Utilización del cemento rápido, aplicaciones

Para realizar pequeños trabajos sin tener que aguardar muchas horas a que el material fragüe.Para realizar pequeños trabajos sin tener que aguardar muchas horas a que el material fragüe.

Para obtener mejores resultados que los conseguidos con el yeso, puede emplearse el denominado “cemento rápido”.

El material.

El cemento rápido es el aglome­rante ideal siempre que se quie­ra sellar cualquier cosa en obra y no se disponga del tiempo de es­pera que requiere el cemento normal, es decir, cerca de 24 horas.

El cemento de rápido fraguado difie­re del normal por su excepcional rapi­dez en el endurecimiento: tarda ape­nas unos 60 segundos y alcanza el máximo de dureza en sólo media hora, aunque esto depende de las condicio­nes térmicas ambientales y del soporte de obra al que se aplique.

Este tipo particular de aglomerante suele ser de color marrón amarillento, con tonalidades más claras o más os­curas según el lugar de fabricación.

Es bueno tener siempre un poco en casa para las pequeñas reparaciones de emergencia: bastará con 1 Kg.

La mezcla.

Hay que tener al alcance de la mano: el contenedor para la mezcla, el ce­mento, el agua necesaria, un pincel, una paletina, una espátula y el elemen­to que hay que recibir en obra.

El recipiente en el que se efectúa la mezcla con agua (con este tipo de aglomerante no se lleva a cabo el clási­co mortero con arena) debe ser blando y flexible, de modo que pueda romper­se fácilmente la capa de cemento en­durecido que quede en las paredes y en el fondo, simplemente aplastándolo con las manos.

Verter un poco de agua en el contenedor (aproximadamente medio vaso) y luego, con la mano, asperger el ce­mento encima mientras se bate con la paletina para que no se formen grumos, hasta obtener una amalga­ma pastosa.

Si se teme que la mezcla pueda endurecerse demasiado rápidamente por exceso de cemento, añadir un poco de agua.

Preparar solamente la cantidad que se estime necesaria. Es conveniente recordar que la mezcla, una vez que está endurecida, ya no vuelve a fra­guar. Si es preciso, sería preferible prepararla nuevamente.

La preparación.

El recipiente ideal para mezclar con agua el cemento rápido es un tazón de plástico blando y flexible, cortado por la mitad. En esta ocasión se ha utilizado una pelota en desuso.El recipiente ideal para mezclar con agua el cemento rápido es un tazón de plástico blando y flexible, cortado por la mitad.
En esta ocasión se ha utilizado una pelota en desuso.

.

.

.

.

.

.

Verter un poco más de medio vaso de agua: el procedimiento es el acostumbrado para impedir que se formen grumos en la mezcla.Verter un poco más de medio vaso de agua: el procedimiento es el acostumbrado para impedir que se formen grumos en la mezcla.

.

.

.

.

.

.

El cemento rápido se asperge sobre el agua con las manos, procurando no verter demasiado de una sola vez.El cemento rápido se asperge sobre el agua con las manos, procurando no verter demasiado de una sola vez.

.

.

.

.

.

.

Con la punta de la paletina se mezclan rápidamente los dos componentes hasta lograr una pasta blanda pero consistente.Con la punta de la paletina se mezclan rápidamente los dos componentes hasta lograr una pasta blanda pero consistente.

.

.

.

.

.

.

.

Puesta en obra.

La primera operación es bañar in­tensamente con el pincel la parte que se tiene que rellenar, para crear las mejores condiciones de agarre y fra­guado.

Una vez colocado en posición el ob­jeto que se tiene que recibir en obra, aplicar cemento en la parte interior del espacio comprendido entre él y la pa­red, actuando con el dorso de la paleti­na de manera que se vaya introducien­do la mezcla en profundidad.

Proceder de este modo hasta haber rellenado toda la zona con cierta abun­dancia, comprimiendo y alisando el ce­mento alrededor del sitio en que se ha establecido el elemento.

Con la mano se mantiene firme el elemento durante algunos minutos, re­gulando el tiempo en función del peso del citado elemento.

Rascar con la espátula toda la su­perficie en donde se ha intervenido hasta dejarla perfectamente lisa y uni­forme.

Pulimentar y lavar cuidadosamente todos los instrumentos empleados, se­cándolos para evitar la acción de la he­rrumbre.

La aplicación.

El cemento se aplica sobre la zona en que se interviene con el dorso de la paletina, que facilita la inserción en las oquedades.El cemento se aplica sobre la zona en que se interviene con el dorso de la paletina, que facilita la inserción en las oquedades.

.

.

.

.

.

.

.

Mientras se produce el endurecimiento, aplanar el cemento alisando la superficie del elemento que se empotra, utilizando para ello una paletina o una espátula.Mientras se produce el endurecimiento, aplanar el cemento alisando la superficie del elemento que se empotra, utilizando para ello una paletina o una espátula.

.

.

.

.

.

.

Inmediatamente, lavar la paletina para impedir que el cemento rápido fragüe y obligue a posteriores intervenciones.Inmediatamente, lavar la paletina para impedir que el cemento rápido fragüe y obligue a posteriores intervenciones.

.

.

.

.

.

.

.

El cemento, una vez que se ha endurecido en las paredes del tazón, es muy fácil de eliminar simplemente apretándolo con las manos.El cemento, una vez que se ha endurecido en las paredes del tazón, es muy fácil de eliminar simplemente apretándolo con las manos.

.

.

.

.

.

.

Tirar los restos de cemento y lavar el interior del recipiente. De esta manera estará dispuesto para una próxima intervención.Tirar los restos de cemento y lavar el interior del recipiente. De esta manera estará dispuesto para una próxima intervención.

Acerca de richar3000 (687 artículos)
trucos y manualidades