Velas hechas con molde.- Velas y cirios.

Una vez domines las técnicas ilustradas, en los siguientes artículos estarás en camino de convertirte en un verdadero artesano de la fabricación de velas.

Cómo deben ser los moldes.

Velas hechas en moldesLos moldes para hacer velas no han de ser nece­sariamente caros y comprarse en el comercio pertinente: puedes utili­zar cualquiera que poseas y si es imposible practicar un agujero en la base (por ejemplo, si utilizas  un vaso o una taza como molde), también se puede introducir la me­cha después. 

Hay que cerciorarse de que el molde esté limpio y de que podrás extraer la vela sin estropear su superficie. No debes emplear nunca moldes caseros que estén provistos de un reborde en la parte superior.

Pueden crearse moldes con tu­bos de cartón cortados convenien­temente y untados con aceite o con un spray especial de siliconas; con tubos de plástico cuyos bordes su­periores e inferiores se hayan lijado para eliminar las irregularidades; con envases de yogur, cartones encerados o cartones ondulados.

Si el molde casero no tiene base, se puede improvisar una con la tapadera de una lata y unirla cui­dadosamente con plastilina.

Cómo podemos insertar la mecha.

Velas hechas en moldes 13Resulta conveniente, si se ha de colocar la mecha antes de verter la cera, empapar la mecha en cera blanca y dejarla secar; esto facilita la con­secución de una superficie lisa y plana en la parte superior del mol­de al disponer la mecha.

Los fabri­cantes de velas tienen para su venta enormes agujas de coser, denominadas de mecha, para pasarla por su ojo.

Es esencial fijarla firmemente en las partes superior e inferior al pre­parar un molde, ya que la mecha se reblandecerá al verter la cera, y cuanto mayor sea su solidez, mejor será el resultado. Hay que  cerciorarse también de que se ha tapado el agujero de la mecha con plastili­na o cualquier otro material sella­dor para que no se salga la cera por él.

Preparación de la cera.

Velas hechas en moldes 14La cera debe derretirse al baño de María o en un doble recipiente especial. La estearina, aditivo de la cera que facilita la contracción (y por tanto la fácil liberación del molde) y la brillantez del color, se derretirá por separado, y también por el mismo procedimiento.

No existe una fórmula fija en cuanto a la adición de estearina a la cera pero una cantidad menor del 10 % de la primera dificultará el despren­dimiento de la vela, una vez ésta haya experimentado el proceso de endurecimiento en su molde.

El tinte de la cera se añadirá a la estearina; la mezcla resultante debe agregarse a la cera derretida. En­tonces pueden echarse una gota o dos de perfume para cera (sin exa­gerar, pues son muy concentrados y potentes).

.

Velas hechas en moldes 11. Toma un trozo de mecha del grosor adecuado para el molde que vayas a utilizar y haz un nudo en uno de los extremos.

Se necesitará un termómetro para comprobar la temperatura de la mezcla de estearina-cera-tinte.

Para conseguir un acabado liso de la vela, una vez endurecida, es esencial que la mezcla se vierta entre 82 y 930 C. Si el molde es de vidrio o papel, viértase a tempera­tura inferior.

Procura echar la cera, con sua­vidad y uniformidad, en el centro del molde, ya que las salpicaduras en las paredes laterales podrían afear la superficie de la vela. Cuan­do se haya vertido toda la cera, le das u nos golpecitos suaves para que se desprendan las burbujas de aire que hayan podido quedar en la masa.

Velas hechas en moldes 22. Pasa dicho trozo a través de la base del molde y estira hasta que sobresalga por arriba. Sujeta el nudo con plastilina.

Endurecimiento de la vela.

La vela puede dejarse endurecer de muy diversas maneras. Quizá la más adecuada, desde el punto de vista del acabado de la superficie de la base, sea la inmersión del molde en agua fría hasta el nivel exacto que alcance la cera.

Es im­portante que coincidan el nivel del agua y el de la cera, ya que, de lo contrario, la contracción no será uniforme y pueden formarse rugo­sidades en la superficie. En el caso de que las velas sean pequeñas y ligeras, no es factible el uso del agua fría, ya que la vela flotaría de no habérsele añadido un peso.

Velas hechas en moldes 33. Sujeta la mecha arrollándola a una broqueta en la parte superior, pero procurando que quede bien tensa y centrada.

Re­cuerda que el agua es muy perju­dicial para la cera y evita que ésta arda correctamente, por lo que debes tener la precaución de que no entre en el molde.

Un excelente método, en cuanto a la suavidad del acabado, consiste en dejar la vela en un lugar fresco, sin tocarla, para que se endurezca por sí sola.

Se tarda un poco más utilizando este procedimiento, pero resulta mucho más cómodo.

.

Velas hechas en moldes 44. Derrite la parafina al baño Ma­ría. Para ello si utilizas un cazo doble es ideal, pero puedes improvisar con algo que tengas a mano.

