Elegir telas para tapizar paredes.- Manualidades decoración

Las paredes revestidas con tela tienen distintas ventajas: disimulan muchas irregularidades superficiales, proporcionan un buen aislamiento térmico y sonoro, estabilizan la humedad y facilitan a todo el ambiente una agradable y confortable atmósfera cálida.

Telas para tapizar paredesDepende de la clase del material usado el hecho de que el ambiente adquiera un carácter de sobria elegancia, de confortable rusticidad o de contrastes de color y de textura con los demás elementos de la pieza o acaso de amigable entonación, casi de neutralidad con ellos.

En este artículo se ofrecen diversas muestras de calidad, tanto de la fibra como del color y de la textura. 

Telas de yute, arpilleras y algodón.

La mayor utilización del yute es en la fabricación de sacos para recoger ciertos productos, como granos y frutos secos.

Otro campo de aplicación del yute es el de la elaboración textil de telas decorativas, pues suele tejerse con filamento de tela y en diferentes clases de densidad. Los tejidos muy ra­los, poco espesos, con hilos le­vemente retorcidos, constituyen las denominadas arpilleras, muy utilizadas desde hace tiempo para forrar paredes con soporte o sin él entre la arpillera y la pared.

Como es un tejido ralo per­mite tensarlo y ser fijado de di­versas formas a la pared: por clavado directo, con arandelas de cartoncillo, por medio de grapado y por toques de cola. Actualmente existen arpilleras y otras clases de telas de yute que se encolan sobre papel y pueden ser colocadas por tiras encoladas, como cualquier papel de pared tradicional. In­cluso hay papeles, recubiertos con yute, algodón, lino o cual­quiera otra fibra en que los hi­los se encolan directamente sobre el papel, sin necesidad de que estén tejidos.

A pesar de lo fácil que es co­locar estas telas encoladas so­bre papel, los efectos finales son muy diferentes de los con­seguidos mediante superposi­ción de una tela o tejido directa­mente sobre la pared. También son distintos los resultados obtenidos en cuanto a las con­diciones de absorción térmica y acústica e incluso para contra­rrestar los efectos de una even­tual humedad o condensación de la misma.

Telas para tapizar paredes 1Del 1 al 11.

Distintas clases de tejidos ralos de yute, cuyo aspecto cambia según se hayan utilizado diferentes hilos para trama y para el urdido, que el ligamento sea más o menos claro, que los hilos sean más o menos retorcidos.

Generalmente, todos ellos se ofrecen en una sola tonalidad, tanto para los hilos de urdimbre como para los de trama.

12. Tejido de algodón imitando las arpilleras de yute por la textura, pero con un sencillo dibujo de greca.

Telas con soporte de papel, lonas y cañamazos.

Los tejidos con soporte de papel tienen siempre un dorso liso que facilita su fijación a la pared por simple encolado como cualquier papel de pared.

Las lonas o tela de velas son tejidos muy recios, de hilos muy retorcidos, que, además de su empleo marítimo, encontró lue­go amplio uso en aplicaciones de telas que permanecieran al aire libre: toldos, tiendas de campaña, techos de tenderetes, carpas de circo y de fiestas ma­yores, etc. Pero además de estas aplicaciones, la lona ha sido siempre un material muy uti­lizado para el revestimiento de paredes, por encolado directo (las telas permiten, debido a su escasa permeabilidad, ser em­badurnadas con colas por su envés) y clavado o grapado.

Estas lonas tienen la ventaja de que pueden ser lavadas fá­cilmente con una esponja em­bebida con agua jabonosa y luego ser enjuagadas con agua clara, sin que lleguen a empa­parse de agua. Por otra parte, las lonas suelen ser siempre teñidas con colores muy sólidos para que resistan la intem­perie y, por tanto, no existe el riesgo de que se destiñan.

Hay lonas lisas y otras for­mando dibujos listados, a rayas o cuadros. Las lonetas cuyo hilo es menos grueso pueden ser utilizadas también para el forrado de paredes.

Telas para tapizar paredes 21 a 10.

Diversas clases de teji­dos con soporte de papel en que se emplean diferentes fi­bras y varias combinaciones textiles. De algodón con muestra es el 1, de fibras de viscosa el 2, de viscosa con lino los 3 y 4, de cáñamo muy ralo el 5, una lo­neta a cuadros con lana recupe­rada el 6, de algodón regenera­do el 7, de yute con hilos dife­rentes de trama y urdimbre el 8, y finalmente de hilos de lana encolados sin tejer los números 9 y 10.

