan, junto con el gancho interior de cada cortina, de las dos argollas móviles centrales. Asimismo existe un dispositivo móvil que permite solapar unos centímetros los bordes centrales de las cortinas.

Barras para cortinas con anillas de madera o latón.

Rieles y barras para cortinas visillos y estores 4Barra y anillas de latón.

Las barras para cortinas suelen ser de madera o latón y, al margen de su función, forman parte de la decoración de una ventana.

Cada anilla de la barra incorpora una armella, de las que se cuelgan los ganchos de la cabecilla.

Rieles y barras para cortinas visillos y estores 5Barra y anillas de madera.

Las barras descansan en las ménsulas  sujetas a la pared y para evitar que las cortinas pierdan su forma, las anillas exteriores se colocan por fuera de ambas ménsulas.

Las barras suelen montarse a unos 10 o 15 cm sobre la ventana.

Todos los artículos de Costura.

Artículos relacionados