Quienes dispongan de poco tiem­po pueden introducir las velas en el refrigerador para que se endurezcan.

Este método es muy rápido, pero tiene sus inconvenientes.

En primer lugar, la disminución de temperatura impedirá que la ac­ción de la estearina como agente de contracción sea la misma que en los anteriores sistemas, de ma­nera que se pueden presentar difi­cultades al sacar la cera del mol­de.

.

Velas hechas en moldes 55. En otro cazo también doble o bien en su equivalente, procedes a de­rretir la estearina y a disolver el tinte.

En segundo lugar, el rápido descenso de temperatura puede cuartear la superficie de la vela.

De hecho, si el refrigerador está muy frío, puede quebrarse toda la vela.

Por otra parte, los resquebra­jamientos térmicos pueden tener un efecto atractivo.

A medida que se endurece la cera, se forma un pequeño vacío en el centro, alrededor de la mecha. Debe reservarse algo de cera para rellenarlo.

.

Velas hechas en moldes 66. Vierte el conjunto de parafina, estearina y tinte a una temperatu­ra entre 82 y 93° C, procurando que caiga en el centro del molde.

El relleno, que se efec­tuará a la temperatura correcta, es un procedimiento esencial para que la vela queme correctamente hasta el final.

Práctica agujeros en lo que será la base de la vela y echa más cera.

La persona perfeccio­nista repetirá esta operación hasta que la superficie de la base de la vela quede completamente lisa y nivelada.

.

Velas hechas en moldes 77. A medida que la cera se enfría y contrae, se forma un vacío en el centro. Agujera la superficie con una broqueta.

Si el molde está aún ligeramente tibio, significa que no puede ex­traerse todavía.

La paciencia se ve premiada por una superficie lisa y reluciente; la impaciencia, en cam­bio, por manchas, irregularidades y ondulaciones.

Antes de sacar la vela de su mol­de, recuerda retirar la plastilina y cortar el nudo de la mecha en la base.

.

Velas hechas en moldes 88. Vuelve a calentar la cera restan­te hasta alcanzar la temperatura correcta y rellena el molde hasta su nivel original.

Finalmente, extrae suave­mente la broqueta, recorta la mecha en la base y en la parte su­perior, dejando que sobresalga unos 5 milímetros por encima de la vela.

Los perfeccionistas disimulan la mecha en la base, bien retirando la broqueta antes del relleno final o bien mediante la acción cuidado­sa de un soplete sobre la superficie de la base.

.

Vela de diferentes capas de colores.

Velas hechas en moldes 99. Una vez se haya enfriado la vela, es fácil sacarla del molde, pero cortando previamente el nudo que se había hecho en la base.

La medida precisa del volumen líquido de un molde, debes hacer una prueba con agua, pero secando perfectamente el molde antes de verter cera, proporciona una base sólida para la obtención de una vela de diferentes colores.

Para con­seguir capas uniformemente espa­ciadas (suponiendo que el molde sea simétrico), divide el volumen total por el número de capas que desees recordando dejar sufi­ciente cera para poder efectuar el relleno final.

Velas hechas en moldes 1010. Prepara un molde derrite pequeñas cantidades de cera de diferentes colores y vierte la primera capa.

Vierte cada capa en la forma normal, a la temperatura correcta, y afianza la capa siguiente prac­ticando unos agujeros (como para el relleno) en la superficie forma­da por la anterior.

Pueden hacerse capas zigza­gueantes utilizando el mismo pro­cedimiento, sólo que al verter la cera de cada capa debes ladear el molde de manera que éstas queden en ángulo.

.

Velas hechas en moldes 1111. Cuando se haya formado la telilla superficial, agujerea con una broqueta y vierte la siguiente capa; repite las veces que desees.

Finalmente, si los primeros in­tentos en la fabricación de velas no se ven recompensados del todo, no hay que desesperarse, pues el gasto es mínimo.

Si la vela que ha salido defectuosa era toda de un mismo color, puede fundirse, quitar la me­cha y guardarlo todo para otra ocasión. No tiene por qué haber desperdicios. Por el contrario, si era de capas de colores, pueden separarse con una espátula o un cuchillo y fundirse por separado para volver a emplearse. De no ser posible, es mejor no fundir la vela entera, ya que se obtendrá cera con un desagradable color marrón.

Extracción de la vela.

Velas hechas en moldes 1212. Se debe ladear el molde y alternar el ángulo entre cada capa, si se quiere obtener una vela de capas zigzagueantes.

No intentes extraer la vela del molde hasta que haya tenido el suficiente tiempo para endurecerse.

Material necesario para hacer velas con moldes.

Cera de parafina.   Estearina.   Tintes.   Mecha.   Molde.   Dos broquetas.   Plastilina.   Termómetro.   Cucharón para verter. Tijeras o cuchillo.   Embudo para verter.

Acerca de richar3000 (686 artículos)
trucos y manualidades