11. Lona tejida con dibujo a cuadros en hilos de colores diversos.

12. Lona de color difuso único, cuya mezclilla se logra mediante hilos de color diferente en la trama y en la urdimbre.

Telas de lino, fieltro y tejidos mixtos.

Recientemente, el lino ha co­brado gran difusión como mate­rial de revestimiento de paredes por sus grandes cualidades de resistencia, ser lavable y por sus tonos alegres, tanto si la tela es monocroma como estampada. Esta predilección ha motivado que se empleen muchas otras fi­bras imitando las particularida­des propias del lino.

Todas estas clases de telas, así como las que son de otras fibras que lo imitan, ofrecen una gran ventaja para el tapizado de paredes: que suelen hacerse en anchos mucho mayores que las otras telas normales, elimi­nándose así tener que hacer costuras para revestir un para­mento. Sus anchos van desde el normal de 1,20 ó 1,30 m hasta 3 m, los cuales son suficientes para cubrir con holgura cual­quier pared normal de un apar­tamento moderno.

También el fieltro se suele uti­lizar para revestir paredes. Su principal cualidad es el espesor de la tela, que tiene muy bue­nas propiedades de absorción acústica y, por tanto, de aislamiento térmico. Las habitacio­nes tapizadas con fieltros son acogedoras y cálidas. Existen otras clases de tejidos mixtos que imitan los fieltros y tercio­pelos.

Generalmente, las telas de lino y de fieltro suelen fijarse sobre rastre les de madera pre­viamente colocados en los bor­des de las paredes que se van a recubrir. Recientemente han aparecido unos rastreles de plás­tico que, una vez fijados a la pared, permiten entrar los orillas de los tejidos y sacarlos con igual facilidad cuando el para­mento se quiere lavar.

 

Telas para tapizar paredes 31 y 2.

Varias muestras de te­jidos de lino con ligamento bas­tante claro y de color liso.

3. Papel recubierto con fila­mentos encolados.

4. Tejido a manera de galón para rematar y hacer orlas en otros paramentos.

5. Fieltro a base de algodón. 6 y 7. Fieltros sobre soporte de papel.

8. Fieltro con soporte de papel autoadhesivo.

Tejidos barnizados y fibras de vidrio tejidas. 

Los tejidos que se muestran han recibido un tra­tamiento final a base de barniza­do, que les proporciona una gran regularidad superficial y, por tanto, no se deforman al ser tensados en cualquier direc­ción, lo cual no impide que se puedan clavar, grapar e inclu­so encolar. Pese a su relativa ri­gidez, permiten ser atirantados durante su colocación y que queden los paramentos bien tersos y sin ninguna clase de arrugas. Debido a este mismo tratamiento, estos tejidos sue­len ofrecer gran brillo o un matiz más bien satinado.

Los hechos con filamentos de vidrio (incoloros, blancuzcos o de varios colores) poseen gran resistencia a toda clase de ac­ciones atmosféricas, no son sus­ceptibles de mancharse con po­dredumbres ni se deforman, pues, debido a su material mine­ral, mantienen una gran estabi­lidad dimensional. Permiten ser pintados cuando se desea colo­carlos o bien al cabo de cierto tiempo, cuando el polvo depositado entre los filamentos hace que el tejido muestre ya cierto ajamiento.

A modo de sustitutivo de las clásicas lonas de algodón y lino hoy se realizan también tejidos con fibras sintéticas no afecta­das por eventuales podredum­bres que algunas veces atacan a las fibras naturales. Estos te­jidos pueden lavarse incluso con productos alcalinos y ligera­mente cáusticos, manipulados con cierta precaución cuando se trata de telas con fibras vege­tales o animales.

Telas para tapizar paredes 41 a 3.

Tejidos con fibras sinté­ticas que imitan arpilleras y lo­netas.

4 a 9. Tejidos barnizados con la­ca a base de PVC brillante.

Sue­len tener anchos alrededor de 1,90 m. muchos de estos tejidos se presentan en una infinita va­riedad de colores.

10 a 12. Tejidos con filamento de vidrio y que además reciben un apresto final. Existen varias clases de texturas más finas o más burdas, de carácter rústico, que pueden lavarse con suma facilidad. 

Profile photo of richar3000
Acerca de richar3000 (281 artículos)
trucos y manualidades